Saltar a: navegación, buscar

Manipulación infantil

Manipulación infantil
Información sobre la plantilla
Manipula cuerpo.jpeg
Concepto:Exploración que el niño hace en su cuerpo.

Manipulación infantil. Es la exploración que el niño hace en su cuerpo con sus propias manos y que puede ser: el meterse los dedos en la nariz o en la boca, tocarse el ombligo, hacerse rosquitas en el pelo, acariciarse sus partes sexuales, doblarse la oreja.

Todas estas conductas, si se manifiestan de vez en cuando, es absolutamente normal que se presenten en un niño, pero si se repiten, son muy intensas o permanentes, pueden ser un mal hábito que se ha fijado.

Generalmente, hasta los dos años todos los niños muestran este tipo de conducta y es absolutamente normal que así sea; también lo es después de esta edad, si ocurre solo en ocasiones. Pero si se acompaña de otras conductas, como pueden ser: el alejamiento del juego, la expresión triste en el rostro, el retraimiento, es de preocuparse y puede ser inicio de problemas en el niño.

En un niño de más de dos años puede presentarse como una conducta persistente y repetitiva, sin que indique un problema emocional, y en este caso, se da la manipulación sin ninguna otra de las conductas señaladas anteriormente. Lo que entonces tenemos es un hábito negativo, que ha quedado fijado en el niño y al cual recurre en sus momentos de insatisfacción o aburrimiento.

Manifestaciones

El niño pequeño, para conocer el mundo, las cosas que lo rodean, tiene necesidad de tocarlas, de palparlas, de llevarlas a la boca. Es decir, conocer los objetos tocándolos y entrando en contacto con ellos.

De la misma forma que toca los objetos para ver cómo son, toca su cuerpo para ver cómo es, para conocerlo. En la medida en que crece y conoce más el mundo que lo rodea, le empiezan a interesar más las cosas del medio circundante, lo que hace que estas manipulaciones se hagan menos frecuentes y se interese más por los juegos y paseos que por su propio cuerpo.

Este es el motivo por el cual hasta determinada edad estos comportamientos se dan como manifestaciones normales en el desarrollo del niño.

Pero si el medio en que se desenvuelve el niño no le proporciona la estimulación que necesita, o si los adultos son rígidos o agresivos, esto le provoca inseguridad y busca en su propio cuerpo la satisfacción y distracción que su medio no le brinda.

Otra causa puede ser el comportamiento incorrecto de algunos adultos que, por chiste o juego, manipulan con frecuencia las partes del pequeño, lo que hace que este se toque luego para sentir la misma sensación placentera que sintió anteriormente.

Para corregir la manipulación

  1. Es fundamental darle al niño un ambiente donde se sienta feliz, en el que encuentre comprensión y cariño, en el que tenga amplitud de juego y exploración, darle actividades en su sentido más amplio.
  2. Si se ve que un niño se manipula, no debe pensarse que es algo malo ni regañarlo, ni atemorizar al pequeño por lo que hizo. Esto lo propicia sentirse más inseguro y lo que se logra, en definitiva, es que aumenten las manipulaciones.Tampoco se debe dramatizar, formar alboroto, etc, ante esta situación.
  3. Lo que se debe hacer es desviarle la atención en ese momento hacia un juguete o una actividad, en especial una en que tenga que hacer uso de las manos, hacer construcciones, etc.
  4. No se le pondrá ropa muy apretada; esto hace que se sienta incómodo y se toque mucho. Con la ropa ancha pasa lo mismo, debe ponérsele, por tanto, ropa adecuada a su talla.
  5. No debe dejársele nunca con el pañal o pantaloncito mojado, tras haberse orinado, esto puede provocarle irritación, y el niño tenderá a tocarse para encontrar alivio.
  6. Al bañarlo, no se le debe insistir con exceso en lavarle sus partes genitales, lo que generalmente provoca risas en el niño; y el adulto, sin darse cuenta, propicia que él se toque luego, cuando se quede solo, para sentir la satisfacción que esto le hizo sentir antes.
  7. Es fundamental que si al niño se le brinda oportunidad de juego, estimulación y afecto, no se sentirá aburrido ni insatisfecho y esto evitará la manipulación.

Fuentes

  • Artículo Algunos problemas en relación con la educación sexual en las edades preescolares, en revista Simientes, no. 4, Ciudad de la Habana, 1980.
  • BERNAL DEL RIESGO, ALFONSO: Errores de la crianza de los niños. Cuadernos populares. Instituto del Libro, La Habana, 1970.