Saltar a: navegación, buscar

Piratería de software

Piratería de software
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Concepto:Acto ilegal en donde una tercera persona, sin autorización del autor ni de la empresa productora, realiza copias de los discos compactos para venderlas y quedarse con todas las ganancias.

Piratería de software. Se denomina pirateo a la elaboración de copias ilegales de cintas de vídeo o de audio, programas informáticos o productos con marca registrada, que constituyen actos de agresión contra la propiedad intelectual y del Derecho de patentes y marcas, y se consideran como actos punibles en los códigos penales.

Concepto

Es un acto ilegal en donde una tercera persona, sin autorización del autor ni de la empresa productora, realiza copias de los discos compactos para venderlas y quedarse con todas las ganancias. Como este sujeto no pasa por controles de calidad ni utiliza productos de garantizados, ofrece al público discos más baratos pero de menor calidad y sin garantía de un funcionamiento óptimo. Incurre en el delito de plagio quien difunde como propia una obra ajena, copiándola, reproduciéndola textualmente o tratando de disimular la copia mediante ciertas alteraciones atribuyéndose o atribuyendo a otro la autoría o titularidad.

Tipos de piratería de software

Dos de las formas más comunes de piratería de software:

  • Copias realizadas por el usuario final: amigos que se prestan discos entre sí, u organizaciones que no reportan el número real de instalaciones del material que realizaron.
  • Falsificación: duplicación y distribución a gran escala de software copiado ilegalmente.

El pirata provoca el desempleo, se enriquece ilícitamente y roba la Estado los tributos que debería pagar. Y lo que es más grave: promueve la fuga de talentos.

Piratería de Software en la Internet

Si bien Internet aumenta ampliamente las oportunidades para vender productos y servicios, también crea nuevas oportunidades para robar software. En efecto, el robo y la distribución de software amenazan con socavar el tremendo potencial de innovación, puestos de trabajo e ingresos que conlleva Internet.

Hasta hace poco, la copia no autorizada de software requería el intercambio físico de discos. Pero, a medida que Internet continuamente se vuelve más sencilla, rápida y menos cara, la piratería de software avanza al mismo ritmo. Internet viabiliza el paso de los productos de un ordenador a otro, sin ninguna transacción de discos y poco riesgo de detección. Algunos esquemas de piratería incluso involucran a ordenadores sin el conocimiento del propietario. La piratería que en el pasado requería la comprensión de complejos códigos informáticos ahora se puede realizar con el clic de un mouse. Y, de acuerdo con estimaciones recientes, aproximadamente 100 millones de norteamericanos ahora tienen acceso a Internet, con lo cual los piratas de software cuentan con un mercado ascendente.

La industria de alta tecnología está impulsando la revolución de la información, que a su vez es la piedra angular de la nueva economía. Las empresas miembros de BSA son los productores líderes de software, hardware y tecnologías innovadoras y han desempeñado un papel clave en el suministro de infraestructuras críticas para Internet y el comercio electrónico. Estamos a favor de la tecnología y nos abocamos a la promesa de las nuevas tecnologías, como las conexiones en redes par a par. En el centro de estas tecnologías se encuentra la propiedad intelectual. Si bien Internet nos ha facilitado a todos nosotros el intercambio de información, nada supone que debamos abandonar nuestras leyes. Los avances en las nuevas tecnologías dependen de una fuerte protección de la propiedad intelectual.

Una esperanza contra la Piratería del Software

La ofensiva por incorporar a los países en desarrollo en la era digital a través de computadoras a bajo costo, un plan de conectividad y programas de educación promete acelerarse en los próximos meses gracias a una serie de iniciativas lanzadas desde diversos frentes con el propósito de acortar la brecha digital en el país y combatir el contrabando y la piratería de software. Las propuestas preliminares proceden de los fabricantes de microprocesadores, Intel y AMD, así como del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT).

Cada uno ha creado por separado una computadora de bajo costo con el propósito de acercar a más personas al uso de la tecnología a través de la PC y la Internet. Sin embargo, la reciente promulgación de una ley que exonera temporalmente del pago del IGV a tres componentes básicos en toda computadora (microprocesador, disco duro y memoria) aumenta las esperanzas de que el precio de una PC nueva esté al alcance de más peruanos.

El impacto que tendrá la desgravación del IGV para estos tres componentes tendrá varios efectos en el mercado peruano. Empresarios involucrados en el negocio informático estiman que por un lado reducirá el costo de una computadora básica (con 60 GB de disco duro, 256 RAM y un procesador estándar) en un 10 por ciento. La norma ayudará además a reducir drásticamente el contrabando, incrementará la venta formal de computadoras nuevas (estimada en 74,700 unidades) y, según los cálculos de los congresistas que promovieron la ley, ayudará a que el Estado capte más dinero por concepto de IGV de lo que venía recaudando hasta hace poco. Los empresarios consideran que la ley 28827 o Ley de Impulso a la Formalización del Ensamblaje de Computadoras fomentará la industria informática en el país, sin el uso de piezas de contrabando o de segunda mano, y hará que más peruanos opten por comprar una PC nueva antes que una usada.

Los componentes exonerados del pago del IGV (19%) son elementos claves en una computadora. Para la Sunat resultaba casi imposible controlar el ingreso ilegal de estas piezas dado que ingresan fácilmente al país a través del contrabando hormiga. Esto generaba luego una cadena de ventas sin comprobante de pago debido a que el vendedor no tiene como demostrar la adquisición legal de partes y piezas. Los ensambladores informales suelen abastecerse de esta mercadería y luego arman computadoras de bajo precio que compiten de forma desleal con los empresarios formales. Esto es ampliamente visible en cualquier negocio informático donde ofrecen equipos ensamblados con precios rebajados y piezas de origen desconocido e incluso software pirata.

Según un estudio de Dominio Consultores, solo uno de cada cinco procesadores era importado legalmente en el país. La investigación revela que de cada 100 máquinas ensambladas en el país, 91 contaban por lo menos con una pieza o parte de contrabando. El análisis señala además que la perdida anual del Estado estimada para este año bordea los US$ 27 millones y la acumulada del 2003 al 2005 bordea los US$ 54 millones.

La norma ayudará además a combatir la piratería de software dado que los ensambladores formales están ahora obligados por presión de los propios fabricantes alternos de software libre como Ubuntu.

Microsoft tiene ahora un agresivo programa de validación de software original. Solo hay intentar descargar un actualización del sistema operativo Windows para percatarse del cambio. Incluso ha habilitado un formulario para denunciar directamente a los ensambladores o distribuidores de software clonado.

Fuentes