Santiago (Libro de la Biblia)

De EcuRed
Santiago (Libro de la biblia)
Información sobre la plantilla
Autor(es):Santiago
Categoría:Escritura sagrada
Lugar:Jerusalén

Santiago, libro de la Biblia está escrito a las 12 tribus de Israel, junto con las epístolas de Pedro, Juan, y Judas, forma parte de las llamadas epístolas generales, debido a que no están dirigidas a ninguna iglesia cristiana en general. La carta contiene muy poca doctrina. Tiene enseñanza de la moral, la ética, y la demostración practica de la fe personal.

Contenido

Ubicación

Es un libro bíblico del Nuevo Testamento, que en las biblias cristianas se ubica entre los libros de Hebreos y 1 Pedro.

Surgimiento histórico del libro

Santiago pastor de la iglesia de Jerusalén por 30 años, trabajando con el pueblo Judío, escribe a los Judíos esparcidos por varias regiones. Y ya se estaban saliendo de la gracia, para mas gracia, dependiendo demasiado de la fe, olvidando las obras de la fe.

Todo había cambiado radicalmente desde aquel día en que Santiago le dijo a su medio hermano lo que debía hacer si quería que todos lo conocieran. Falto de fe, y seguro de que Jesús no era mas que su hermano mayor, Santiago le había sugerido a Jesús que se llevara a sus discípulos y que subiera a la fiesta de los tabernáculos para realizar allí sus obras. Tal vez Jesús hubiera encontrado allí mas discípulos, pero Santiago no habría de contarse entre ellos hasta que Jesús resucitara de entre los muertos (1 Co 15:7). Convencido a partir de entonces de que Jesús era el Cristo, Santiago no volvería a insistir en su relación de parentesco con Jesús sino en su relación espiritual como siervo suyo. Santiago llego a ser columna de la iglesia, líder del concilio de Jerusalén, y amigo de Pedro y de Pablo. Más importante aun, era amigo de Jesús, con quien había hecho un pacto y por quien habría de ser martirizado hacia el año 62 d.C. Antes del 50 d.C., o a principios de esa década, Santiago escribía su única carta que llegaría a formar parte de las Sagradas Escrituras, una carta que mostraría la esencia del evangelio desde un punto de vista práctico.

Vista General de Santiago

Esta carta se debe considerar como una guía práctica del cristianismo, aunque sólo se menciona a Cristo dos veces (1:1; 2:1). Es una lección de contrastes: pruebas útiles y perjudiciales; sabiduría genuina y falsa; fe verdadera y falsa. Su contenido es práctico, con un promedio de más de una orden cada dos versículos. ¿A quién escogió Dios para escribir una carta tan notable?

El autor se presenta en el saludo de apertura como Santiago, pero no se identifica como apóstol (1:1). En el Nuevo Testamento se mencionan cuatro personas con este nombre, pero fue Santiago, hermano de Jesús y de Judas, quien escribió esta carta (Mt 13:55; Mr 6:3). Es interesante seguir el desarrollo de Santiago en la fe. Al principio él rechazó las declaraciones de Cristo (Jn 7:5). Después recibió una visita de Jesús resucitado (I Co 15:7), lo que tal vez resultó en su conversión porque más tarde él se encontraba entre los creyentes que aguardaban la prometida venida del Espíritu Santo (Hch 1:14). Llegó a ser líder en la iglesia de Jerusalén (Gá 1:18–19; 2:1, 9) y presidió sobre el primer concilio de la iglesia (Hch 15:13–21). Unos años después, Pablo lo visitó (Hch 21:17–25). Santiago escribió esta carta del trasfondo de su herencia y rica experiencia en la obra pastoral. Fue martirizado por su fe en el año 62 o 63 d.C.

Los lectores de esta carta son nombrados “las doce tribus que están en la dispersión” (1:1). Aparentemente Santiago se preocupaba por todos los judíos convertidos al cristianismo que antes habían formado parte de la congregación de Jerusalén, pero ahora residían en otras partes del mundo. Su dispersión se incrementó después del martirio de Esteban (Hch 7:54–8:3) y también durante la persecución bajo Herodes Agripa I (Hch 12:1–2). El historiador Josefo describe la situación de esta manera: “Ahora estos judíos han emigrado a todas las ciudades, y es difícil encontrar un lugar en el mundo habitado que no haya admitido a este grupo de hombres, y que no sea posesión de ellos” (Antigüedades, XIV, vii). Siendo uno de los libros del N.T. con características más judías, esta carta contiene más de cuarenta referencias al A.T. y más de veinte alusiones al Sermón del Monte. Inclusive, se retiene un nombre hebreo para Dios en 5:4 (Señor de Sabaot, i.e., Señor de los ejércitos). Santiago emplea quince veces este saludo común entre los creyentes judíos.

El reto a los que leen esta carta por primera vez y a todos los cristianos es: “Si posee fe genuina en Cristo para la salvación, demuéstrela.” El contenido de esta carta se puede considerar como la presentación de cuatro evidencias de la verdadera fe: 1) Los cristianos son instados a perseverar en el sufrimiento con alegría (1:2–16); 2) a servir espontáneamente como resultado de su fe (1:17–2:26); 3) son advertidos a hablar sabiamente (3:1–4:12); 4) a mostrar buen sentido en las relaciones con otros en sus vidas (4:13–5:20).

Esta carta es un perenne recordatorio de que cualquiera puede decir que es cristiano, pero la mejor evidencia de la fe genuina se manifiesta por la manera como uno vive.

Contenido

El libro de Santiago es la descripción básica de la relación que existe entre la fe y las obras. Tan arraigados en la ley mosaica y su sistema de obras estaban los judíos cristianos a quienes Santiago escribió, que dedicó mucho tiempo para explicarles la difícil verdad, de que nadie es justificado por las obras de la ley (Gálatas 2:16). Él les declara que aún si ellos con su mejor esfuerzo, trataran de guardar todas las varias leyes y rituales, lo cual es imposible de hacer, y transgredieran la parte más pequeña de la ley, esto los hacía culpables de toda ella (Santiago 2:10) porque la ley es una entidad y el quebrantar una parte de ella, es quebrantarla toda.

Versículos importantes en Santiago

1:2 Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.

1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios.

1:6 Pero pida con fe.

1:19 Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.

1:22 Pero sed hacedores de la palabra.

2:1 que vuestra fe sea sin acepción de personas.

2:12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.

3:1 Hermanos míos no os hagáis maestros.

4:7 Someteos, pues a Dios …..purificad vuestros corazones.

4:11 no murmuréis.

4:12 ¿Quien eres para que juzgues a otro?.

5:7 tened paciencia. Y afirmad vuestros corazones.

5:9 no os quejéis.

5:10 tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas.

5:12 no juréis.

5:13 haga oración…cante alabanzas…. llame a los ancianos.. y oren por él.

5:16 confesaos vuestras ofensas…y orad.

Fuente

  • Hernández, E. A., & Lockman Foundation (La Habra, C. (2003). Biblia de estudio : LBLA. (Stg). La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman.
  • Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
  • La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960