Neuritis Intercostal

De EcuRed
Neuritis Intercostal
Información sobre la plantilla

Inflamación de los nervios, que puede ser degenerativa, caracterizada por dolor y trastornos sensitivos, motores o tróficos según la naturaleza del nervio afectado.

Neuritis Intercostal. Inflamación de los nervios, que puede ser degenerativa, caracterizada por dolor y trastornos sensitivos, motores o tróficos según la naturaleza del nervio afectado.

Contenido

Tipos

Neuritis de Gombault

neuropatía hipertrfica progresiva que se caracteriza por una hiperplasia del tejido conjuntivo intersticial lo que ocasiona un engrosamiente de los troncos nerviosos periféricos y de las raíces posteriores. así como esclerosis de las columnas posteriores de la médula espinal Neuritis de Leyde: una neuritis en la que las fibras de los nervios afectados son sustituídos por tejido graso Neuritis desmielinizante: una afección caracterizada por la pérdida segmentaria de la mielina entre los nodos de Ranvier, a todo lo largo de la célula de Schwann. Aunque la integridad del axón está preservada, puede cambiar su morfología Neuritis diseminada: inflamación de nervios periféricos, con dolor, hipersensibilidad y pérdida de función. Las lesiones pueden afectar al parénquima de los tractos nerviosos sensitivos y motores. El trastorno puede ser causado por alcohol, agentes infecciosos o exposición a metales pesados. Neuritis óptica: inflamación del nervio óptico. Se clasifica como intraocular, afectando la parte del nervio en el interior del globo ocular (papilitis) y retrobulbar, cuando afecta la porción que de encuentra más allá del ojo

Neuritis parenquimatosa

cualquier inflamación que afecte a la sustancia, los axones o la mielina del nervio. Neuritis periférica: inflamación o degeneración diseminada, aguda o subaguda, de nervios periféricos de distribución simétrica, caracterizada inicialmente por acorchamiento y hormigueo de las extremidades, sensación de calor y frío y fiebre ligera, que progresa a dolor y, en algunos casos, a la parálisis fláccida. Neuritis retrobulbar: forma de neuritis que afecta al nervio óptico o a la papila. Neuritis saturnina: neuritis producida por la intoxicación por plomo Neuritis sifilítica: neuritis debida a la neurosífilis Neuritis tabética: neuritis que acompaña a la infección sifilítica o tabes dorsal, que afecta a las columnas posteriores de las vías medulares.

Neuritis tóxica

Inflamación dolorosa de un nervio secundaria a una intoxicación por metales, bacteriana o por otras sustancias. Neuritis traumática: neuritis producida por la lesión de un nervio.

El termino neuritis, quiere decir inflación del nervio, los síntomas de neuritis intercostal son dolor urente (sensacion de ser pinchado por un clavo), ardoroso o quemante, se localiza solo en el trayecto del nervio afectado, esto es tendrás dolor desde la linea media de la espalda (columna) que se corre hasta la cara anterior del tórax en una linea entre dos costillas, se incrementa con los movimientos de la respiracion, generalmente causado por traumatismos o por herpes Zoster

Síntomas de Neuritis

Hormigueo, sensación de quemazón y dolor punzante en la zona afectada Los síntomas principales de la neuritis son el hormigueo y la cesación de quemazón, y el dolor punzante en los nervios afectados. En casos severos, puede llegar a dormirse la zona afectada, perdida de sensación, y parálisis de los nervios cercanos. De esta manera la parálisis temporal, de los músculos faciales pueden resultar con cambios en los nervios faciales en el lado afectado. Durante el estado agudo de esta condición, el paciente puede que no pueda cerrar los ojos debido a una perdida de fuerza de los músculos en el lado afectado de la cara.

Presencia de toxinas debido a faltas en los hábitos y nutrición La causa principal de neuritis es la presencia de toxinas en los fluidos del cuerpo. Esto puede ser el resultado de una dieta mala, malos hábitos de vida, exceso de trabajo, deficiencias nutricionales, y alteraciones metabólicas.

Lastimadura o presión en el tronco de un nervio Otras causas incluyen una lastimadura de penetración; una carga o gran presión sobre el tronco de un nervio, dislocación y fractura de huesos; ciertas infecciones; diabetes mellitus; y envenenamiento con insecticidas, mercurio, arsénico y alcohol.

Fuentes