Saltar a: navegación, buscar

Medios Didácticos

Medios Didácticos
Información sobre la plantilla
Sistemamedios.jpg
Concepto:Un medio didáctico es cualquier material elaborado con la intención de facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Medios Didácticos. Cualquier material elaborado con la intención de facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje puede constituir un buen medio didáctico, siempre y cuando cumpla un conjunto de requisitos generales, adquiriendo características específicas en función del tipo de material de que se trate: (libro de texto, guía de estudio, video, multimedia, página Web, etc.) y del soporte en que se ofrezca: (impreso, CD-ROM, video, plataforma interactiva, etc.). Por consiguiente se deben aprovechar al máximo las potencialidades que ofrece cada tipo de medio y recurso tecnológico con que se cuente.

Componentes estructurales

Al analizar los medios didácticos, y sin entrar en los aspectos pragmáticos y organizativos que configuran su utilización contextualizada en cada situación concreta, se pueden identificar los siguientes elementos:

  • El sistema de símbolos (textuales, icónicos, sonoros) que utiliza. En el caso de un vídeo aparecen casi siempre imágenes, voces, música y algunos textos.
  • El contenido material (software), integrado por los elementos semánticos de los contenidos, su estructuración, los elementos didácticos que se utilizan (introducción con los organizadores previos, subrayado, preguntas, ejercicios de aplicación, resúmenes, etc.), la forma de presentación y el estilo. En definitiva: información y propuestas de actividad.
  • La plataforma tecnológica (hardware) que sirve de soporte y actúa como instrumento de mediación para acceder al material. En el caso de un vídeo el soporte será por ejemplo un casette y el instrumento para acceder al contenido será el magnetoscopio.
  • El entorno de comunicación con el usuario, que proporciona unos determinados sistemas de mediación en los procesos de enseñanza y aprendizaje (interacción que genera, pragmática que facilita...). Si un medio concreto está inmerso en un entorno de aprendizaje mayor, podrá aumentar su funcionalidad al poder aprovechar algunas de las funcionalidades de dicho entorno.

Funciones que pueden realizar

Según como se utilicen en los procesos de enseñanza y aprendizaje, los medios didácticos y los recursos educativos en general pueden realizar diversas funciones; entre ellas destacamos como más habituales las siguientes:

  • Proporcionar información. Prácticamente todos lo medios didácticos proporcionan explícitamente información: libros, vídeos, programas informáticos, etc.
  • Guiar los aprendizajes de los estudiantes, instruir. Ayudan a organizar la información, a relacionar conocimientos, a crear nuevos conocimientos y aplicarlos. Es lo que hace un libro de texto por ejemplo.
  • Ejercitar habilidades, entrenar. Por ejemplo un programa informático que exige una determinada respuesta psicomotriz a sus usuarios.
  • Motivar, despertar y mantener el interés. Un buen material didáctico siempre debe resultar motivador para los estudiantes.
  • Evaluar los conocimientos y las habilidades que se tienen, como lo hacen las preguntas de los libros de texto o los programas informáticos. La corrección de los errores de los estudiantes a veces se realiza de manera explícita (como en el caso de los materiales multimedia que tutorizan las actuaciones de los usuarios) y en otros casos resulta implícita ya que es el propio estudiante quien se da cuenta de sus errores (como pasa por ejemplo cuando interactúa con una simulación)
  • Proporcionar simulaciones que ofrecen entornos para la observación, exploración y la experimentación. Por ejemplo un simulador de vuelo informático, que ayuda a entender cómo se pilota un avión.
  • Proporcionar entornos para la expresión y creación. Es el caso de los procesadores de textos o los editores gráficos informáticos.

Tipologías de los medios didácticos

A partir de la consideración de la plataforma tecnológica en la que se sustenten, los medios didácticos, y por ende los recursos educativos en general, se suelen clasificar en tres grandes grupos, cada uno de los cuales incluye diversos subgrupos:

Materiales convencionales:

  • Impresos (textos): libros, fotocopias, periódicos, documentos.
  • Tableros didácticos: pizarra, franelograma.
  • Materiales manipulativos: recortables, cartulinas.
  • Juegos: arquitecturas, juegos de sobremesa.
  • Materiales de laboratorio.

Materiales audiovisuales:

  • Imágenes fijas proyectables (fotos): diapositivas, fotografías.
  • Materiales sonoros (audio): casetes, discos, programas de radio.
  • Materiales audiovisuales (vídeo): montajes audiovisuales, películas, vídeos, programas de televisión.

Nuevas tecnologías:

  • Programas informáticos (CD u on-line) educativos: videojuegos, lenguajes de autor, actividades de aprendizaje, presentaciones multimedia, enciclopedias, animaciones y simulaciones interactivas.
  • Servicios telemáticos: páginas web, weblogs, tours virtuales, webquest, cazas del tesoro, correo electrónico, chats, foros, unidades didácticas y cursos on-line.
  • TV y vídeo interactivos.

Aspectos pedagógicos y motivacionales

  • Claridad de los objetivos que persigue el medio y lograr que respondan a las necesidades y propósitos identificados en el diseño de la asignatura o curso y la correspondencia de estos con los contenidos y actividades.
  • Que los contenidos reflejen una estructura lógica en su desarrollo y presentación, se adecuen a las características y nivel académico de los estudiantes, presenten suficientes aplicaciones o ejemplos de los conceptos o principios tratados, estén claramente diferenciados y enfaticen los aspectos más importantes del tema o unidad didáctica.
  • Que el lenguaje que se utilice sea claro y se adecue al nivel académico del estudiante.
  • Que promuevan la participación del estudiante y lo incentiven a reflexionar, investigar, explorar, aplicar y a tomar posición crítica frente a lo que aprende; presenten descripciones precisas, concretas y específicas de los conceptos que se aportan, estimulen y propicien en el estudiante, el proceso de formación de valores y de respeto al medio ambiente.
  • Que incluyan actividades que induzcan al estudiante a profundizar, ampliar o ganar práctica adicional, según sus necesidades de aprendizaje y los requerimientos que exigen los objetivos del tema.
  • Que contengan indicaciones claras y precisas para la realización de ejercicios y demostraciones que faciliten el logro de los aprendizajes buscados y sean pertinentes y apropiados para que el estudiante mida el nivel de logro alcanzado, y pueda juzgar la calidad y propiedad de sus respuestas, en todo momento.

Aspectos técnicos y estéticos

  • Estructura que responda a la lógica del proceso docente educativo, y donde se incorporen elementos facilitadores del aprendizaje tales como introducción a los contenidos, esquemas, mapas, gráficos, subtítulos, resúmenes, sugerencias de actividades y materiales complementarios, entre otros.
  • Facilidad de acceder a los distintos elementos estructurales, en dependencia del tipo de medio de que se trate deben incluirse índices, esquemas de navegación, iconos que identifiquen cada elemento.
  • Calidad de las imágenes, gráficos y elementos sonoros, según corresponda. Cualquier medio gráfico que se use debe permitir la transmisión visual de la información (fotos, dibujos, esquemas, diagramas), rompen la monotonía, estimula al lector y proporciona valiosa información visual. Las ilustraciones deben ser explicativas y guardar relación con las ideas fundamentales del texto, deben describir situaciones, explicar procesos, organizar datos, mostrar estructuras.
  • Rigurosa aplicación de las normas ortográficas y sintácticas, una cuidadosa selección de ideas, la estructuración coherente de los párrafos y una gran variedad léxica.
  • Lenguaje en la redacción de la guía de estudio debe ser coloquial, como una conversación guiada, para que pueda motivar, despertar el interés y estimular a los estudiantes. Utilizar un lenguaje didáctico que refleje emociones, énfasis, que haga sentir al usuario como si del medio didáctico salieran las palabras llenas de contenidos del profesor, trasmitiendo que existe una relación personal, lo que da gran importancia al significado. El lenguaje debe ser sencillo, fluido, claro, utilizar verbos de acción en voz activa y preferentemente en presente, adecuado al desarrollo intelectual y psicológico del lector, dentro de los límites que impone el rigor científico y el lenguaje culto literario.
  • Apropiada integración y distribución de los elementos

Véase además

Fuentes