Microsoft PowerPoint en presentaciones de resultados científicos

De EcuRed
Uso del Microsoft PowerPoint en presentaciones de resultados científicos
Información sobre la plantilla

La función del Microsoft PowerPoint es la presentación
Microsoft PowerPoint en presentaciones de resultados científicos. Algunas consideraciones, sustentadas en la indagación bibliográfica y en la experiencia profesional, en relación con la didáctica del uso del Microsoft PowerPoint en presentaciones de textos científicos

Contenido

El fondo de la diapositiva

El logro de una relación armónica imagen-texto en una diapositiva es lo ideal para el reforzamiento de la significatividad del contenido del mensaje codificado. Sin embargo, para lograr de modo óptimo esta combinación se requiere de determinados conocimientos especializados, que no todos los profesionales poseen. Es recomendable el empleo de fondos ‘planos’ (color homogéneo), los cuales evitan la presencia de imágenes distractoras-entrópicas, como las que pudieran ofrecer las diferentes plantillas de diseño, de la opción “Estilo de diapositiva”, del menú “Formato”.

Las imágenes de estas plantillas, elegidas con cierta ingenuidad por parte de algunos profesionales, en busca de lograr por esta vía mejores recursos artísticos en su presentación, pudieran no ser significativas en relación con el mensaje codificado en la diapositiva.

Téngase presente, que todo lo que aparece en ella (textos e imágenes), desde el punto de vista semiótico, es información. La ciencia debe armonizar con el arte y no reñir con él. Véase el siguiente ejemplo:

Fondo Powerpoint.JPG
Figura 1: Fondo distractor-entrópico

El color elegido debe ser lo suficientemente contrastante con el (o los) de las fuentes e imágenes que dicho fondo soporte. Se sugiere un color claro (preferiblemente blanco o amarillo) para presentaciones por pantalla (ejemplo: por video Vin) y oscuro (preferiblemente azul o rojo) para presentaciones por proyección (ejemplo: por proyector multimedia o datashow).

Las fuentes para títulos, subtítulos y textos

Hay tipos de fuentes, como la Arial, la Times New Roman, la Bookman Old Style y la Book Antigua, que ofrecen un aspecto sobrio a la escritura. Sin renunciar al valor estético de las diferentes fuentes, debiera evitarse el empleo de aquellas donde su valor artístico obstaculice, en cierta medida, la lectura del contenido. Tal es el caso de opciones como la Monotype Cursiva y las del grupo Sans Serif, entre otras, que debieran reservarse, por ejemplo, para una diapositiva inicial de presentación general. Desde lo semiótico, el tamaño del subtítulo, siempre estaría entre el del título y el del texto, aunque, con el uso de colores diferentes, pudieran ser iguales.

El tamaño de la fuente depende del tipo de la misma, así, por ejemplo, para fuentes Times New Roman, el tamaño que se sugiere, para títulos es de 48 puntos, con 44 y 40 como variantes; y para textos: 40, con 44 y 36 como variantes. Solo en casos excepcionales se deben emplear tamaños menores a los sugeridos, toda vez que en la Ayuda del Microsoft PowerPoint, soportado en Microsoft Windows XP, se recomienda, como tamaño mínimo de fuente: 36. Para otras necesidades se podrá hacer uso de hipervínculos, para explicar el contenido. Para facilitar una mejor decodificación textual, se recomienda que cuando un texto sea acompañado de referencias autorales, estas se identifiquen con un color diferente al del texto que acompañan y se redacten con un tamaño de fuente ligeramente inferior.
Fuente referencias Powerpoint.JPG
Figura 2: Empleo excepcional de fuentes de tamaño menor al sugerido

Deberá garantizarse una diferencia de tamaño entre el título y el texto, al menos de 4 puntos a favor del primero. Ya fue explicado que para fuentes, los colores azul y rojo (y también el negro), dan buenos resultados con fondo claro; y los colores blanco y amarillo dan buenos resultados con fondo oscuro.

Nótese, en relación con el uso de colores para fondos y fuentes, que se recomienda como acompañantes del blanco y el negro, solo a los colores primarios (amarillo, rojo y azul). Todas las fuentes empleadas títulos y textos, siempre se resaltarán en negrita, dado que la función del Microsoft PowerPoint es la presentación. En todas las diapositivas que conformen la presentación debe mantenerse un mismo tipo y tamaño de fuente para títulos. Este aspecto debe ser considerado también para textos de un mismo valor. En caso de subordinación de textos en una misma diapositiva, puede identificarse la misma con la disminución del tamaño de fuente, reforzada con otro color. Un ejemplo en tal sentido se ilustra en las figuras 6-a y 6-b, para discriminar entre la definición y el autor de la misma.

Los títulos y subtítulos

Debiera preferirse la opción de centrarlos en la parte superior de la diapositiva. Esto obedece a una vieja sugerencia del rotulado técnico conocida como ‘regla de los ejes’. La síntesis debe ser, en ellos, condición insoslayable. No debieran tomar más de dos renglones entre ambos. Toda diapositiva de las que conforman la presentación, constituye en sí misma un medio de enseñanza, por lo cual, cada una debe identificarse con su correspondiente título. En caso de que un contenido extenso requiera ser mostrado sucesivamente en varias diapositivas, debiera emplearse el mismo título para todas, con la indicación, según corresponda, de cuáles constituyen continuación de la primera y cuál es la última. Un ejemplo ilustrativo de un contenido expuesto en tres diapositivas es el que se ilustra en la figura 3.

Titulo Powerpoint.JPG
Figura 3: Título mantenido para tres diapositivas

En presentaciones animadas, esta situación puede resolverse solo animando el primero de los títulos repetidos. Se puede inferir de los títulos anteriormente ejemplificados, que no se recomienda el empleo en ellos de los dos puntos (:). No deben emplearse viñetas. En caso de que el texto subordinado al título no se demarque visualmente, se podría subrayar este último, cuestión que no es necesaria si dicho texto se demarca, que es lo recomendable, tal y como se aprecia en la figura 4.

Título demarcado.JPG
a) Título con texto demarcado b) Título con texto no demarcado
Figura 4: Modo de presentación del título

En cuanto a la opción ‘Subtítulo’, no es recomendable abusar de ella en una presentación; su uso debiera ser excepcional, por constituir una información mediadora entre el título y el texto u objeto. Cuando se emplee, deberá hacerse uso del diseño “Diapositiva de título”, de la opción “Diseño de la diapositiva”. Su tamaño de fuente deber ser ligeramente inferior al del título que lo subordina, así como ligeramente superior al texto que subordina. En caso de diapositivas con dos colores de fuentes (uno para el título y otro para el (o los) texto(s), debiera asumir el color asignado (o uno similar) al título, por estar didácticamente más cerca de este que del texto. Estos aspectos sobre los subtítulos se ilustran en la figura 5.

Subtitulo Powerpoint.JPG
Figura 5: Relación del subtítulo con el título y el texto

Los textos

Debe preferirse, desde el punto de vista didáctico, la opción de situarlos cercano al título, sin atender al espacio que pueda quedar libre al final de la diapositiva (ver figuras 4-a y 4-b). Frecuentemente se observa, esencialmente en el Microsoft PowerPoint soportado por la plataforma Microsoft Windows XP, la ubicación de textos por los profesionales, en un cuadro que realmente es para subtítulos. Esto queda enmascarado por el mensaje “Haga clic para agregar texto”.

Lo anterior, si bien no tiene incidencia en el valor didáctico para el trabajo en la vista de “Presentación”, técnicamente, de usarse el referido cuadro de texto, que por demás trae implícita como opción el uso de viñetas, no siempre necesarias, obstaculiza el uso de la ficha “Esquema” de la vista “Normal”, que es para el trabajo con la información de los cuadros de títulos y subtítulos de las diapositivas, no para la contenida en cuadros de textos. En la figura 6-a se puede observar, en la ficha “Esquema”, junto al título (Propuesta de superación…), un supuesto texto, que técnicamente es, en realidad, un subtítulo, el cual, en este caso, no es necesario para el trabajo con esta ficha.


Figura 6-a: Ficha Esquema con título y subtítulo (innecesario)

En la opción de diseño “Título y texto”, en realidad el cuadro de texto opera como cuadro de subtítulo. Por esta razón es recomendable, para diapositivas de título-texto(s), emplear los diseños de diapositivas “Solo el título” o “En blanco” e insertar, para la redacción de textos, un “Cuadro de texto” (o varios, si fuera necesario). Un resultado del uso de esta opción se ilustra en la figura 6-b, en la que, a diferencia de la figura anterior, se aprecia que el texto “Elaboración didáctico-curricular…” no se visualiza en la referida ficha “Esquema”.

Figura 6-b: Ficha Esquema solo con título

En cuanto al uso del formato de “Numeración y viñetas” en cuadros de textos, estas deben utilizarse solo si en ellos se hacen enumeraciones múltiples. No se justifica el uso de la viñeta o el número, cuando se trata de un único aspecto. Se deberán emplear convenientemente en estas opciones, para facilitar una mejor lectura del texto: la sangría francesa (evitando que este, a partir del segundo renglón se anide debajo del número o la viñeta), el interlineado y la separación interpárrafos. Para textos de un mismo ‘peso’ o significado, debe emplearse una misma tipología de viñetas o números.

Siempre que un texto ocupe dos renglones o más, deberá justificarse, para favorecer su lectura y cumplir así con una de las reglas generales de la redacción.

El cuadro de texto pudiera ocupar hasta 10 renglones, aunque hay autores que sugieren cifras menores, entre 6 y 8. Es una buena opción demarcar los textos con una línea del mismo color y tono que las fuentes empleadas. Todo esto y lo del párrafo anterior se ilustra, a partir del uso de viñetas, en la figura 7. Se procede de igual manera en los textos con numeración.

Vinetas PowerPoint.JPG
Figura 7: El uso de viñetas en los cuadros de textos

Debe procurarse que el espaciado entre palabras sea el equivalente a un carácter, para lograrlo pueden utilizarse tres variantes: la primera, expandiendo o contrayendo convenientemente, en anchura, el cuadro de texto; si no se resuelve el problema, como segunda, disminuir ligeramente el tamaño de la fuente, digamos de 36 a 32; de lo contrario, y como tercera opción, dividir convenientemente la primera palabra posterior al renglón con exceso de separación entre las palabras. Estas opciones pudieran combinarse para un mejor resultado en la separación interpalabras en el texto.

El uso de tablas, gráficas e imágenes

En la opción “Diseño de la diapositiva”, del menú Formato, se ofrecen los siguientes grupos de diseños: ‘de texto’, ‘de objetos’, ‘de texto y objetos’ y ‘otros’.

Para el uso de objetos en presentaciones se deberá elegir el diseño correspondiente, cuestión que a veces no se tiene en cuenta. A continuación, en la figura 8, se ofrecen ejemplos del empleo de diseños, convenientemente elegidos.

Gráfico Powerpoint.JPG

Figura 8: Gráfica soportada en los diseños de objetos ‘En blanco’ o ‘Título y gráfico’

En el diseño ‘En blanco’, el título se importa junto con la gráfica. En el diseño ‘Título y gráfico’, se importa el gráfico y se escribe el título en el ‘Cuadro de título de la diapositiva’. Para la presentación de tablas, se debe emplear el diseño ‘Título y tabla’.

El uso de animaciones

Se recomienda hacer uso de la “Transición de diapositivas”, preferiblemente, solo con una de sus variantes para toda la presentación. En el caso de varias diapositivas con el mismo título, debiera hacerse uso de la Transición en la primera de ellas; las demás se presentan con la opción “Sin transición”. Al pasar a la siguiente diapositiva de otro título, se continúa con la Transición. También se recomienda hacer uso, desde el menú “Presentación”, de las opciones de “Personalizar animación” y “Agregar efectos”, teniendo en cuenta que las mismas no riñan con la optimización del tiempo de la presentación.

La ejecución de efectos, haciendo uso de la opción “Después de la anterior”, optimiza tiempo, al evitar ‘clics’ innecesarios. Para un profesional bien entrenado, es una buena variante hacer uso de la opción “Retardo”, para automatizar las presentaciones, dando los segundos de espera que considere necesarios.

La animación de textos “Como un objeto” es también una buena opción optimizadora del tiempo. Por otra parte, debe evitarse el uso sin significado en las presentaciones, de los efectos de sonido.

En este trabajo se reconoce en la animación bien lograda, un distractor-motivador. Nótese que en este caso, se le atribuye un valor positivo a la acción de animación. La optimización del espacio de la diapositiva

El uso de la opción “Interlineado”, del menú “Formato”, permite optimizar el uso del espacio de la pantalla, sin tener que recurrir a la disminución del tamaño de las fuentes. Se pueden obtener buenos resultados de presentación, hasta con 0,75 de interlineado. En caso de reducir el interlineado, cuando se enumeran diferentes aspectos en una diapositiva, se deberá considerar, a la vez, desde esa misma ventana, el uso, al menos, de una de las dos opciones de ‘espacio interpárrafo’ (anterior o posterior), con valores míminos entre 0,15 y 0,25. La referida ventana se muestra en la figura 9.

Interlineado en PowerPoint.JPG
Figura 9: Ventana de “Interlineado” desplegada desde el menú “Formato”

También se optimiza espacio de la diapositiva, ajustando el texto de los cuadros de texto, subtítulos y títulos a estos, de modo que, ni le sobre cuadro al texto ni le falte este último al primero

Otros aspectos a tener en cuenta

Se debe evitar el uso de efectos de sombreado y tridimensionalidad, tanto en títulos como en textos, salvo en aquellas diapositivas, en que muy puntualmente se requiera resaltarle el valor estético al contenido informativo.

También debe evitarse  el uso de siglas y abreviaturas. De emplearse, sería una exigencia didáctica la inclusión, en la correspondiente diapositiva, de una simbología explicatoria, sobre todo si se refiere a términos poco comunes.

No se debe descuidar el hacer coincidir lo que se muestra en la diapositiva con lo que se explica. Es recomendable, cuando esto no suceda, pasar a una pantalla de Presentación ‘en blanco’, o sea, sin información.

Se debe tener presente, además, que a la diapositiva van, como textos, solo los que se constituyen en la guía para la exposición del resultado científico. Como sostienen algunos didactas, el presentador Microsoft PowerPoint no admite ser empleado como un ‘teleprompter’, o sea, los contenidos de las diapositivas, más que para ser leídos, se presentan para ser explicados, interpretados, argumentados. Ese es el uso que debe hacerse de este presentador, como recurso didáctico. Ello no significa que un texto muy específico de una diapositiva, si se necesita remarcarlo, no pueda ser leído; tal es el caso, por ejemplo, de una definición.

Fuentes

Ayuda de Microsoft PowerPoint, soportado en Microsoft Windows XP, 2003.

Microsoft PowerPoint, 2005. (Sin otros datos).

Ministerio de Educación e Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño. Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en la Institución Educativa. En Fundamentos de la Investigación Educativa. Módulo I, Segunda Parte. La Habana, 2006. (Videocasetes).

Universidad de Harvard. La tecnología asociada al empleo del Microsoft PowerPoint, 2006