Saltar a: navegación, buscar

Palitos Chinos

Palitos Chinos
Información sobre la plantilla
Palitoschinos.jpeg
Juego de origen Chino, en el cual pueden participar varios jugadores.

Palitos Chinos. Juego de origen Chino, en el cual pueden participar varios jugadores. Consiste en arrojar todos los palitos de la caja sobre una superficie y de la forma en que cayeron comenzar a quitar un palito por jugador sin que se muevan los demás. Cada palito tiene un puntaje que a la hora de contar la cantidad de palitos que logro sacar el jugador suma puntos. Gana quien sumo mas puntos.

Historia

Conocido también como Mikado, los palillos o palitos chinos son los elementos usados en el ancestral juego en cuestión. Se trata de un juego de destreza que se basa en la habilidad de controlar el movimiento de la mano y la coordinación entre ojo y mano; por lo tanto, ayuda al desarrollo de la motricidad.

El juego de los palitos chino aparece en escritos budistas del siglo V a.C.. Se trata ciertamente de un juego ancestral, y su sencillez permitió su expansión en diversas civilizaciones, con múltiples variantes.

En el siglo XIX ya aparece en Europa con el nombre de bastoncillos. Los bastoncillos llevaban en sus extremos símbolos similares a los juegos de cartas (rey, reina, caballo, sota).

Paulatinamente se ha reemplazado el material plástico duro y quebradizo por un material plástico que pueda doblarse, así como también se han cambiado los cabos puntiagudos por puntas redondeadas; todo esto con el propósito de hacer el juguete más seguro, y así eliminar el peligro de punzado. No obstante, los palillos de madera puntiagudos continúan en el mercado.

Jugando

Se juega con un conjunto de varillas con bandas pintadas de diversos colores; dígase un haz de varas. Éstas son de aproximadamente 20 centímetros de largo y de un grosor de aproximadamente 5 milímetros de diámetro, cada una de las varas. Hoy en día las varillas son de plástico o madera, aunque originalmente eran de madera o marfil, en su construcción más noble.

Los palillos son de colores comunes: rojo, verde, amarillo y azul, y de todos los palillos, sólo uno de ellos es de color negro, o en algunos casos blanco. El palito negro (o blanco) es único e importante en el juego. Los otros palillos de colores son de cantidades variadas, y tienen valores de puntuación distintos según su color, siendo el de más valor el palillo único. Dos, tres o cuatro o cinco o seis jugadores pueden participar, y en el juego gana quien acumule más puntos, o quien llegue a cierta cantidad de puntos determinados.

El juego se inicia con un jugador tomando el haz de varas en su mano o manos, y permitiendo que las puntas toquen la superficie, dura, horizontal, lisa y plana donde se va a jugar. Enseguida, se suelta el conjunto de palillos y se deja que caigan al azar. Después de que todo movimiento haya acabado, lo siguiente es recolectar pieza por pieza así, todas las posibles, esto sin permitir movimiento alguno de otro u otros de los palillos que no sea el intencionado a ser recogido; un solo intento por cada jugador.

Sólo se permite el movimiento del palillo que va a ser recogido; si otro u otros de los palillos son movidos, intencionalmente o no, por algún otro palillo, o por la mano del jugador, o si se detectase algún movimiento inadvertido sobre los palillos por parte del jugador, su turno acabará y el siguiente participante intentará recoger palillos.

En una variación del juego, se puede utilizar el palillo negro (o blanco) como una herramienta auxiliar para rescatar otros palillos.

Franjas de colores y puntajes

En algunas versiones del juego cada bastoncillo tiene un valor asociado, que se sabe por el código de colores que lleva.

  • 1 palillo con 4 franjas azules, valor 20 puntos.
  • 5 palillos con 3 franjas: rojo, azul, rojo, valor 10 puntos.
  • 5 palillos con 4 franjas: rojo, azul, rojo, azul, valor 5 puntos.
  • 15 palillos con 3 franjas: azul, amarillo, rojo, valor 5 puntos.
  • 15 palillos con 2 franjas: rojo y azul, valor 2 puntos.

Como fabricarlos

  • Puntas: Las brochetas tienen sólo un extremo con punta, formar la del otro extremo con un sacapunta o lijándolo.
  • Pulir los palillos: Lijar los palillos para rebajar las astillas y pulir la madera.
  • Colorear: Con lápiz mina marcar las franjas que después se pintarán. No importa que el tamaño de estas franjas varíen.
  • Secado: Pinchar los palillos pintados en un trozo de polietileno para que se sequen.

Fuentes