Oración

De EcuRed
Oración
Información sobre la plantilla
Concepto:La gramática se define como la disciplina que realiza el estudio de las entidades del nivel morfológico y sus reglas de combinación para formar palabras, así como las clases de palabras, la integración de estas en sintagmas y de estos, a su vez, en oraciones

Oración. Cada una de esas partes en la que se puede dividir el texto, constituye una unidad de sentido completo en si misma, que expresa la actitud o intención del hablante en cada momento sucesivo del fluir de su pensamiento a través del lenguaje, fácilmente captable por la entonación. Es lo que se llama una oración.

Contenido

Definición de oración

La oración es la menor unidad estructural mediante la cual podemos organizar nuestro pensamiento para expresar una idea con sentido completo.

Oración psíquica

Una definición muy completa de lo que es la oración, la caracteriza como la unidad intencional, de sentido completo en sí misma, cuyo signo lingüístico es la curva de entonación, esto es, los conjuntos expresivos enmarcados entre dos pausas o signos equivalentes a puntos finales, la última de las cuales indica el descenso del tono que acompaña a la fase final de la curva melódica del enunciado.

Esta definición referente a lo que el gramático español Gili y Gaya llama oración psíquica, apunta al criterio semántico, porque atiende al significado de lo que se dice y expresa el concepto de oración en un amplio sentido. El habla como concreción especifica de la capacidad expresiva del individuo es el instrumento que este emplea para comunicar unos hechos que hasta ese momento pertenecían exclusivamente a su mundo interior; esto se revela no solo en forma del habla, sino que está matizado por todos los signos de la emoción, los gestos, la mímica…. La actitud del que habla es, pues, la que impone lo que caracteriza al enunciado, de acuerdo con la intención del hablante, lo que se dice adquiere diversas características, o sea, expresa una afirmación, un deseo, pregunta, niega, increpa, etcétera. De ahí que las oraciones puedan ser clasificadas por su sentido.

Clasificación de las oraciones por su sentido

Enunciativas, aseverativas o declarativas. Enuncian o expresan un pensamiento, afirmando o negando algo. Ejemplos: Quiero salir. La primera es una oración afirmativa; la segunda, negativa.

Interrogativas: En estas oraciones se pregunta o interroga acerca de algo que deseamos conocer: Ejemplos: ¿Qué hora es? ¿Cómo te llamas? ¿Terminaste el trabajo?.

Las oraciones interrogativas pueden ser directas, como las de los ejemplos anteriores e indirectas. Estas últimas expresan la interrogación, no en forma directa, sino en forma enunciativa: Preguntó qué hora es. Dime cómo te llamas. Quiero saber si terminaste el trabajo. Obsérvese que el tono no es precisamente interrogativo, sino enfático, y que no se usan los signos de interrogación.

Imperativas o exhortativas. Expresan una orden o mandato, un ruego, consejo o exhortación. Ejemplos: Siéntate bien, Tráeme un vaso de agua, Vuelve pronto, No se detengan. Desearía que me dejara pasar. Quisiera saludarlo.

Desiderativas u optativas. Expresan un deseo. Ejemplos:¡Ojalá vuelva pronto! ¡Si pudiera ir al campismo! ¡Quien estuviera en su lugar! ¡Que todo salga bien!.

No deben emplearse con los verbos desear o querer porque entonces adquieren un sentido que las acerca a las imperativas o exhortativas, con un matiz de mayor suavidad o delicadeza.

Dubitativas. Expresan un hecho dudoso. Ejemplos: Quizás vuelva enseguida. Tal vez haya llegado ya.

Oración gramatical

Más restringido que el concepto de oración que atiende al criterio semántico, es el concepto de oración gramatical, que se apoya en la forma y no en el significado.

Toda oración expresa un juicio que implica la relación sujeto-predicado. Como el pensamiento se hace objetivo, es decir, se expresa mediante las palabras, es necesario que estas se organicen adecuadamente, para expresar una idea con sentido completo. Nótese que en las oraciones siguientes hay una parte informativa (lo subrayado), que dice o predica algo de lo nombrado en la otra parte (sujeto):

1. El siglo I a.n.e. fue la Edad de Oro de la lengua latina. 2. Los escritos de esta Edad de Oro fueron atesorados en la Edad Media como ejemplo de buen latín. 3. Extraordinariamente rico en contenido y amplitud es el pensamiento político de Antonio Maceo. 4. Me gustan los niños, las flores y las obras de arte. 5. Llegaremos a media noche.

El siglo I a.n.e., Los escritos de esta Edad de Oro, el pensamiento político de Antonio Maceo, los niños, las flores y las obras de arte, nosotros (omitido en el ejemplo, porque puede sobreentenderse) son los sujetos respectivos de los predicados que constituyen la parte informativa en cada una de esas oraciones.

Obsérvese que, en todas ellas, el predicado contiene un verbo en forma personal: fue, fueron, es, gusta, llegaremos, que es el que mantiene la relación entre las demás palabras que forman con él una oración; esto es, el verbo en forma personal constituye el núcleo formal de la unidad sujeto-predicado.

Por eso se ha definido la oración gramatical como la unidad sintáctica cuyo núcleo es un verbo en forma personal. Compruébese que este concepto se apoya en la forma y no en el significado.

Según este criterio, cualquier oración, independientemente de lo que ella exprese, debería admitir por su forma la posibilidad de ser dividida en sujeto y predicado. Sin embargo, muchas estructuras que pueden ser consideradas verdaderas oraciones desde el punto de vista semántico, por constituir unidades intencionales de sentido completo en sí misma, con su curva completa de entonación característica, no admiten, por su forma, esa posibilidad. Véanse estos ejemplos:

Buenos Días, ¡De pie!, ¡Qué alegría!, ¡Niño!, ¡Arre!, ¿Eh?, Imposible, Allá tú, Un paso más, ¿Tú aquí?, ¡Madre mía!, Llueve a cántaros.

Todas ellas expresan también un juicio que implica la relación sujeto-predicado, pero la forma de organización del pensamiento escogida por el hablante para expresarlo no permite dividir la estructura oracional en esos dos miembros. En esas construcciones, que generalmente carecen de verbo, el sentido que se expresa está completo y se hace, incluso, más expresivo. Lo que no aparece expreso o explícito se puede inferir del contexto situacional.

Oraciones bimembres y unimembres

Las oraciones que admiten la división en dos miembros bien diferenciados: sujeto y predicado, son bimembres; las que su estructura no les permita esa posibilidad, son unimembres.

En las oraciones bimembres, el sujeto, cuando aparece explícito, es un sintagma nominal o un sustituto funcional (pronombre) de este. El predicado es siempre un sintagma verbal. No se olvide que se trata de una clasificación apoyada en la forma gramatical.

Al hablar de un solo miembro en las oraciones unimembres no significa que la oración esté formada por una sola palabra, aunque muchas veces se dé este caso.

Constituyen oraciones unimembres:

  • Los sintagmas nominales, adjetivales y adverbiales que indiquen predicación: ¡Un fuego en el edificio! ¿Tú, actor de cine? ¡De pie! ¡Qué hermosa trayectoria! ¿De veras?
  • Los vocativos, cuya función no es precisamente la del sustantivo en la oración –que es una función sintáctica-, sino la de llamada o apelación: ¡Bertha! Ven tú, muchacho. Mamá, yo me voy. Me disgusta, Luís, tu actitud. Nótese en los tres últimos ejemplos, la distinción entre el vocativo y el sujeto de la otra oración que lo acompaña. Obsérvese también el uso de coma para separar el vocativo cuando aparece junto a otra oración en el contexto, ya se encuentre al principio, en el interior o al final.
  • Las interjecciones, que constituyen una forma reducida de comunicación, donde es el locutor el que esencialmente entra en juego: ¡Eh! ¡Hurra! ¡Ajá! Muchas veces la interjección va asociada al vocativo: ¡Eh Juan! ¡Auxilio, papá! Estos ejemplos constituyen oraciones psíquicas, pero cada elemento conserva su independencia gramatical.
  • Las oraciones impersonales, que se consideran unimembres porque carecen de sujeto: Ahora anochece temprano. Lloverá esta tarde. Es la una. En estas oraciones se expresan fenómenos de la naturaleza y en ninguna de ellas es necesario el sujeto para entender el mensaje que encierran.

Tanto las oraciones bimembres como las unimembres constituyen oraciones psíquicas. Por eso, al separar las oraciones de un texto se debe partir del concepto que atiende al criterio semántico o del significado.

Partes de la Oración

Sustantivo

Los sustantivos se piensan en sí mismo, como representación de conceptos independientes. Pueden designar personas (José), cosas (casa), cualidades físicas o morales (blancura, bondad), acciones(empujón), estados (quietud), es decir, cualquier aspecto de la realidad considerado como objeto independiente del pensar. Los sustantivos se clasifican en:

  • Comunes: son aquellos que convienen a todos los seres animados o cosas de una misma especie o clase.
  • Propios: se dan a determinados objetos, individuos, para diferenciarlos de su misma clase o especie. Estos se van a escribir siempre con mayúscula.

Adjetivo

Es necesariamente dependiente, se piensa y expresa unido a un sustantivo. Un adjetivo necesita referirse a un sustantivo, al cual añade notas que lo determinen o precisen, es decir, expresa una cualidad un modo de ser. El adjetivo concuerda con el sustantivo en género y número.

Pronombres

Los pronombres tienen significación ocasional que se concreta en el discurso y toman valor en el contexto, señalan los seres y objetos sin presentar características. Desempeñan funciones que pueden responder al sustantivo, adjetivos y en algunos casos al adverbio. Estos se clasifican en:

  • Personales
  • Demostrativos
  • Posesivos
  • Relativos
  • Indefinidos
  • Interrogativos

Adverbios

El adverbio es el adjetivo verbal, es una forma invariable que modifica, amplía, precisa, matiza el significado del verbo y de otras palabras o frases verbales, incluso a otro adjetivo. Por su significación los adverbios se clasifican en: Lugar tiempo cantidad afirmativos duda negación

Conjunción

Las conjunciones son relatores, es decir partículas de relación entre elementos que realizan la misma función sintáctica, pueden ser relatores interoracionales. Se clasifican en :

  • Copulativas.
  • Adversativas.

Preposición

La preposición es un elemento de relación (relaciona a dos sintagmas). Son invariables, realizan una función muy concreta e indispensable en la organización de las oraciones, para su perfecta estructuración. Las preposiciones son: a, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras.

Verbo

El verbo indica desde el punto de vista semántico una acción, un proceso, un estado, que lo realiza el morfema lexical, el morfema gramatical es el que indica el modo, tiempo, número y persona. Se relaciona con el sintagma nominal sujeto por el cual es regido, a él se subordinan todos los complementos verbales. Realiza la función de núcleo cuando no es de predicado nominal. Puede conjugar en tres modos, cada modo presenta diferentes tiempos, teniendo en cuenta el número y la persona. El verbo se clasifica por su conjugación en:

  • Regulares
  • Irregulares

Formas no personales del verbo

Son aquellos nombres que se derivan inmediatamente de algún verbo y que se le imitan en el modo de construirse palabras, estos son los infinitivos, gerundios y participios.

Fuente