Saltar a: navegación, buscar

Modo de producción

Modo de producción
Información sobre la plantilla
Modos de produccion.jpg
Concepto:Conjunto de fuerzas productivas y relaciones que las personas de una determinada sociedad establecen entre sí para producir los bienes necesarios para su desarrollo.
Modo de producción. Modo, históricamente condicionado, de obtener los medios de subsistencia (alimento, vestido, vivienda, instrumentos de producción, etc.), indispensables para poder vivir y desarrollarse.

El modo de producción constituye la base determinante del régimen social. Según sea el modo de producción, serán la sociedad misma, sus ideas dominantes, sus concepciones políticas, sus instituciones. Sobre la base del cambio del modo de producción se modifica también todo el régimen social.

En la producción se distinguen dos series de relaciones que existen en estrecha interrelación y una interacción constante en la cual el papel determinante corresponde a las relaciones entre el hombre y la naturaleza. Esto se expresa en la unidad indisoluble entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción.

Las fuerzas productivas

Las relaciones entre el hombre y la naturaleza son un proceso de interacción de la fuerza de trabajo y de los medios de producción, un proceso de transformación de los materiales de la naturaleza en productos que satisfacen las necesidades del hombre. Los trabajadores y los factores materiales necesarios para transformar las sustancia de la naturaleza en productos de consumo ya sea productivo o personal constituyen las fuerzas productivas de la sociedad., que caracterizan las relaciones existentes entre la sociedad humana y la naturaleza en una etapa de su desarrollo y el grado de dominio de la naturaleza por el hombre y de aprovechamiento de sus leyes en la producción de bienes materiales.

Vladimir I. Lenin
De los elementos que integran las fuerzas productivas, le corresponde el primer lugar a los hombres, ya que con su trabajo crean los bienes materiales necesarios a la sociedad y someten a la naturaleza a sus intereses. “La principal fuerza productiva de toda la humanidad – señaló Lenin – son los obreros, los trabajadores.”

Cuando se habla de los hombres como fuerza productiva, se tiene en cuenta sus hábitos laborales, sus conocimientos técnicos y su experiencia productiva que se van acumulando a lo largo de todo el desarrollo de la sociedad.

De la parte material de las fuerzas productivas, los instrumentos de trabajo son los elementos determinantes. A ellos corresponde el papel decisivo. Los instrumentos de trabajo son la medida del desarrollo de la fuerza de trabajo.
Marx
La gran producción maquinizada fue la primera que planteó el problema del aprovechamiento de los descubrimientos científicos en el proceso tecnológico. La propia máquina es, según expresión metafórica de Marx, “una fuerza del conocimiento materializada.” La Revolución científico – técnica que se opera en la actualidad hace de la aplicación de la ciencia en la producción y de la unidad de la ciencia con la producción los factores decisivos del poderoso impulso de las fuerzas productivas de la sociedad. La propia ciencia se convierte en una fuerza productiva directa en escala cada vez mayor.

Productividad del trabajo

El nivel de desarrollo e las fuerzas productivas de la sociedad se manifiesta en la productividad del trabajo. Esta se mide por la cantidad de productos creados con la misma cantidad de trabajo en la unidad de tiempo de trabajo: horas, día, mes, año, etc. Cuantos más productos se crean en el mismo intervalo de tiempo, tanto mayor es la productividad del trabajo, y viceversa.
En el nivel de la productividad del trabajo ejercen influencia directa los siguientes factores:

a) El nivel de desarrollo de la técnica y de los medios de trabajo. Cuando más perfectos son los medios de trabajo, tanto mayor es la cantidad de productos que pueden obtenerse en la unidad de tiempo.
b) El grado de habilidad y maestría de los trabajadores y la intensidad, es decir, la tensión de su trabajo.
c) El estado de la organización del trabajo: la disposición de las fuerzas en el proceso de la actividad laboral conjunta, la cooperación y la división del trabajo.
d) El nivel de desarrollo de la ciencia y el grado de su aplicación tecnológica.
e) Las condiciones naturales. Por ejemplo, las tierras de diferente fertilidad proporcionan producciones diferentes aunque en las mismas se hayan invertido iguales cantidades de trabajo y aplicado los mismos medios de trabajo.

Las relaciones de producción

Se denominan relaciones de producción a las relaciones que surgen entre los hombres con motivo de la producción, el cambio, la distribución y el consumo de bienes materiales. Sin embargo, en todo el conjunto de relaciones de producción es necesario ver dos aspectos cualitativamente diferentes: el técnico y el económico. A estos dos aspectos se les puede llamar también relaciones técnico – productivas y social – productivas o económicas.

La Economía Política sólo se encarga del estudio de las relaciones económicas. Las relaciones técnicas están indisolublemente ligadas a las fuerzas productivas y constituyen su elemento necesario, sin que sean objeto de esta ciencia. Las relaciones técnicas están en conexión directa con la tecnología de la producción y la organización del trabajo.

Las relaciones económicas siempre son relaciones patrimoniales; están vinculadas al carácter y a la naturaleza de la propiedad sobre los medios de producción y de los productos y constituyen su contenido económico. En las sociedades en que domina la propiedad privada, las relaciones económicas se caracterizan ante todo como relaciones de explotación. Así fueron las relaciones económicas de la sociedad esclavista, feudal y lo son las del capitalismo. Por el contrario, en las sociedades en que domina la propiedad social, no existe la explotación del hombre por el hombre, en esas sociedades existen relaciones de cooperación y ayuda mutua. Esas son las relaciones de producción socialistas.

Aspectos esenciales del modo de producción

Se denomina modo de producción a la producción considerada como una determinada unidad de las fuerzas productivas y las relaciones de producción en una época histórica dada.
La sociedad en su desarrollo ha transitado por cinco modos de producción:

  1. Comunidad primitiva
  2. Sociedad esclavista.
  3. Sociedad feudal.
  4. Sociedad capitalista.
  5. Sociedad socialista.

Cada uno de ellos se caracteriza por un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y la forma correspondiente de las relaciones de producción; a cada uno le es propio su forma de propiedad sobre los medios de producción y de los productos creados, y a la sociedad dividida en clases, le es inherente además la estructura clasista.

Los hombres no tienen la libertad de elegir unas u otras relaciones de producción, unas u otras forma de propiedad. La sucesión de unas formas de propiedad a otras y, respectivamente de un tipo de relaciones de producción a otro no se realiza de una forma arbitraria, de acuerdo con el deseo de los hombres, sino de conformidad con leyes objetivas del desarrollo social. No es fortuita la sucesión con que se han sustituido a lo largo de la historia los tipos de relaciones de producción, que es dictada por el proceso objetivo de desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad.

Contenido y forma del modo de producción

Entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción existe un profundo vínculo interno. Las fuerzas productivas forman el contenido del modo de producción, y las relaciones de producción, su forma social. El desarrollo de las fuerzas productivas es inconcebible al margen de su forma social, las relaciones de producción.

La ley

Un nivel histórico de desarrollo de las fuerzas productivas requiere determinado tipo de relaciones de producción. Es esta una ley objetiva descubierta por Marx. Si las relaciones de producción corresponden al nivel de desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas, contribuyen al desarrollo de estas y las hacen crecer. Pero al llegar a una determinada fase, las fuerzas productivas crecen más que las relaciones de producción, que se transforman en trabas de ellas. Surge así un conflicto entre los fuerzas productivas y las relaciones de producción. Este conflicto sirve de base material a la revolución social que destruye las caducas relaciones de producción y las sustituye por otras nuevas que favorecen al desarrollo de las fuerzas productivas. Por ejemplo las revoluciones socialistas destruyen las caducas relaciones de producción capitalistas e instauran la propiedad social socialista. Estas revoluciones son una manifestación de la ley de la correspondencia entre el carácter de las relaciones de producción y el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas.

Fuentes

  • Curso de Economía Política. Universidad de Lomonosov. Tomo I. primera parte. Pág. 61.
  • Material didáctico de Ciencias Sociales. Economía Política. Ed. Progreso. Moscú. Pág. 12.
  • C. Marx. “Contribución a la crítica de la Economía Política”. Prólogo. Ed. rusa. 1952.