Saltar a: navegación, buscar

Oleoducto

Oleoducto
Información sobre la plantilla
Oleoducto.jpg
Foto del oleoducto de Alaska ligeramente elevado sobre el suelo.

Oleoducto Se denomina oleoducto a la tubería e instalaciones conexas utilizadas para el transporte de petróleo, sus derivados y biobutanol, a grandes distancias. La excepción es el gas natural, el cual, a pesar de ser derivado del petróleo, se le denominan gasoductos a sus tuberías por estar en estado gaseoso a temperatura ambiente. Fueron pioneros en el transporte por medio de oleoductos las compañías de Vladímir Shújov y Branobel, a finales del siglo XIX.


¿Qué es un oleoducto?

Un oleoducto es una canalización de acero enterrada que transporta y distribuye productos petrolíferos a diferentes partes con el fin de garantizar el suministro del mismos. Los oleoductos además están declarados de utilidad pública y se encuentran amparados por una legislación que recoge las obligaciones y servidumbres requeridas para su protección y mantenimiento de su integridad.

Construcción

Los oleoductos son la manera más económica de transportar grandes cantidades de petróleo en tierra. Comparados con los ferrocarriles, tienen un coste menor por unidad y también mayor capacidad. A pesar de que se pueden construir oleoductos bajo el mar, el proceso es altamente demandante tanto tecnológica como económicamente; en consecuencia, la mayoría del transporte marítimo se hace por medio de buques petroleros. Los oleoductos se hacen de tubos de acero o plástico con un diámetro interno de entre 30 y 120 centímetros. Donde sea posible, se construyen sobre la superficie. Sin embargo, en áreas que sean más desarrolladas, urbanas o con flora sensible, se entierran a una profundidad típica de 1 metro.

Seguridad en el entorno de oleoductos

Los oleoductos son el medio más seguro y eficiente de transporte de productos petrolíferos. Las especiales características de los materiales con los que están construidos, su diseño y medidas de protección y seguridad los convierte en unas instalaciones muy seguras y fiables, que permiten el abastecimiento de productos petrolíferos a cualquier parte de nuestro país.

Los accidentes en los oleoductos son excepcionales, sin embargo sí pueden resultar dañados por acciones externas derivadas de trabajos realizados en su entorno. Para prevenir cualquier tipo de incidente, es necesario conocer la ubicación de la canalización y mantener unas sencillas normas de seguridad a la hora de trabajar en las inmediaciones de estas conducciones.

Operación

El petróleo se mantiene en movimiento por medio de un sistema de estaciones de bombeo construidas a lo largo del oleoducto y normalmente fluye a una velocidad de entre 1 y 6 m/s. En ocasiones se utiliza el oleoducto para transportar dos productos distintos o más, sin hacer ninguna separación física entre los productos. Esto crea una mezcla en donde los productos se unen llamada la interfaz. Esta interfaz debe retirarse en las estaciones de recepción de los productos para evitar contaminarlos. El petróleo crudo contiene cantidades variables de cera o parafina la cual se puede acumular dentro de la tubería. Para limpiarla, pueden enviarse indicadores de inspección de oleoductos, también conocido como pigs por su nombre en inglés, mecánicos a lo largo de la tubería periódicamente.

¿Cómo se identifica un oleoducto?

El oleoducto discurre enterrado a lo largo de todo su trazado, utilizándose para su localización aproximada hitos o postes de señalización en la superficie del terreno. Estos postes se encuentran en los cruces de caminos, carreteras, ferrocarril y muchos otros puntos a lo largo de su recorrido. Los postes de señalización llevan una referencia de longitud con las siglas P.K. (punto kilométrico) y un teléfono de contacto 24 horas con el centro de Control de CLH. Estos postes no indican la profundidad o el número de tuberías que discurren en la zona ni la posición exacta de las mismas. El oleoducto no tiene por qué seguir necesariamente un trazado recto entre dos hitos.

¿Cómo identificar una posible fuga?

  • Vista:

Nubes o neblinas blancas y densas. Daños en la vegetación. Acumulación de líquido en el terreno. Llamas que salen del terreno o de una válvula expuesta en una tubería. Manchas brillantes o irisadas sobre el agua. Manchas brillantes o irisadas sobre el agua.

  • Olfato:

Olor a gasolina.

  • Oido:

Siseo o silbido inusual o ruidos extraños en la traza de la tubería.

¿Qué hacer en caso de accidente o fuga?

  • Evacue a todo el personal de los alrededores de la tubería dañada y no intente repararla.
  • Pare toda la maquinaria que tenga en marcha y evite cualquier fuente de ignición.
  • Desde un lugar seguro avise urgentemente al Centro de Control de CLH en el teléfono de atención 24 horas 900 480 480

¿Qué hace CLH para garantizar la seguridad de sus oleoductos e instalaciones?

CLH cuenta con un sistema de vigilancia 24 horas en toda su red de oleoductos que controla constantemente el buen funcionamiento de la misma. Además, toda la red de oleoductos está controlada vía satélite, para garantizar una seguridad mayor en todo nuestro sistema. Periódicamente se recorre el trazado con patrullas a pie y se realizan inspecciones aéreas a baja altura para comprobar que no ha habido ningún tipo de variación en el terreno, ni actuación que pueda perjudicar el estado del oleoducto. CLH también inspecciona internamente las tuberías con equipos especiales para comprobar el perfecto estado de la canalización.

La compañía pone a disposición de todas aquellas personas que quieran realizar cualquier tipo de actuación en las inmediaciones del oleoducto de un teléfono de atención 24 horas los 365 días del año. 900 480 480

Como blancos

Los oleoductos pueden ser el blanco de vandalismo, sabotaje o hasta de ataques terroristas. En la guerra, los oleoductos suelen ser el blanco de tácticas militares, ya que la destrucción de oleoductos puede romper seriamente la logística enemiga.

Fuente

Oleoducto

Protección Oleoductos

Oleoductos y Gasoductos