Pediculosis púbica

De EcuRed
Pediculosis púbica
Información sobre la plantilla
Agente transmisor:Phthirus pubis
Región más común:Pubis y ojos
Forma de propagación:acercamientos sexuales

Pediculosis púbica Es una enfermedad de transmisión sexual, también llamada piojillo y de la que poco se conoce. Siendo probable que de 30 % de los infestados padecen de otras enfermedades de transmisión sexual, La pediculosis púbica es causada por el parásito Phthirus pubis, conocido como piojo o piojillo, el cual se instala en el vello de la región del pubis y ocasiona una picazón intensa e intermitente. Es común en países con una pobre salud pública. Ataca más a los hombres, y es propiciada por malas condiciones de higiene.

Contenido

Contagio

Cualquier persona puede adquirir la enfermedad si mantiene acercamientos sexuales con un individuo infectado. Si la madre está infestada, el riesgo también está presente para el recién nacido en la convivencia con la madre. Los piojos son muy contagiosos por cuanto se propagan, literalmente, saltando de persona a persona hasta 50 cm. La pediculosis púbica no necesariamente tiene que estar presente la eyacualacíon ni la penetración porque lo importante es el acercameinto corporal no requiere del contacto íntimo para su contagio, pero a diferencia de la Pediculos humanos (piojos del cuerpo) y la Pediculos carpitis (piojos de la cabesa), que no son enfermedades venéreas y se transmiten por peines, prendas de vestir y ropa de cama. Es común que un mismo paciente tenga los tres tipos de parásitos.

Síntomas

Los síntomas se presenta a los quince días pues transcurren unos ocho días desde la siembra del huevo en un nuevo huésped hasta que el huevo se abre. Las ninfas alcanzan la madurez ocho días más tarde provocando picasón. La picadura del piojo es indolora; pero debido a una reacción alérgica hacia la saliva o al anticoagulante que inyecta el parásito, la piel desarrolla una reacción inflamatoria que provoca la irritación.

La manifestación característica es la picazón en el vello púbico, la cual se acrecienta por la noche. Si el individuo no recibe tratamiento, la piel comienza a mostrar lesiones de rascado que se pueden infectar y se propicia la aparición de granos. Es común observar pequeños moretes o equimosis, producto de la succión de sangre por parte del piojo. El vello de las nalgas, el pecho, los muslos, la barba y las pestañas también pueden ser afectados por este parásito. Como los piojos se alimentan con sangre, con frecuencia dejan manchas pequeñas de color pardo o sanguinolento en las zonas de las prendas de vestir que entran en contacto con los genitales o el ano.

Diagnostico

El diagnóstico se realiza observando a simple vista el vello infestado con el parásito o sus huevecillos.

Tratamiento

El tratamiento se realiza siguiendo varios pasos:

  1. Se aplica un champú, loción o enjuague capilar que contiene un fármaco especial para eliminar el parásito. Aunque estos preparados se consiguen fácilmente en farmacias, es mejor que sea indicado por el médico.
  2. Las liendres o huevecillos deben retirarse del cabello con un peine fino.
  3. Los peines y cepillos deben dejarse en remojo en agua caliente, con el champú que se haya elegido, al menos durante quince minutos.
  4. Se repite la aplicación del champú a los siete y a los quince días.
  5. Se trata a las parejas sexuales.
  6. Se debe evitar el contacto sexual hasta que la curación esté confirmada.
  7. Es necesario mejorar los hábitos de higiene, como el baño diario y el lavado del cabello.
  8. Es recomendable lavar con agua caliente la ropa de cama y las prendas íntimas.

Complicaciones

Los piojos son parásitos prácticamente inofensivos, que han convivido con el ser humano a lo largo de la historia, Más allá de sus molestias usuales, no producen complicación alguna. Existe la probabilidad de que los granos producidos por el rascado se infecten con bacterias, las cuales en raros casos pueden dañar el corazón.

Prevención

Como hemos mencionado a lo largo de este documento, las enfermedades de transmisión sexual son muy difíciles de prevenir porque no siempre dan síntomas. Además, la vida sexual es tan compleja y pleomórfica, que comúnmente las personas olvidan las normas mínimas de prevención, las cuales suelen ser bien conocidas. Entre estas medidas se destacan:

  1. Evitar relaciones sexuales con personas de riesgo, como las prostitutas.
  2. Consultar ante la presencia de cualquier molestia genital.
  3. Evitar las relaciones sexuales cuando se sufre de molestias genitales.
  4. Realizarse chequeos periódicos si se mantiene una relación sexual con una pareja no habitual.
  5. Ante el diagnóstico de pediculosis púbica, avisar a las personas con quienes se mantuvo vida sexual durante el periodo de riesgo que el médico señale.
  6. Efectuarse chequeos cuando se cambia de pareja sexual, o bien, cuando se conoce que la pareja habitual ha tenido relaciones sexuales con una tercera persona.

Fuentes

  1. http://www.drmauro.com/59-PEDICULOSIS-PUBICA.html
  2. http://www.entornomedico.org/salud/saludyenfermedades/pediculosis.html
  3. http://www.drmauro.com/59-PEDICULOSIS-PUBICA.html - Costa Rica
  4. http://adolescentes-violetaparra.blogspot.com/2008/09/pediculosis-pubis-o-ladilla.html