Saltar a: navegación, buscar

Proceso de enseñanza-aprendizaje

(Redirigido desde «Proceso Enseñanza Aprendizaje»)
Proceso de enseñanza-aprendizaje
Información sobre la plantilla
Didactica.JPG
Concepto:Parte integradora del proceso de enseñanza-aprendizaje se encuentran los componentes tales como: los objetivos, contenidos, las formas de organización, métodos, medios, y la evaluación.

Proceso de enseñanza-aprendizaje es el procedimiento mediante el cual se transmiten conocimientos especiales o generales sobre una materia, sus dimensiones en el fenómeno del rendimiento académico a partir de los factores que determinan su comportamiento.

El proceso de enseñanza-aprendizaje escolarizado es muy complejo e inciden en su desarrollo una serie de componentes que deben interrelacionarse para que los resultados sean óptimos. No es posible lograr la optimización del proceso si estos componentes no se desarrollan de manera óptima.

Para aquellos que de manera incipiente se interesan por comprender el fenomeno del rendimiento académico a partir de los factores como el éxito o fracaso escolar, es recomendable que se aproximen de manera previa al estudio de algunas variables que están implícitas en el mismo.

Al buscar las causas del fracaso escolar se apunta hacia los programas de estudio, la masificación de las aulas, la falta de recursos de las instituciones y raras veces al papel de los padres y su actitud de creer que su responsabilidad acaba donde empieza la de los maestros.

Por su parte, los profesores en la búsqueda de solución al problema se preocupan por desarrollar un tipo particular de motivación en sus estudiantes, «la motivación para aprender», la cual consta de muchos elementos, entre los que se incluyen la planeación, concentración en la meta, conciencia de lo que se pretende aprender y cómo se pretende aprenderlo, búsqueda activa de nueva información, percepciones claras de la retroalimentación, elogio y satisfacción por el logro y ninguna ansiedad o temor al fracaso (Johnson y Johnson, 1985).

Reflexiones acerca del estado actual del proceso de enseñanza-aprendizaje

El estudio de un número considerable de investigaciones recientes y relacionadas con el tema que aquí se aborda permite reconocer un amplio movimiento de las ideas de diferentes autores hacia la búsqueda de una mayor profundización en el binomio enseñanza-aprendizaje.

Pudieran ser muchos los factores que están incidiendo en la actualidad del tema, pero sin duda alguna, en el fondo del mismo no podemos desconocer el cuerpo de conocimientos que aporta la Psicología vigente en relación con el aprendizaje.

Tampoco podemos ignorar lo que dicho cuerpo teórico ha aportado para hacer un análisis más profundo de nuestra práctica educativa, como una vía esencial para alcanzar una mayor conceptualización o reconceptualización del proceso de enseñanza-aprendizaje.

A modo de ilustración de lo anterior, es bueno recordar palabras de César Coll (1987), quien al abordar lo concerniente a la «construcción del conocimiento y los mecanismos de influencia educativa» plantea que por una serie de circunstancias vinculadas con el desarrollo histórico de la psicología, la concepción constructivista del aprendizaje ha prestado atención a los procesos individuales, no así al hecho de que estos procesos tienen lugar en un contexto interpersonal, y que, por lo tanto, no podremos llegar a ofrecer una explicación detallada, fundamentada y útil de cómo aprenden los alumnos en la escuela si no analizamos los procesos de aprendizaje en estrecho vínculo con los procesos de enseñanza con los que están interconectados.

Este proceso ha sido históricamente caracterizado de formas diferentes, que van desde la identificación como proceso de enseñanza con un marcado énfasis en el papel central del maestro como transmisor de conocimientos, hasta las concepciones más actuales en la que se concibe el proceso de enseñanza-aprendizaje como un todo integrado en el que se pone de relieve el papel protagónico del educando.

El proceso de enseñanza-aprendizaje es una unidad dialéctica entre la instrucción y la educación; igual característica existe entre el enseñar y el aprender. Todo el proceso de enseñanza-aprendizaje tiene una estructura y un funcionamiento sistémicos, es decir, está conformado por elementos o componentes estrechamente interrelacionados. Este enfoque conlleva a realizar un análisis de los distintos tipos de relaciones que operan en mayor o menor medida en los componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje

Los componentes son:

  • objetivos,
  • contenidos,
  • formas de organización,
  • métodos,
  • medios,
  • evaluación.

El éxito escolar

Según la percepción de Redondo (1997), este requiere de un alto grado de adhesión a los fines, los medios y los valores de la institución educativa, que probablemente no todos los estudiantes presentan. Aunque no faltan los que aceptan incondicionalmente el proyecto de vida que les ofrece la institución, es posible que un sector lo rechace, y otro, tal vez el más sustancial, solo se identifica con el mismo de manera circunstancial. Aceptan, por ejemplo, la promesa de movilidad Social y emplean la escuela para alcanzarla, pero no se identifican con la cultura y los valores escolares, por lo que mantienen hacia la institución una actitud de acomodo, la cual consiste en transitar por ella con solo el esfuerzo necesario. O bien se encuentran con ella en su medio cultura natural pero no creen o no necesitan creer en sus promesas, porque han decidido renunciar a lo que se les ofrece, o lo tienen asegurado de todos modos por su condición social y entonces procuran disociarse de sus exigencias. Sería excelente que todos los alumnos ingresaran a la escuela con mucha motivación para aprender, pero la realidad dista mucho de ésta perspectiva, ya que algunos alumnos aún encuentran aburrida o irrelevante la actividad escolar.

El docente

El proceso de enseñanza-aprendizaje.

El mismo en primera instancia debe considerar cómo lograr que los estudiantes participen de manera activa en el trabajo de la clase, es decir, que generen un estado de motivación para aprender; por otra parte pensar en cómo desarrollar en los alumnos la cualidad de estar motivados para aprender de modo que sean capaces «de educarse a si mismos a lo largo de su vida» (Bandura, 1993) y finalmente que los alumnos participen cognoscitivamente, en otras palabras, que piensen a fondo acerca de qué quieren estudiar.

Tres dimensiones: educación, enseñanza y aprendizaje

Para adentrarnos en el fenómeno educativo, es necesario partir de la conceptualización de la magnitud de lo que es la educación, la enseñanza y el aprendizaje. El concepto de educación es más amplio que el de enseñanza y aprendizaje, y tiene fundamentalmente un sentido espiritual y moral, siendo su objeto la formación integral del individuo. Cuando ésta preparación se traduce en una alta capacitación en el plano intelectual, en el moral y en el espiritual, se trata de una educación auténtica, que alcanzará mayor perfección en la medida que el sujeto domine, autocontroles y autodirija sus potencialidades: deseos, tendencias, juicios, raciocinios y voluntad.

La educación

La educación es el conjunto de conocimientos, órdenes y métodos por medio de los cuales se ayuda al individuo en el desarrollo y mejora de las facultades intelectuales, morales y físicas. La educación no crea facultades en el educando, sino que coopera en su desenvolvimiento y precisión (Ausubel y colbs., 1990). Es el proceso por el cual el hombre se forma y define como persona. La palabra educar viene de Educere, que significa sacar afuera. Aparte de su concepto universal, la educación reviste características especiales según sean los rasgos peculiares del individuo y de la sociedad. En la situación actual, de una mayor libertad y soledad del hombre y de una acumulación de posibilidades y riesgos en la sociedad, se deriva que la educación debe ser exigente, desde el punto de vista que el sujeto debe poner más de su parte para aprender y desarrollar todo su potencial.

La enseñanza

Es el proceso mediante el cual se comunican o transmiten conocimientos especiales o generales sobre una materia. Este concepto es más restringido que el de educación, ya que ésta tiene por objeto la formación integral de la persona humana, mientras que la enseñanza se limita a transmitir, por medios diversos, determinados conocimientos. En este sentido la educación comprende la enseñanza propiamente dicha. Los métodos de enseñanza descansan sobre las teorías del proceso de aprendizaje y una de las grandes tareas de la pedagogía moderna ha sido estudiar de manera experimental la eficacia de dichos métodos, al mismo tiempo que intenta su formulación teórica.

El aprendizaje

Este concepto es parte de la estructura de la educación, por tanto, la educación comprende el sistema de aprendizaje. Es la acción de instruirse y el tiempo que dicha acción demora. También, es el proceso por el cual una persona es entrenada para dar una solución a situaciones; tal mecanismo va desde la adquisición de datos hasta la forma más compleja de recopilar y organizar la información. El aprendizaje tiene una importancia fundamental para el hombre, ya que, cuando nace, se halla desprovisto de medios de adaptación intelectuales y motores. En consecuencia, durante los primeros años de vida, el aprendizaje es un proceso automático con poca participación de la voluntad, después el componente voluntario adquiere mayor importancia (aprender a leer, aprender conceptos, etc.), dándose un reflejo condicionado, es decir, una relación asociativa entre respuesta y estímulo. A veces, el aprendizaje es la consecuencia de pruebas y errores, hasta el logro de una solución válida. De acuerdo con Pérez Gómez (1992) el aprendizaje se produce también, por intuición, o sea, a través del repentino descubrimiento de la manera de resolver problemas.

Relación objetivo-contenido-método

El objetivo en la enseñanza es el punto de partida y premisa general pedagógica para toda la educación, pues él expresa la transformación planificada que se desea lograr en el alumno. Por ello, determina el contenido de la enseñanza, es decir la base informativa concreta que debe ser objeto de asimilación.

El objetivo también influye decisivamente en la determinación y selección de la totalidad de vías y condiciones organizativas que conducen a su cumplimiento, es decir, el método y la organización de la enseñanza.

Resulta imposible cumplir los elevados objetivos del sistema de educación, si se cumplen formas organizativas y métodos que conduzcan a formalismo, al esquematismo, a la rutina y con ello al aprendizaje netamente reproductivo. La formación de la personalidad desarrolladas multilateralmente solo poder lograrse si se seleccionan métodos y formas organizativas de enseñanza que promuevan al desarrollo de la independencia cognoscitiva y las capacidades creadoras.

La categoría objetivo ocupa un papel rector en la formación del proceso de enseñanza, constituye el punto de partida y la premisa pedagógica general de todo el proceso de enseñanza. Ella cumple con las siguientes funciones.

Funciones

  • Determina el contenido, métodos y las formas organizativas de la enseñanza, al expresar la transformación planificada que se desea lograr en el alumno en función de la formación del hombre a que aspira la sociedad.
  • Orienta el trabajo del maestro, profesores y alumnos en el proceso de enseñanza-aprendizaje (función orientadora).
  • Constituyen criterios esenciales en el análisis de la eficacia de la enseñanza mediante la evaluación de sus resultados. (función valorativa).
  • Proyectan el trabajo del maestro o profesor hacia el futuro (función proyectiva).

Estructura

La estructura de los objetivos se identifica con los elementos del sistema enseñanza-aprendizaje y son entre otros:

Conocimientos, hábitos, habilidades, capacidades, convicciones, sentimientos, actitudes, peculiaridades del carácter, sistema, motivos e intereses.

Carácter sistémico y multilateral

El proceso docente está compuesto por un conjunto de formas y actividades que deben constituir un todo armónico desde el punto de vista de los objetivos del contenido que se trate. Los cambios que se efectúan en la actividad mental de los alumnos son el resultado de las actividades continuas en todos los contenidos que comprenden el proceso de formación.

El logro de los objetivos de una asignatura, disciplina o curso trasciende los límites de ella y contribuye al éxito de las restantes.

Derivación gradual

La derivación gradual de los objetivos expresa el carácter mediato e inmediato en el logro de estas. Ella permite reconocer que los objetivos constituyen un sistema rigurosamente articulado que se deriva de las necesidades sociales. Estos se van derivando de los objetivos generales del sistema de educación, a los objetivos de cada tipo de educación y a cada nivel, luego a los objetivos de grado, asignatura y unidad y por último el profesor lo deriva para cada clase a través del estudio de los programas. La derivación gradual de los objetivos no debe entenderse como la descomposición de estos en acciones aisladas, cada uno debe ser considerado como elementos del sistema rigurosamente articulado que constituyen los objetivos de la educación.

Correspondencia de los objetivos con los niveles de asimilación

Para poder dirigir acertadamente la actividad cognoscitiva de los alumnos, el profesor tiene que precisar el nivel de asimilación que deben lograr en el tratamiento de los contenidos establecidos en los programas, lo cual está estrechamente relacionado con la evaluación de los resultados del aprendizaje.

Orientación hacia el objetivo

Al dirigir el proceso de aprendizaje, se considerar que su carácter consciente estimula la actividad cognoscitiva. El aprendizaje es tanto más efectivo, cuando más se logra fijar en los alumnos el propósito futuro y se les hace conciencia del camino que ha de seguir para lograrlo. Se puede ver la importancia del objetivo si se extiende no sólo a la actividad del maestro, sino también a la de los alumnos. De ahí la enorme significación que tiene la correcta utilización de la orientación hacia el objetivo como función didáctica.

Definición

Los objetivos son las metas, propósitos o aspiraciones previamente concebidas a lograr en los estudiantes en el proceso de enseñanza.

Elementos que deben estar presentes en la formación del objetivo

a) La habilidad o acción a realizar por el estudiante.

b) El conocimiento, es decir el objeto sobre el cual se realiza la acción.

c) Las condiciones bajo las cuales el estudiante debe realizar la acción.

d) Las características e indicadores cualitativos que debe tener la habilidad o formar (manual, cognoscitiva, organizativa y profesional).

Corresponde en el orden metodológico, prepararse para determinar eficientemente los problemas de la sociedad (entidades, empresas, instituciones científicas y de servicios, entre otros), que tienen su solución, mediante una respuesta, ordenada didácticamente en una forma de educación de posgrado o de educación permanente, como una expresión más del desarrollo científico-teórico de las Universidades inmersas en esa sociedad.

Resulta necesario ejercitar la elaboración de los objetivos didácticos, para lo cual es importante apoyarse en el Sistema de Habilidades propuesto por el Dr. Lazo Machado, Jesús.

Analizar: Determinar los límites del objeto a analizar (todo). Determinar los criterios de descomposición del todo. Delimitar las partes del todo. Estudiar cada parte delimitada.

Descomposición mental del objeto de estudio en sus partes integrantes, con el objeto de revelar su composición y estructura así como su descomposición en elementos más simples.

Sintetizar: Comparar las partes entre sí (rasgos comunes y diferencias). Descubrir los nexos entre las partes casuales de condicionalidad. Elaborar conclusiones acerca de la integridad del todo.

Comparar: Determinar los objetivos de comparación. Determinar las líneas o parámetros de comparación. Determinar las diferencias y semejanzas entre los objetos para cada línea de comprensión. Elaborar conclusiones acerca de cada línea (síntesis parcial). Elaborar conclusiones acerca de cada objeto de comparación. (síntesis parcial). Elaborar conclusiones generales.

Determinar: Analizar el objeto del estudio. Comparar entre sí las partes del todo. Descubrir lo determinante fundamental, lo estable del todo. Revelar los nexos entre los rasgos esenciales.

Abstraer: Analizar el objeto de cada abstracción. Determinar lo esencial. Despreciar los rasgos y nexos secundarios, no determinantes del objeto.

Caracterizar: Analizar el objeto. Determinar lo esencial del objeto. Comparar con otros objetos de su clase y otras clases. Seleccionar los elementos que lo tipifican y distinguen de los demás objetos. Determinar los rasgos esenciales del objeto de estudio que permiten diferenciarlo de los demás.

Definir: Determinar las características esenciales que distinguen y determinan el objeto de definición. Enunciar la forma sintética y precisar los rasgos esenciales del objeto.

Identificar: Analizar el objeto. Caracterizar el objeto. Establecer la relación del objeto con un hecho, concepto o ley de los conocidos.

Clasificar: Identificar el objeto de estudio. Seleccionar los criterios o fundamentos de clasificación. Agrupar los fundamentos de diferentes clases o tipos. Ordenar o disponer por clases.

Ordenar: Identificar el objeto de estudio. Seleccionar el o los criterios de ordenamiento (lógico, cronológico). Clasificar los elementos según el criterio de ordenamiento. Ordenar los elementos.

Generalizar: Determinar lo esencial de cada elemento del grupo a generalizar. Comparar los elementos. Seleccionar los rasgos, propiedades o nexos esenciales y comunes de todos los elementos. Clasificar y ordenar estos rasgos. Definir los rasgos esenciales del grupo. Proceso lógico del tránsito de los singular a lo general.

Observar: Determinar el objeto de observación. Determinar los objetivos de la observación. Fijar los rasgos y características del objeto con relación a los objetivos.

Describir: Determinar el objeto de describir. Observar el objeto. Elaborar el plan de descripción. (ordenamiento lógico de los elementos a describir). Reproducir las características del objeto siguiendo el plan.

Relatar, Narrar: Delimitar el período temporal de acontecimientos a relatar. Seleccionar el argumento del relato. (acciones que acontecen como hilo conductor de la narración en el tiempo). Caracterizar los demás elementos que den vida y condiciones concretas al argumento. (personales, situación histórica, relaciones espacio-temporales, etc.) Exponer el ordenamiento del argumento y el contenido.

Ilustrar: Determinar el concepto, regularidad o ley que se requiere ilustrar. Seleccionar los elementos actuales (a partir de criterios lógicos) y de observación, descripción relatos u otras fuentes. Establecer las relaciones de correspondencia de lo actual como lo lógico. Exponer ordenadamente las relaciones encontradas.

Valorar: Caracterizar el objeto de valoración. Establecer los criterios de valoración (valores). Comparar el objeto con los criterios de valor establecidos. Refutar las tesis de partido del objeto de crítica.

Relacionar: Analizar de manera independiente los objetos a relacionar. Determinar los criterios de relación entre los objetos. Determinar los nexos de un objeto hacia otro a partir de los criterios seleccionados. (elaborar análisis parcial). Elaborar las conclusiones generales.

Razonar: Determinar las premisas (juicios o criterios de partida). Encontrar la relación de indiferencia entre las premisas a través del término medio. Elaborar la conclusión (nuevo juicio obtenido).

Interpretar: Analizar el objeto de información. Relacionar las partes del objeto. Encontrar la lógica de las conclusiones encontradas. Elaborar las conclusiones acerca de los elementos, relaciones y razonamientos que aparecen en el objeto o información a interpretar. Comprender y explicar bien o mal un asunto o materia.

Argumentar: Interpretar el juicio de partida. Encontrar de otras fuentes los juicios que corroboran el juicio inicial. Seleccionar las reglas lógicas que sirvan de base al razonamiento.

Explicar: Interpretar el objeto de información. Argumentar los juicios de partida. Establecer las interrelaciones de los argumentos. Ordenar lógicamente las interrelaciones encontradas. Exponer ordenadamente los juicios y razonamientos.

Es la función fundamental de la investigación científica, que consiste en descubrir la esencia del objeto de estudio.

Demostrar: Caracterizar el objeto de demostración. Seleccionar los argumentos y hechos que corroboran el objeto de demostración. Elaborar los razonamientos que relacionan los argumentos.

Calcular: Efectuar un conjunto de operaciones matemáticas para caracterizar el objeto de estudio.

Regular: Ajustar, reglar o poner en orden una cosa.

Enumerar: Exposición sucesiva y ordenada en las partes de un todo y la parte.

Aplicar: Utilizar determinados conocimientos y habilidades relacionados con el objeto de estudio para obtener otros nuevos.

Formular: Expresar algo en términos claros y precisos.

Deducir: Método de razonamiento que va de la proposiciones generales a las conclusiones particulares.

Elaborar: Preparar un producto por medio de un trabajo adecuado.

Desarrollar: Aumentar, acrecentar, perfeccionar, mejorar. Explicar y sacar las consecuencias de una teoría.

Evaluar: Valuar. Fijar valor a una cosa.

Medir: Determinar una cantidad comparándola con la unidad.

Investigar: Indagar. Hacer diligencias para descubrir una cosa.

Algoritmizar: Plantear una sucesión estricta de operaciones que describan un procedimiento conduncente a la solución de un problema.

Graficar: Representar relaciones entre objetos, tanto desde el punto de vista geométrico como de diagramas o tablas.

Demostrar: Establecer una sucesión finita de pasos, para fundamentar la veracidad de una proposición o su refutación.

Diseñar: Proceso de idear un sistema, componente o proceso para que cumpla con los requerimientos deseados.

Explotar: Sacar utilidad o provecho de una cosa.

Operar:Hacer que algo realice su función.

Mantener: Realizar las acciones necesarias para que algo funcione el tiempo posible.

Seleccionar:Elegir, escoger por medio de una selección, elección de una cosa entre otras.

Ejecutar: Desempeñar con arte o facilidad algo.

Reparar: Hacer que algo roto funcione.

Montar: Preparar algo para que pueda funcionar.

Modelar: Caracterizar por medio gráfico o matemático un proceso cualquiera.

Simular: Condicionar los valores de un modelo determinado para que logre un comportamiento real. Validación de un modelo.

Organizar: Dar a las partes de un todo la estructuración necesaria para que pueda funcionar.

Habilidades generales: Son aquellas capacidades comunes a determinada carrera o carreras.

Habilidades integradoras

Son aquellas capacidades que sistematizan las habilidades generales, y posibilitan su selección algorimización para solucionar los problemas profesionales reales inherentes al objeto del egresado; aplicando el método científico-investigativo propio del modo de actuación profesional.

Teoría psicológica

La base fundamental de todo proceso de enseñanza-aprendizaje se halla representada por un reflejo condicionado, es decir, por la relación asociada que existe entre la respuesta y el estímulo que la provoca. El sujeto que enseña es el encargado de provocar dicho estímulo, con el fin de obtener la respuesta en el individuo que aprende. Esta teoría da lugar a la formulación del principio de la motivación, principio básico de todo proceso de enseñanza que consiste en estimular a un sujeto para que éste ponga en actividad sus facultades, el estudio de la motivación comprende el de los factores orgánicos de toda conducta, así corno el de las condiciones que lo determinan. De aquí la importancia que en la enseñanza tiene el incentivo, no tangible, sino de acción, destinado a producir, mediante un estímulo en el sujeto que aprende (Arredondo, 1989).

Condición individual

También, es necesario conocer las condiciones en las que se encuentra el individuo que aprende, es decir, su nivel de captación, de madurez y de cultura, entre otros. El hombre es un ser eminentemente sociable, no crece aislado, sino bajo el influjo de los demás y está en constante reacción a esa influencia. La enseñanza resulta así, no solo un deber, sino un efecto de la condición humana, ya que es el medio con que la sociedad perpetúa su existencia. Por tanto, como existe el deber de la enseñanza, también, existe el derecho de que se faciliten los medios para adquirirla, para facilitar estos medios se encuentran como principales protagonistas el estado, que es quien facilita los medios, y los individuos, que son quienes ponen de su parte para adquirir todos los conocimientos necesarios en pos de su logro personal y el engrandecimiento de la sociedad.

Tendencia actual

La enseñanza se dirige hacia la disminución de la teoría, o complementarla con la práctica. En este campo, existen varios métodos, uno es los medios audiovisuales que normalmente son más accesibles de obtener económicamente y con los que se pretende suprimir las clásicas salas de clase, todo con el fin de lograr un beneficio en la autonomía del aprendizaje del individuo. Otra forma, un tanto más moderno, es la utilización de los multimedios, pero que económicamente por su infraestructura, no es tan fácil de adquirir en este medio, pero brinda grandes ventajas para los actuales procesos de enseñanza-aprendizaje.

Factores determinantes

A la hora que un individuo aprende y es el hecho de que hay algunos alumnos que aprenden ciertos temas con más facilidad que otros, para entender esto, se debe trasladar el análisis del mecanismo de aprendizaje a los factores que influyen, los cuales se pueden dividir en dos grupos: los que dependen del sujeto que aprende (la inteligencia, la motivación, la participación activa, la edad y las experiencia previas) y los inherentes a las modalidades de presentación de los estímulos, es decir, se tienen modalidades favorables para el aprendizaje cuando la respuesta al estímulo va seguida de un premio o castigo, o cuando el individuo tiene conocimiento del resultado de su actividad y se siente guiado y controlado por una mano experta.

Reflexión

Los paradigmas de enseñanza aprendizaje por lo planteado anteriormente, podemos decir que han sufrido transformaciones significativas en las últimas décadas, lo que ha permitido evolucionar dicho proceso, por una parte, de modelos educativos centrados en la enseñanza preestablecida lo cual era a principio, a modelos dirigidos al aprendizaje en constante evolución, y por otra, al cambio en los perfiles de maestros y alumnos, en éste sentido, los nuevos modelos educativos demandan que los docentes transformen su rol de expositores del conocimiento al de monitores del aprendizaje, y los estudiantes, de espectadores del proceso de enseñanza, al de integrantes participativos, propositivos y críticos en la construcción de su propio conocimiento. Asimismo el estudio y generación de innovaciones en el ámbito de las estrategias de enseñanza-aprendizaje, se constituyen como líneas prioritarias de investigación para transformar el acervo de conocimiento de las Ciencias de la Educación en cualquiera de sus escenarios incluidos lo de las Ciencias médicas.

Fuentes

  • Ausubel, D.; Novak, J.; Hanesian, H. (1990): Psicología Educativa: Un punto de vista cognoscitivo. México: Editorial Trillas.
  • Johnson, D.; Johnson, R. (1985): «Motivational processes in cooperative competitive and individualistic learning situations», en Ames, C.; y Ames, R. (eds.): Research on motivation in education. Vol. 2: The classroom milieu (págs. 249-286). Nueva York: Academic Press, 1985.
  • Pérez Gómez, A. (1992): La función y formación del profesor en la enseñanza para la comprensión: comprender y transformar la enseñanza. Madrid: Morata, 1992.
  • Redondo Rojo, J. (1997): «La dinámica escolar: de la diferencia a la desigualdad», artículo en la Revista de Psicología. Facultad de Ciencias. Chile. Universidad de Chile. Volumen VI, Edición Electrónica.
  • Arredondo, M. (1989): Notas para un modelo de docencia: formación pedagógica de profesores universitarios. Cuba: editorial desconocida, segunda edición, 1989.
  • Bandura, A. (1993): «Perceived self-efficacy in cognitive development and functioning», artículo en la revista Educational Psychologist, 28, págs. 117-148; 1993.
  • Bandura, A. (1993): «Perceived self-efficacy in cognitive development and functioning», artículo en Teoría y experiencias en México. México: ANUIES-UNAM. CESU, 1993.
  • Calero Fernández, Nancy: Sitio Centro de Desarrollo Social e investigación, Diplomado Internacional Currículo y Didáctica
  • Marquès Graells, Pere (2001): La enseñanza. Buenas prácticas. La motivación, artículo de 2001 publicado en el sitio web Pere Marqués. Consultado 3 de agosto de 2010.
  • Medios de enseñanza, componentes de enseñanza-aprendizaje, artículo en el sitio web Monografías.com.