Saltar a: navegación, buscar

Paro cardiorrespiratorio

(Redirigido desde «Paro cardiaco»)
Paro cardiorrespiratorio
Información sobre la plantilla
Parocar.jpg
Concepto:El paro cardiorrespiratorio (PCR) se define como el cese brusco e inesperado de la circulación y la respiración causado por la fibrilación ventricular, asistolia o disociación electromecánica, o sea, el cuadro clínico de la detención circulatoria de un paciente cuya muerte no cabría esperar en ese momento y que puede preceder o seguir al paro respiratorio.
Paro cardiorrespiratorio. Conocido por la siglas PCR, es una emergencia médica que da al traste con la vida de una gran cantidad de pacientes. Aunque la incidencia ha sido difícil de precisar, ya que no siempre es presenciado, ni constituye una enfermedad de declaración obligatoria, se considera que un por ciento elevado de pacientes fallecen, incluso en países desarrollados, debido a esta causa. En el año 1993 en Estados Unidos hubo 400 000 paros cardiacos de los cuales solo 305 fueron resucitado exitosamente.

Etiología

  1. ) Hipoxemia.
  2. ) Enfermedad de las arterias coronarias.
  3. ) Enfermedad cardiaca valvular.
  4. ) Miocardiopatía hipertrófica.
  5. ) Miocardiopatía dilatada.
  6. ) Anormalidades de la circulación cardiaca.
  7. ) Metabólicas (hiperpotasemia, hipopotasemia, hipomagnesemia y acidosis).
  8. ) Embolismo pulmonar.
  9. ) Accidentes vasculares encefálicos oclusivos o hemorrágicos.
  10. ) Otras (shock eléctrico, ahogamiento incompleto e hipotermia).
  11. ) Anormalidades de la conducción cardiaca (síndrome del QT prolongado, síndrome de preexcitación y bloqueos cardiacos).
  12. ) Drogas (intoxicación, proarritmia).

Existen numerosas causas que pueden desencadenar un PCR y algunos autores las clasifican en 2 grupos:

Causas cardiacas

Causas extracardiacas

  • Hipoxia.
  • Hipercapnia.
  • Trastornos electrolíticos.
  • Trastornos ácidos – básicos.
  • Factores reflejos vagales o simpáticos.
  • Tromboembolismo.
  • Hernia diafragmática.
  • Hipertemia.
  • Hipovolemia.
  • Neumotórax.
  • Broncoaspiración.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo mayores son de dos tipos:
1.) No modificables:

a) Herencia.
b) Sexo: femenino.
c) Edad.

2.) Modificables:

a) Tabaquismo.
b) Hipertensión arterial.
c) Hipercolesterolemia.
d) Inactividad física.

Los factores de riesgo menores o contribuyentes son los siguientes:

  1. . Diabetes mellitus (la glicemia puede ser controlada, pero no elimina el riesgo).
  2. . Obesidad
  3. . Estrés.

Diagnóstico

El diagnóstico del PCR no debe demorar más de 15 a 20 segundos como tiempo máximo para garantizar así las posibilidades de una reanimación eficaz. Cualquier paciente con pérdida de la conciencia, ausencia de las pulsaciones de las arterias femorales o carótidas y de los movimientos respiratorios deberá considerarse en PCR.

Tratamiento

Una vez confirmado el PCR debe comenzar a realizarse la reanimación cardiopulmonar básica cuyo fin es conseguir una oxigenación urgente a los Órganos vitales. Estas maniobras se conocen como los pasos A,B,C,D,E y F:

  • A (Apertura de la vía respiratoria)
  • B (Ventilación)
  • C (Mantenimiento de la circulación)
  • D (Administración de fármacos y líquidos)
  • E (Diagnósticos electrocardiográficos)
  • F (Desfibrilización)

Signos premonitorios

En algunos pacientes susceptibles de paro cardiaco pueden considerarse como signos de aviso:

  1. . Empeoramiento de la función ventricular.
  2. . Ectopia ventricular (extrasístoles peligrosos y taquicardia ventricular).
  3. . Caída rápida de la tensión arterial o hipotensión arterial mantenida.
  4. . Trastornos de la conducción auriculoventricular.
  5. . Bradicardia extrema.

Reconocimiento del paro respiratorio

Ante la pérdida brusca de la conciencia, debe realizarse en pocos segundos mediante signos fácilmente reconocibles según la secuencia siguiente:

  1. . Agitar a la víctima suavemente por los hombros y preguntar “¿Está usted bien?”
  2. . Pedir ayuda.
  3. . Reconocer la ausencia de respiración colocando el oído cerca de la boca y nariz de la víctima, mientras se mantienen abiertas las vías aéreas.
  4. . Reconocer la ausencia de pulso. Localizar el pulso carotídeo por 5-10 segundos (este es el preferido en adultos porque persiste aun cuando los otros han desaparecido). Una variante razonable puede ser tomar el pulso femoral.
  5. . Dar alarma de paro, si antes no se pidió ayuda.

Fuentes

  • García Gutiérrez, Alejandro y Pardo Gómez, Gilberto: Cirugía, Selección de temas, Editorial Ciencias Médicas, La Habana 2003.
  • Medicina Interna. Diagnóstico y tratamiento/ Miguel Matarama Peñate, Raimundo Llanio Navarro, Pedro Muñíz Iglesias, Carlos Quintana Setién, Rubén Hernández Zúñiga, Ernesto Vicente Peña...[y otros]. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2005.