Saltar a: navegación, buscar

Pionefrosis

Pionefrosis
Información sobre la plantilla
Pionefrosis.jpg
Pionefrosis

La Pionefrosis es dilatación de la pelvis renal y el riñón por una acumulación purulenta con obliteración del uréter

Cocepto

Es la infección renal caracterizada por destrucción más o menos intensa del parénquima renal, con dilatación de las cavidades pielocaliciales, en cuyo interior existe contenido purulento.

Etiopatogenia

Desde este punto de vista debemos considerar dos tipos de pionefrosis: la infección secundaria de una hidronefrosis preexistente, y la transformaciónpurulenta de una pielonefritisprevia, generalmente en relacióncon algún estado patológico obstructivo. En el primer caso, lo que prima inicailmente es la obstrucción y al estasisurinariaque determina, ya que la infección es un proceso sobreañadido posteriormente (hidronefrosis infectada). En el segundop caso, existe un proceso infeccioso previo, que se complica después por la retención purulenta producida a consecuencia de drenaje deficiente, el que puede estar determinado por cualquier factor obstructivo que se añade a la pielonefritis preexistente.

Anatomía patológica

Las lesiones anatomopatológicas de la pionefritis están caracterizadas por la gran destrucción del parénquima renalque se observa con facilidad al estudiar la pieza extraida quirúrgicamente. Posteriormente, es necesariodefinir la etiologia, es decir, si es específica o no.

Cuadro clínico

Debe considerarse la pionefrosis:

  • abierta, cuando permanece permeable el uréter.
  • cerrada, si el uréter se encuentra obliterado.

Tanto en un caso como en el otro, deben tenerse en cuentalos síntomas generales y los urinarios. Síntomas generales:Se consideran los siguientes: fiebre, de intensidad variable, muy elevada y persistente en los casos de pionefrosis cerrada y generalmente menos elevada, en los casos de pionefrosis abierta; en los casos agudos, además de la crisis febril, se presentan escalofríos, cefaleas, náuseas, vómitos, astenia intensa, taquicardia y deshidratación:en los casos no agudos es frecuente constatar una alteración más o menos importante del estado general del paciente, dada por .astenia, anorexia, palidez y estado nauseoso, que puede llevar al vómito, en ocasiones y a la pérdida de peso. Síntomas urinarios:Fundamentalmente, son dos los síntomas que refieren estos enfermos:dolor lumbar gravativo y mantenido, pocas veces intenso, con ligera irradiación hacia el flanco y fosa ilíaca correspondientey que puede agudizarse por la retención del contenido purulento; orinas turbias, con un olor más o menos fétido y frecuentemente con gran cantidad de pus, que forma, un precipitadocaracterístico que llama la atención del enfermo. Aparte de estos dos síntomas fundamentales, en el curso de esta afección, pueden aparecer también síntomas de cistitis (polaquiuria,ardor, etc), relacionados con la infecciónvsical concomitante; muy característicos y de intensidad notable en los casos de pionefrosis tuberculosa. La inspección es generalmente negativa. Mediante la palpación es posible constatar el aumento de volumen del riñón, el cual varía de acuerdo con la intensidad de la dilataciónpionefrótica, o se encuentra enmascadado por la perinefritis concomitante. En líneas generales, se aprecia el riñón como un tumor lumbar de superficie más o menos regular y, frecuentemente, doloroso. El examen macroscópico de la orina denota la edxistencia de un contenido purulento, que forma un sedimento característico, espeso y amarillento.

Diagnóstico

El diagnóstico positivo se lleva a cabo valorando los datos siguientes:el antecedente de la afección renal previa; los síntomas referidos de fiebre elevada, dolor lumbar y orinas turbias con el sedimento característico; los signos encontrados durante el examenfísico, riñón palpable y doloroso, fundamentalmente, así como alteraciones radiográficas que se descubren mediante el examensimple y contrastado del tracto urinario. En el examen simple se comprueba un aumento de volumen del riñón, así como la posible existencia de cálculos renales o ureterales . Igualmente, puede observarse un borramiento del contorno renal, así como del músculo psoas. En los negativos radiográficos de eliminación o contrastados se evidencia la deficiencia funcional del riñón afectado, y se constata en muchos casos la ausencia total de eliminación del contraste. El examen dse orina determina la existencia de piuria, sospechada desde la realización del examen físico, por lo cual se indica urocultivo para determinar el germen infectante y su sensibilidad antibiótica. En el hemograma se halla leucocituria con desviación a la izquierda, según la agudeza de la infección, además, la eritrosedimentación es elevada.

Evolución y complicaciones

Diagnosticada la afección correctamente y tratada con los procedimientos médicos y quirúrgicos adecuados, el enfermo evoluciona por lo general hacia la curación. No tratada, la pionefrosis evolucina progresivamente hacia un cuadro toxicoinfeccioso grave.En el curso de este procesopueden surgir las complicaciones siguientes.abceso perínefrítico, por infección del tejidocelularperirrenal:fistula lumbar, por drtenaje expontáneo al exterior del abceso perinefrítico, más raramente, puede abrirse la pionefrosis en la cavidad peritoneal y producir un cuadro de peritonitis o bien originarse fístulas en los órganos vecinos: estógago, colon, duodeno, etc e incluso pleura y pulmón.

Tratamiento

El tratamiento d ela pionefrosis es eminentemente quirúrgico, y de elección es la nefrectomía, siempre que lo permita el estado general del enfermo y el funcionamiento del riñón opuesto. Antes d ela intervención debe hacerse un tratamiento médico preparatorio para mejorar, en lo posible, las condiciones locales y generales del paciente. Para ello se emplean antibíoticos, trasfusiones de sangre, vitaminas, hidratación y remineralización

Fuente

Portillo Sánchez Ricardo, Valverde Medel Mariano, Morales Concepción Julio César. Urología. Editorial Pueblo y Educación 1988