Moniliasis

De EcuRed
Moniliasis
Información sobre la plantilla

Hongo Candida albicans

Enfermedad causada por un hongo llamado Candida albicans.
Clasificación:Infección de transmisión sexual
Agente transmisor:Hongo
Región más común:Zona oral y genitales
Forma de propagación:Contacto sexual
Vacuna:Antimicóticos

Moniliasis o Candidiasis. Enfermedad de transmisión sexual, que se ajusta al grupo de las infecciones causadas por un hongo del género Candida, donde el albicans es el más usual que desarrolla dicho hongo.

Contenido

Características

En los últimos años esta afección ha adquirido una importancia relevante por el advenimiento del SIDA y el aumento de pacientes inmunodeprimidos (tratamientos prolongados con corticoides, pacientes oncológicos, uso indiscriminado de antibióticos, enfermedades autoinmunes, HIV). No es raro encontrar esta enfermedad en la mujer embarazada. Esta levadura es un huésped saprófito (normal) del tracto intestinal, oral, vaginal, en circunstancias normales.

Cuando existen determinadas condiciones como: consumo exagerado de antibióticos, de contraceptivos hormonales, durante el embarazo, o por dietas muy ricas en azúcares, este hongo se convierte de simple huésped en un hongo patógeno. Esto es producto a una depresión en el sistema inmunitario, y en la inmunidad de la vagina.

Cuando se presenta aparece en las zonas más húmedas del cuerpo como son la boca, vagina, aparato urinario, y pliegues submamarios, axilares y perineales.

A veces se observa la infección entre los dedos de las manos y de los pies, en la base de las uñas y alrededor de prótesis dentales mal ajustadas.

Además de los genitales, puede establecerse también en la piel, el aparato digestivo (boca, esófago, intestinos). Cuando se generaliza puede producir endocarditis, meningitis, septicemia, generalmente graves (la diseminación ocurre por vía hemática). Es un hongo oportunista que vive como comensal en la mucosa del aparato digestivo (principal reservorio) y de la piel.

Habita en alrededor del 50% de la población sana. Pero la C. albicans no forma parte de la flora normal de la vagina sana.
Se han identificado más de 200 cepas de Cándida en vagina, y todas con capacidad de colonizar e infectar. Especialmente la Cándida glabrata, y otras distintas a la albicans, son patógenas y responsables de recidivas y de fracasos de tratamientos.

La candidiasis es una patología de la mujer en edad reproductiva. Es rara en las niñas y en las mujeres postmenopáusicas. Produce vulvo-vaginitis. Existen mujeres que nunca desarrollarán síntomas de vulvovaginitis en toda su vida, y hay otras en que los episodios se torna recurrentes: 3-4 episodios por año. La candidiasis vulvo-vaginal tiene un espectro muy variado en cuando a sintomatología, con cuadros agudos y severos, o candidiasis esporádica y recurrente.

Se han reportado casos que han invadido la cavidad uterina de la gestante determinando corioamnionitis secundaria y vasculitis umbilical. También la candidiasis está relacionada con rotura prematura de membranas ovulares. Por eso siempre debe tratarse a la embarazada, aunque sea asintomática. La candidiasis puede infectar al neonato por su pasaje a través del canal del parto, ocasionándole candidiasis del tubo digestivo. También puede colonizar recto e intestino.

Síntomas

Los síntomas en la mujer son: comezón, enrojecimiento e hinchazón vulvar, que generalmente se incrementa en la segunda mitad del ciclo menstrual, flujo blanco con aspecto de yogur, dolor en el contacto sexual y orinar frecuentemente con dolor. En el hombre cuando llega a presentar síntomas, es comezón intensa.

Presenta otros síntomas precisos como inflamación, enrojecimiento y prurito de la piel en la parte genital y flujo de color blanco con olor a levadura. Su período de incubación puede ser de una semana a dos semanas.

Tratamiento

Se utilizan generalmente los antimicóticos (antihongos) como la nistatina, fluconazol, ketoconazol, clotrimazol o anfotericina, los cuales deben ser recetados por un médico, la higiene personal es importante para el control de esta enfermedad.

Los caseros como el consumo y la aplicación en la piel de yogurt que posee bacilos que combaten hongos o el ajo que contiene alicina (fungicida) támbien son utilizados.

Diagnóstico

La mayoría de las veces lo reporta la misma paciente: prurito intenso vulvar y flujo como leche cortada sin ningún olor característico. Los síntomas aparecen cuando aumenta el número de hongos y se produce un desbalance inmunológico en la vagina.

Se aplican otras técnicas para diagnosticarlos como son: la microscopía en fresco que aporta datos al diagnóstico en más del 50% de los casos. Con el Papanicolaou y la Colposcopía se puede diagnosticar esta enfermedad. También se pueden usar técnicas de coloración, y técnicas de cultivo.

Factores

Diabetes: el fomento de la Cándida es más frecuente en diabéticas, aunque sólo las descompensadas suelen padecerla.

Antimicrobianos: el abuso en el consumo de los antimicrobianos de amplio espectro (tetraciclinas, aminopenicilinas, cefalosporinas, etc.) aumentan la colonización vaginal de Cándida.

Embarazo: eleva la proporción de aparición vaginal al 30 o 40% y los episodios de recurrencias. De aparición más frecuente en el 3er trimestre.

Inmunosupresión: tratamiento con corticoides, con quimioterápicos, portadores HIV.

Otros Factores: las ropas muy ajustadas y que permiten poca aireación de la zona perineal, especialmente la vestimenta: jeans, ropa interior de nylon poco o nada absorbentes son fundamentalmente unidos a la poca higiene otros factores desencadenantes.

Riesgos

En los hombres aparece secreción uretral con sensación de quemazón y prurito, edema y acúmulo de secreciones en el surco balano-prepucial. A veces presenta disuria. Los recién nacidos pueden contaminarse durante el parto vaginal, produciendo síntomas en el aparato digestivo.

También coloniza en el área génito-crural (ingle). En pacientes inmunodeprimidos y diabéticos de cualquier edad suele presentarse con frecuencia, lo que suele ser un signo revelador de la enfermedad.

Prevención

No tener relaciones sexuales promiscuas ni desprotegidas. Usar el condón y mantenerse con un buen aseo personal.

Fuentes