Saltar a: navegación, buscar

Pereza mental

Pereza mental
Información sobre la plantilla
Pereza.jpg
Concepto:La pereza mental es uno una de las causas mas sobresalientes por las cuales el adolescente se desanima para rendir académicamente en sus estudios.
Pereza mental. Es un factor de riesgo para desarrollar Alzheimer, junto con otros riesgos genéticos y la mala alimentación. Es el crónico disturbio de la inteligencia caracterizado por pereza mental, falta de agilidad de pensamiento, estupidez y/o torpeza mental.

Definición

En la jerga médica china se denomina Bai Chi, idiocia blanca o debilidad mental. En la debilidad mental se establece por tanto, una ideación falta de capacidades abstractivas, un discurso pobre y una memoria inoperante. Los casos severos de debilidad mental que se expresan con sintomatología psicótica deben ser más propiamente etiquetados de demencia.

Asociación con otras enfermedades

La debilidad mental, por consiguiente, encaja en el espectro de los Desórdenes Cognitivos Progresivos achacables a la edad, a lesiones por presión hidrocefálica, por deficiencia vitamínica (sobre todo del grupo B), por desórdenes endocrinos (hipotiroidismo), por enfermedad vascular en S.N.C, por delirios, por injurias traumáticas cerebrales o quizás, por nada conocido.

La pereza mental puede llegar a ser grave, se sabe que entre pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva se pierde la sensibilidad y movilidad. Esa "flojera" se expresa si se traslada a otra persona la responsabilidad de ordenar, proyectar o planear lo que uno mismo debe hacer. Simplemente procuramos no pensar, pedimos a alguien más tomar decisiones, a veces simples como qué película ver, o dónde ir o qué hacer de comer.

El Alzheimer es la principal demencia de la tercera edad y sus cifras van en aumento porque la pirámide poblacional se invierte, es decir se envejece. Aparece alrededor de los 60 años, pero existen personas que tienen propensión genética, pues sus padres o familiares cercanos la padecieron; entonces podría presentarse de manera prematura.

Esta enfermedad se manifiesta en tres tipos: el incipiente o básico, casi no nota su ocurrencia. Se trata de olvidos pequeños a los que no se les presta atención, como el nombre del vecino, o dónde están las llaves.

En la siguiente fase, la memoria comienza a perderse; se presentan dificultades con el lenguaje y problemas de movilidad, y por lo general se requiere de un apoyo o guía. En su estado más grave, el individuo ya no se reconoce a sí mismo, ni a su familia ni su domicilio; el olvido de eventos recientes y pasados es total.

Recomendaciones

Para retardar la aparición de esta enfermedad, es recomendable que los pacientes mantengan activo el cerebro. Cuanto más se ejercite es mejor; es como los músculos, se emplean o se inutilizan.

Ejercitarse significa realizar acciones sencillas, como cepillarse y peinarse con la mano izquierda o viceversa en las personas zurdas; eso genera plasticidad cerebral, y es como reforzar el tejido neuronal.

Otros, como el sudoku o el crucigrama que aparecen en publicaciones, jugar ajedrez o caminar para atrás pueden traer beneficios a largo plazo. Ello, aunado a una buena alimentación y la actividad física ayudan a mantener mejor calidad de vida.

Si los momentos de pereza se prolongan, podría tratarse de un problema mayor como depresión, por lo que es recomendable acudir a un especialista.

Fuente

  • (1997). O estímulo a criatividade no contexto universitário. Psicologia Escolar e Educacional, Vol 1, No. 2 e 3, 29-37.
  • Bermúdez Morris, R. Aprendizaje formativo: una opción para el crecimiento personal en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Tesis de doctorado, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana, 2001.
  • Todo sobre debilidades