Saltar a: navegación, buscar

Parque de Ferias Delio Luna Echemendía

Parque de Ferias Delio Luna Echemendía
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Error al crear miniatura: Falta archivo
Fundación:1938
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Calle Raimundo y Carretera Central, Municipio Sancti Spíritus, Cuba

Parque de Ferias Delio Luna Echemendía. Las ferias han constituido siempre acontecimientos trascendentales en el desenvolvimiento de la humanidad. Surgen ante la necesidad de facilitar y hacer más útil el intercambio primitivo.

Sin la pretensión de un estudio exhaustivo de este evento, no podrá lograrse un acercamiento a lo valioso de esa tradición espirituana que para orgullo de los nativos y los que aman esta tierra, permanece y es reconocida a nivel nacional e internacional por más de medio siglo.

Refiere una valoración de la Feria Agropecuaria antes y después del triunfo de la Revolución, la cual desde su surgimiento en 1938, se mantiene hasta nuestros días.

Orígenes

El hombre en su paso por la vida ha demostrado que, desde que dejó el clan para crear la tribu y comenzar la génesis de la agricultura, encontró en la exposición de sus creaciones el medio propicio para denotar su existencia, así se originan los primeros vestigios de ferias en la humanidad.

Poco a poco las ferias fueron transformando el carácter único que determinó su origen para sumarle actividades festivas y deportivas. Esto las hacía más atrayentes a un número mayor de personas, pero desvirtuaba el fin para el cual habían surgido, pasando a ser en muchos casos centros de diversión desmesurada, lugares de juego, vicios, corrupciones y delitos.

Simultáneamente al desarrollo y crecimiento de la sociedad, las ferias como acontecimientos de exposición y recreo fueron haciéndose más grandes, prolíferas y de mayor duración. La era de la exposición fría y unilateral había cedido paso a la exhibición multifacética con una gama que comenzó a enriquecerse de forma constante y uniformemente acelerada.

En el Nuevo Mundo existe una gran cantidad de ferias y se puede decir que se han extendido a todos los países del continente americano.

Ferias en Cuba

En Cuba durante la etapa colonial las ferias y exposiciones tuvieron distintas formas de manifestación, muy relacionadas con el comercio con la Metrópoli y el desarrollo económico de las localidades. Es así como el proceso de transculturación constituye la primera manifestación de comercio, de intercambio y de exposición, la cual fue desarrollándose a medida que avanzaba la sociedad.

Como antecedentes en Cuba de estas ferias de exposiciones puede señalarse que es en Camagüey, en 1843, cuando se conoce de la primera exposición. En ella se mostraban artículos de agricultura y de ganadería. Posteriormente aparecen en La Habana en 1847, pero con muestras de productos industriales.

La Feria en Sancti Spíritus

Sancti Spíritus también tuvo sus antecedentes, según afirma el historiador Orlando Barreras Figueroa: "...surgen en 1861. Las primeras no eran otra cosa que rústicos castores, donde se exponía lo más significativo de la notable masa ganadera en Sancti Spíritus, que desde 1650 era una de las principales cuencas lecheras y de carne de la Isla"1.

Sancti Spíritus en el siglo XIX continuó siendo un territorio eminentemente ganadero con economía fundamentalmente agrícola. Es esta la principal causa por la que la tradición expositiva prende con tanta fuerza en la tierra espirituana; así comienza a existir la necesidad de mostrar los resultados de la economía en un local donde la función de la exposición se interrelacionara con el trueque, el intercambio y la compra-venta. Por otra parte se contribuía a incentivar aún más el desarrollo de la ganadería y la agricultura en la localidad, con ánimos mercantilistas de enriquecimiento de los grandes y medianos propietarios; esto les servía para divulgar y mostrar sus producciones, y se traducía en mayores ganancias particulares.

En 1932 se fundó la Federación Ganadera de Sancti Spíritus, y la primera feria de exposición celebrada en esta localidad en la etapa de la República se llevó a efecto en 1938, a iniciativa del señor Rafael Acosta López, inspector municipal de la Agricultura, con la colaboración de otros miembros de la comunidad. En aquella oportunidad tuvo carácter regional y se utilizaron para ello los terrenos propiedad del municipio situados al fondo de la cárcel de entonces y del hospital, cedidos por el alcalde municipal, y se le nombra: Parque de exposiciones Yayabo.

Al respecto se escribe en el periódico El Imparcial en 1939: "...terrenos donde se levantan edificios inmensos para albergar ganados, situados al margen de la Carretera Central, del edificio de la Cárcel a un lado y otro del Camino de Zaza del medio.

Actividades realizadas en la Feria antes del triunfo de la revolución

A partir de 1938 se celebra sin interrupciones este acontecimiento de gran lucidez, que puede decirse fue el que marcó las pautas y acicate para otros empeños similares que desde entonces adquieren carácter popular.

Visitantes frente a uno de los corrales (1939)

En 1939 se llevó a efecto un certamen ganadero de carácter nacional que tuvo un éxito extraordinario. A partir de aquí se realiza la continua celebración de actos de esta índole, los que han ido superándose en organización y concurrencia.

En 1939 el inspector municipal de la Agricultura en esa época, Rafael Acosta López, expresó acerca de estas ferias: "... eran el exponente magnífico de la grandeza de la ganadería espirituana, escenario majestuoso de ganado pura raza y de producciones agrícolas.

En ese mismo año se inicia el concurso de la elección de la Reina y sus damas y se convierte este acto en la atracción principal de estas fiestas. Las bases del certamen eran establecidas por la Dirección del Patronato; estas eran dirigidas: "... a las señoritas que lo deseen y que residan en fincas de los términos municipales de Sancti Spíritus.

Este Patronato estaba integrado por una directiva. En la XVII Feria celebrada desde el 26 de diciembre de 1954 al 2 de enero de 1955, su dirección estuvo constituida por los siguientes miembros: Rafael Acosta López (presidente), Eloy Jiménez Pérez (vicepresidente), Dr. Raúl Mendigutía Silvera (tesorero), Ángel Álvarez González (vicetesorero), Dr. Bernardo Hoyos Ramos (secretario), Dr. Ernesto García Rubio y Dr. Antonio Jordán Giroud (vocales).

Cada año la feria tenía su propio patronato y los reglamentos específicos que la distinguían, a pesar de que en esencia mantenía las mismas características. Se disputaban como premios 30 000 pesos y 160 trofeos, que eran repartidos por los diferentes stands (ganado vacuno, equino, porcino, avícola, etc.)

Pabellón de exposición (1953)

En sus programas aparecían diferentes actividades como: exposiciones de Canaricultura y Agricultura, exposiciones de labores domésticas, competencias hípicas y rodeos, desfile de caballerías, espectáculos de equitación por jinetes y amazonas, conferencias de temas de ganadería y de agricultura, exhibición de películas de enseñanza agrícola, coronación de la Reina y sus Damas, entrega de trofeos y diplomas por la Reina y su Corte, bailes de Salón en la sociedad Yayabo Tennis Club, bailes públicos, banquetes, concursos de guarachas y de versadores criollos, conciertos de la Banda Municipal de Música, bazares de juegos lícitos, parques de diversiones y venta de ganado en subastas públicas.

Para Sancti Spíritus, además de las fiestas del Santiago, la Feria Ganadera era la actividad regional más significativa. Originalmente se efectuaron en el mes de diciembre, ya que se planteaba que en esa etapa los animales se encontraban más aptos físicamente y en mejores condiciones; más tarde se cambian para junio y luego para julio; según la situación económica imperante.

En los años 50 algunos ganaderos espirituanos participan en el Parque Nacional de Ferias y Exposiciones de Rancho Boyeros, inaugurado en 1949. En estas, el Patronato de la Feria de Sancti Spíritus ofrecía un premio especial de 500 pesos y diploma a la raza de ganado que mayor concurrencia de ejemplares aportara en esa Feria de Rancho Boyeros. Estos ganaderos presentaban ejemplares de ganado porcino, ovino, vacuno y equino. En las ferias de 1952 y de 1953 el ingeniero agrónomo Rafael García Rubio y el Dr. Ernesto García Rubio resultaron ganadores con sus ejemplares e hicieron entrega de premios.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Primer Premio, toro de la raza Brown (1957)

En el Pabellón de Avicultura de la Feria de 1953 se expuso una pintura al óleo de un artista belga nombrado Jackie d´ Ives, que había sido realizada en 1901 a Rafael García Rubio al graduarse de ingeniero y en este aparecía pintada la primera vaca parda traída a Cuba desde Suiza por este ingeniero.

En el año 1957 la Feria había alcanzado gran importancia y fue visitada por el entonces Presidente de la República Fulgencio Batista y Zaldívar.

Estos eventos sólo beneficiaban a los ricos ganaderos, comerciantes e industriales. El último día de feria, como una migaja, los campesinos podían comprar aves, cerdos y ganado menor, pero esto era muy limitado y eminentemente propagandístico.

El objetivo principal de las ferias antes del triunfo de la Revolución era poner de manifiesto los adelantos alcanzados por los señores ganaderos en el mejoramiento y selección de los animales. Esas competencias, además de contribuir a engrandecer esa industria tan importante, conducían también al lucro personal.

Después del triunfo de la revolución

Después del triunfo revolucionario, la Feria fue dando participación al pueblo para demostrar los esfuerzos realizados por la Revolución para llevar adelante el desarrollo del sector agropecuario y sus industrias derivadas, que constituyen la base de la economía nacional. Con el tiempo se fue llenando un hondo vacío que existía de estos tipos de exhibiciones en Cuba.

En los años 60, además de la exposición ganadera, de industria y de comercio, participaban también en estas exposiciones, artesanos, farmacéuticos, mecánicos, vinicultores, reposteros, inventores. En ese año (1960) se premió con medalla de oro al mejor fabricante de monturas, al cultivador del mejor aguacate, al mejor productor de un jarabe anticatarral, al alfarero y al constructor de coches y carretas, entre otros.

Feria actual

Los propósitos fundamentales de la feria actual, llamada Feria Agropecuaria Delio Luna Echemendía, son: presentar el desarrollo agropecuario como consecuencia directa del empeño de los obreros, fundamentado en el avance en los diferentes campos de la tecnología; además, se satisface la función didáctica que conlleva toda feria expositiva, al diferenciarse de las celebradas en la etapa anterior a la Revolución, en las cuales se manifestaba el ánimo de consumo que movía la avaricia de todo el engranaje productor burgués. Después del primero de enero de 1959 se expresa el sano propósito de mostrar la estructura de la producción agropecuaria hecha para el disfrute de todos.

En el 2011, como parte del movimiento de reanimación en la provincia, llegó a la Feria una reparación capital imprescindible, añejo anhelo de los espirituanos, que incluyó cada uno de los espacios del centro, cobrando nueva vida las cabañas, sometidas a un proceso reconstructivo que incluyó edificación de baños interiores; se repararon los viales y remodelaron los pabellones, las cuadras de exposición del ganado, las pistas de juzgamiento y de baile; se acondicionó un local para equinoterapia, se erigieron baños públicos, se mejoró el alumbrado, la pista de rodeo y se construyeron nuevos quioscos para el expendio de productos agrícolas y otros surtidos. Asimismo se abrieron restaurantes, una parrillada y varias cafeterías para la venta de alimentos ligeros; multiplicándose los servicios y con más calidad, para el deleite de los visitantes.

Referencias

  1. Periódico Escambray, 29 de mayo 1988, página 2.
  2. Periódico El Imparcial, Feria Exposición Ganadera, 4 de diciembre 1939, página 2.
  3. Ibídem. Página 2.
  4. Ibídem. Página 2.

Fuente

  • Daisy Gómez Bernal y Ania Rodríguez Méndez: "La Feria Agropecuaria de Sancti Spíritus" en Revista Siga la marcha, No. 19, 2007.