Saltar a: navegación, buscar

Parvovirus humano

Parvovirus humano
Información sobre la plantilla
Imagesssssssssssss.jpeg

Parvovirus B19.Es un virus que comúnmente infecta a humanos; aproximadamente el 50% de las personas estuvieron infectadas en algún momento durante la niñez o la adolescencia.

Fue descubierto accidentalmente en 1974 por Cossart y colaboradores en Inglaterra mientras realizaban un tamizaje en muestras de sangre de donantes asintomático para el virus de Hepatitis B. Es un virus perteneciente a la familia Parvoviridae.

Enfermedades que puede causar el Parvovirus humano

  • La enfermedad más común causada por el Parvovirus humano es el Eritema infeccioso o la "quinta enfermedad"(El término “quinta enfermedad" se aplica a la quinta de las seis enfermedades eruptivas de la niñez), una enfermedad leve con sarpullido que ocurre con mayor frecuencia en los niños., en ocasiones provoca fiebre, jaqueca y dolor de garganta y en las coyunturas.Un niño enfermo por lo general tiene un exantema (enrojecimiento) de "mejillas abofeteadas" en la cara y un exantema rojo reticular en el tronco y las extremidades. Ocasionalmente, el exantema puede picar. El niño usualmente no se siente muy enfermo, y el exantema desaparece en 7 a 10 días. Una vez que el niño se recupera de la infección por parvovirus, desarrolla una inmunidad duradera, lo que significa que el niño está protegido contra una futura infección.

Un adulto que no ha sido infectado con este parvovirus puede ser infectado y enfermarse, y desarrollar el sarpullido o exantema, dolor o inflamación articular, o ambos. Los síntomas articulares por lo general desaparecen en una o dos semanas, pero pueden durar varios meses.

  • Artralgias y artritis: Su aparición es más frecuente en adultos y sexo femenino (3% en la infancia, 9% entre los 10 y 19 años y 60,80% en los mayores de 30 años). Puede ir o no precedida del rash y habitualmente persiste entre 2 y 4 semanas aunque hay descritos casos de muy larga duración. Las articulaciones más frecuentemente afectadas son la de las manos y muñecas siendo, muy típica la distribución simétrica de la afectación.
  • Crisis aplásica transitoria (CAT): La CAT ha sido relacionada con la anemia falciforme, esferocitosis, talasemia e incluso con la hemorragia aguda. Es más frecuente su aparición en los pacientes en edad escolar. Se caracteriza por la desaparición de los reticulocitos periféricos que vuelven a la normalidad, transcurridos unos 10 días, la caída de los niveles de hemoglobina y la ausencia de mulas precursoras en la médula ósea. La ausencia de eritropoyesis dura unos 7-10 días. Los pacientes con CAT son virémicos hasta la reaparición de los reticulocitos.Los síntomas de la anemia incluyen fatiga, falta de color y falta de aire.
  • Anemia crónica en inmunodeficientes.(ACI) Este síndrome ha sido descrito recientemente en niños con inmunodeficiencias congénitas (síndrome de Nezeloff), leucemias agudas en tratamiento, infección por VIH, pacientes trasplantados de médula ósea y otras inmunodeficiencias. En todos ellos las viremias son crónicas o intermitentes y producen episodios de anemia crónica. La mayoría de estos individuos presentan anticuerpos específicos que por alguna razón son incapaces de controlar la infección. La infección por P-B 19 deberá ser considerada en todos los casos de anemia y reticulocitopenia de etiología desconocida y solicitar pruebas diagnósticas al laboratorio.
  • Infección en la embarazada: La intensa viremia que produce la infección da oportunidad al P-B 19 de alcanzar la placenta y feto, no obstante hasta el momento no hay evidencia de que la infección por este parvovirus sea causante de nacimientos anormales y si de muerte fetal. En algunos estudios la infección en el primer trimestre produce pérdidas fetales espontáneas en el 15 al 32% de las embarazadas dependiendo de la presencia o no de Eritema Infeccioso en la gestante. La [muerte fetal ocurre pasadas las 4-12 semanas de la desaparición del él y depende probablemente del estado de madurez del sistema inmune fetal en el memento de la infección, permitiendo o no la instauración de una infección crónica. La mayoría de los embarazos complicados con el parvovirus humano llegan a término sin problemas. Es posible la aparición de daño fetal en las infecciones ocurridas durante el segundo y tercer trimestre pero es un acontecimiento muy raro.

Cómo adquiere una persona la infección con el parvovirus B19

La quinta enfermedad se transmite principalmente a través de secreciones respiratorias (saliva, mucosidad, etc.), pero también puede propagarse con sangre infectada. El período de incubación (el tiempo entre la infección inicial y el comienzo de los síntomas) suele ser de entre 4 y 21 días. Los individuos con la quinta enfermedad contagian más antes del comienzo de los síntomas. En general, los niños en edad escolar, personas que se desempeñan en guarderías, madres y maestros están más expuestos al virus. Cuando los síntomas son evidentes hay poco riesgo de transmisión. Es por eso que los individuos infectados no precisan estar aislados.

Gravedad de ésta enfermedad

La quinta enfermedad por lo general es leve. Se cura sin tratamiento médico en niños y adultos que no tienen otros problemas de salud. El dolor e inflamación articular también desaparece en los adultos sin dejar ningún tipo de discapacidad a largo plazo. Durante los brotes de la quinta enfermedad, aproximadamente 20% de los adultos y los niños infectados no presentan síntomas.

Tratamiento

Hasta el presente no se cuenta con un tratamiento antiviral específico. Los pacientes inmunocompetentes, hematológicamente normales con eritema infeccioso, en general no requieren tratamiento específico y los síntomas y la infección son autolimitados. Las manifestaciones articulares suelen requerir un tratamiento con analgésicos. En cambio, los pacientes con aplasias de serie roja o anemias crónicas deben tratarse con transfusiones y/o inmunoglobulinas. Estas últimas se administran por vía endovenosa, 400 mg/ kg durante 7 a 10 días. En casos de hidropesia fetal la terapia se realiza también a través de inmunoglobulinas y de transfusiones intrauterinas. Se están estudiando estrategias para combatir la persistencia de la infección que incluyen modificaciones en la dosis y duración de la terapia con inmunoglobulinas, utilizando sueros híperinmunes o agregando agentes antivirales.

Epidemiología

La infección por parvovirus humnao está distribuida en todo el mundo, pudiendo surgir en forma de epidemias, brotes en escuelas y/o en el personal de salud. En países desarrollados la seroprevalencia en niños de 1 a 5 años oscila entre 5-15%; en donantes de sangre es mayor al 85%. Los brotes entre niños en edad escolar son frecuentes y se presentan generalmente, como eritema infeccioso. En climas templados, ocurren brotes en las comunidades durante el final del invierno e inicio de primavera, con una marcada variabilidad de año a año. La tasa de ataque secundaria intrafamiliar en individuos susceptibles en contacto con pacientes con CAT o El, es del 50%.

Cómo prevenir el Parvovirus humano

No hay vacuna o medicina que prevenga la infección por este parvovirus. El lavado frecuente de manos es recomendado como uno de los métodos más prácticos y quizás efectivos para reducir la transmisión del parvovirus. El excluir a personas con la quinta enfermedad del trabajo, centros de cuidado de niños (guarderías), escuelas u otras situaciones similares probablemente no va a evitar la transmisión del parvovirus humano puesto que las personas enfermas son contagiosas antes de desarrollar el sarpullido característico.

Fuentes