Saltar a: navegación, buscar

Segunda Guerra (WoW)

Segunda Guerra
Información sobre la plantilla
Segunda Guerra.jpg
Una de las grandes guerras que tuvieron lugar en la historia de Warcraft.
Lugar:Reino de Lordaeron, Khaz Modan y Azeroth
Consecuencias:
Victoria de la Alianza, destrucción física del Portal Oscuro.
Organizaciones involucradas:
Alianza de Lordaeron, Horda orca, Kirin Tor.

La Segunda Guerra fue un conflicto entre la recién formada Alianza de Lordaeron y la Vieja Horda, llegando a cubrir casi la totalidad de las tierras de los Reinos del Este y terminando con la victoria de la Alianza. Los hechos fueron relatados en Warcraft II: Tides of Darkness. La Segunda Guerra también se utiliza para referirse a eventos de Beyond the Dark Portal.


Preludio de la guerra

Estado antes de la guerra. En rojo los territorios controlados por la Horda, en azul los de la Alianza y amarillo para las naciones neutrales.

Tras los acontecimientos de la Primera Guerra, los sobrevivientes de Ventormenta liderados por Anduin Lothar se abrieron paso a través del mar hacia el norte, para alcanzar el reino de Lordaeron, buscando ayuda del Rey Terenas Menethil II. Tras el discurso apasionado de Lothar, Terenas llamo a un consejo de guerra de emergencia para discutir la amenaza orca. Mientras tanto, la Horda Orca saqueó la ciudad de Ventormenta y sus alrededores, destruyendo todos los asentamientos humanos al sur de Las Estepas Ardientes.

En los años entre la derrota del Reino de Azeroth y el estallido de la Segunda Guerra, se puede suponer que ambos, la Horda y la Alianza, pasaron por reformas masivas y comenzaron grandes construcciones militares en preparación para la guerra.

El Rey Terenas, a través de una maniobra política hábil, consiguió el apoyo de los reinos humanos de Guilneas, Stromgarde, Dalaran, Alterac y Kul Tiras. También se las arreglaron para ganar la lealtad de los enanos Bronzebeard de Forjaz, los enanos Wildhammer de Pico Nidal y los gnomos de Gnomeregan. Enviados del Rey Terenas trataron de conseguir el apoyo de los Altos elfos de Quel'Thalas, que en un principio no se mostraron interesados en el conflicto que se avecinaba y enviaron solo una miseria de sus fuerzas. Esto resultó en la creación de la Alianza de Lordaeron.

En los últimos días de la Primera Guerra, el líder del Consejo de la Sombra, el brujo Gul'dan cayó en un coma profundo tratando de sondear la mente de Medivh. Sin las maquinaciones del Consejo, la Horda fue presa de luchas internas. En un golpe de estado encabezado por Orgrim Doomhammer para poner fin a lo que él veía como una influencia corruptora sobre la Horda, el Consejo de la Sombra fue destruido y así como su marioneta, el Jefe de Guerra Blackhand el Destructor. Doomhammer tomó el control de las restantes fuerzas de la Horda y comenzó a reforzar sus devastados ejércitos con los orcos y ogros de más allá del Portal Oscuro. Con los trols, orcos y ogros luchando lado a lado, no pasó mucho tiempo antes que los emprendedores goblins vieran el potencial de ganancias al ayudarlos a ellos. La Horda obtuvó el apoyo de los mercenarios y maquinistas goblins y mediante el uso del Alma de Demonio lograron esclavizar a la dragona roja Alexstrasza y a la mayoría de sus polluelos. No se sabe que relación existía entre la Horda y las tribus de trols del Valle de Tuercespina, sin embargo ellos no se unieron a las fuerzas de la Horda y se mantuvieron aparte de la Segunda Guerra. Al despertar de su coma y encontrándose sin aliados, Gul'dan "juró " lealtad a Doomhammer y comenzó la creación de los primeros caballeros de la muerte al servicio del Jefe de Guerra. Ese fue el comienzo de la llamada Horda.

La ofensiva de la Horda

Mapa de la Segunda Guerra con las principales batallas y senderos de guerra.

En el sexto año después de la caída de Ventormenta, la Horda comenzó su ofensiva contra las fuerzas de la Alianza por el norte. La Horda lanzó dos ataques primarios simultáneamente. El primero fue una ofensiva terrestre lanzada fuera de las Montañas Roca Negra, que se trasladó al norte hacia los fuertes enanos de Khaz Modan. El segundo fue un asalto naval lanzado desde las ruinas de Ventormenta, que navegó hacia el norte tomando las islas de Zul'dare, Tol Barad y Crestfall, estableciéndolas como principales bases navales. Desde estos puntos de lanzamiento, la Horda desembarcó tropas en las costas de Los Humedales, Tierras Altas de Arathi y más importante en la costa sur de Lordaeron. Puestos de avanzada del sur como Costa Sur, Molino Tarren y Trabalomas fueron asaltados y la Horda encaminó gran cantidad de tropas a Lordaeron por esta vía, apoyados por la nación de Alterac que les proporcionó mapas y rutas secretas.

Poco después, Zul'jin y algunos de sus campeones fueron descubiertos por exploradores de la Horda en una prisión improvisada cerca de Molino Tarren. Al escuchar la noticia, Doomhammer ordenó inmediatamente su liberación del grupo de 40 hombres que lo había capturado. Ahora en deuda con Doomhammer, Zul'jin aceptó formar un pacto con la Horda orca: las llanuras y los valles de Lordaeron pertenecerían a la Horda, mientras que los trols recuperarían sus bosques ancestrales de sus mortales enemigos, los Altos Elfos.

El asalto terrestre de la Horda procedió a arrasar a Loch Modan, donde las fuerzas de los enanos y los gnomos, superadas en número, se vieron obligados a refugiarse en la ciudad de Forjaz, aislándose de la amenaza exterior. El clan Bleeding Hollow intentó varias incursiones en la poderosa ciudad de los enanos, pero todas en vano. Los enanos y gnomos quedaron entonces aislados del resto de la Alianza, solo tenían contacto mediante el apoyo aéreo. Después de la devastación de Loch Modan, la Horda avanzó mucho más al norte hacia Los Humedales, tomando Dun Algaz, Modr Dun y Grim Batol, convirtiéndolas en fortalezas para la Horda. Grim Batol se convirtió en la base principal para las operaciones terrestres y en un criadero para los dragones rojos esclavizados. Thandol Span fue un campo de batalla pivote en la Segunda Guerra, cambiando de posesión constantemente entre las dos facciones.

Por último, debido a una desviación del ejército principal de Lothar en Pico Nidal, la Horda pudo penetrar en Quel'Thalas a través de los acantilados sin ser detectados. Junto con la totalidad de la tribu Amani bajo el mando de Zul'jin, las tropas de Doomhammer cortando y quemando, se abrieron paso a través del Bosque Canción Eterna antes que los refuerzos de la Alianza pudieran llegar.

Breves contraataques de la Alianza

Indignados por el ataque en sus fronteras, los elfos, finalmente pusieron todas sus fuerzas en función de la contienda bélica. Esto incluyó el despliegue de destructores al sur de las Tierras del Interior y de las costas de Lordaeron. El Alto Comandante Lothar decidió dividir su ejército para maniobrar a la Horda. Envió una mitad al mando de su segundo para destruir la amenaza orca en el bosque de los elfos, mientras el al frente de la otra mitad permanecería en las Tierras del Interior para destruir la gran cantidad de fuerzas de la Horda que aún permanecían allí. Lordaeron y Quel'Thalas lograron hacer retroceder a la mayoría de las fuerzas de la Horda hacia las costas de Trabalomas, pero no antes que Gul'dan se apoderara de runas de los Altos Elfos, para usarlas en sus esfuerzo por crear ogros magos para la guerra. Con el apoyo de los elfos, la Alianza fue capaz de lanzar un ataque contra Zul'dare y poner fin a la invasión de Lordaeron. Aunque Trabalomas y Costa Sur fueron casi borrados, la marina de guerra Horda fue rechazada presumiblemente a las orillas de Los Humedales, Crestfall y las ruinas de Ventormenta.

Después de la victoria en el norte, la Alianza se concentró en hacer retroceder la ofensiva terrestre en el borde de las Tierras Altas de Arathi en los grandes puentes de Thandol Span. El primer paso fue una sangrienta reconquista de la fortaleza de Tol Barad para su uso como un punto de parada para una invasión Dum Modr, la base principal de apoyo para los ataques a Thandol Span. Con el apoyo naval de Tol Barad, las fuerzas terrestres de la Alianza fueron finalmente capaces de avanzar a través del Thandol Span y reclamar Dun Modr. La Alianza continuó empujando hacia el sur, tomando la base de Dun Algaz. A pesar de que fueron incapaces de tomar por completo la fortaleza maldita de Grim Batol, pudieron destrozar los ejércitos de la Horda haciéndolos retirarse hacia Khaz Modan.

Después de la derrota de las fuerzas de la Horda en Khaz Modan, sobrevino una breve pausa en el combate abierto. La Horda intentó reunir más tropas desde el sur, incluyendo los recién creados caballeros de la muerte. La Alianza comenzó a fijar su mirada hacia los restos de las fuerzas de la Horda en el norte de Lordaeron y para ello mandaron a Uther el Iluminado con sus recién formados caballeros de la Mano de Plata para ayudar a las víctimas de la guerra. Sin embargo un revuelta campesina de menor importancia en Mano de Tyr, condujo al descubrimiento de un complot del Señor Perenolde de Alterac, que estaba tratando de destruir la Alianza desde el interior. Aprendiendo de las parcelas de Alterac, las fuerzas de la Alianza arrasaron el pequeño reino traicionero.

El asedio de Lordaeron

La traición de Alterac había permitido la entrada de todo el ejército de la Horda a través de los muros de Lordaeron y comenzaron a asediar la capital. Las tropa de Stromgarde cortaron todos los refuerzos de la Horda en Alterac y encarcelaron a Perenolde por su traición a la patria. El conjunto del ejército de la Alianza se encontró con la Horda, pero no pudieron derrotarlos en un primer momento. Mientras tanto, Gul'dan guió a los clanes Stormreaver y Martillo Crepuscular a la ubicación de la Tumba de Sargeras en un intento por levantar la tumba del mar y reclamar los poderes demoníacos para él. Fue una tontería, puesto que ambos clanes incluyendo Gul'dan, fueron aniquilados por los demonios en su interior. Mientras tanto, Doomhammer retiró sus fuerzas para perseguir a Gul'dan con el fin de evitar que deshonrara a la Horda. La Alianza aprovechó esta ocasión y procedió a limpiar el resto de las tropas de la Horda de pie en Lordaeron, que estaban en ruinas y sin apoyo aéreo. Los clanes Stormreaver y Martillo Crepuscular fueron destruidos por las fuerzas de Doomhammer que incluían su arma secreta, los dragones rojos.

La recuperación de la Alianza

Con las fuerzas de la Horda debilitadas, la Alianza puso cerco a la fortaleza de la Roca Negra. Con el fin de romper el cerco, Doomhammer y sus seguidores cargaron fuera de la fortaleza y atacaron a Lothar y sus paladines. Después de un duelo titánico, Doomhammer logró matar a Lothar. Al morir Lothar, su segundo al mando, el paladín Turalyon tomó el control, hizo su prisionero a Doomhammer y persiguió a los orcos en retirada a su último bastión de poder, el Portal Oscuro.

Enfurecidas y rotas, las restantes fuerzas de la Horda intentaron defender el Portal Oscuro. En lo que se ha descrito como la batalla más sangrienta de la Segunda Guerra, los orcos fueron derrotados y Doomhammer encadenado. Poco después, el mago Khadgar, flanqueado por los valientes guerreros de la Alianza, destruyeron el Portal Oscuro. Con la destrucción del Portal Oscuro, la Segunda Guerra había terminado.


Fuentes

  • Artículo Second War. Disponible en: "www.wowwiki.com". Consultado, 24 de febrero de 2012.
  • Artículo Second War. Disponible en: "www.wowpedia.org". Consultado, 24 de febrero de 2012.