Sistema Nervioso Autónomo

De EcuRed
Sistema Nervioso Autónomo
Información sobre la plantilla
Sistema nervioso autónomo o sistema nervioso voluntario. Desempeña la importante función de controlar todos los actos que el organismo lleva a cabo por propia voluntad, como los del corazón, los del intestino y los de otros órganos internos.Cuenta con dos elementos diferentes: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

Está relacionado con la regulación de las funciones internas, y con respecto a su ontogenia, se clasificó como visceral por la inervación de estructuras y órganos que derivan del endodermo y mesodermo, como las vísceras, las glándulas y el sistema cardiovascular, que están controlados o regulados por el SNA. Está íntimamente asociado al sistema nervioso de la vida de relación, que inerva estructuras y órganos derivadas del ectodermo y el mesodermo, como la piel y el aparato locomotor, por lo que recibe el nombre de somático. El Sistema Nervioso Autónomo también está representado por nervios, ganglios y plexos que inervan el corazón, los vasos sanguíneos, glándulas, otros órganos viscerales y músculos lisos. Tiene amplia distribución en todo el cuerpo y controla las funciones denominadas automáticas o vegetativas, que no son fácilmente modificables a voluntad, lo que no significa que no exista supeditación a estructuras superiores.

Contenido

Sistema nervioso central

En el sistema nervioso central pueden distinguirse dos centros nerviosos: el encéfalo y la médula espinal. El primero se encuentra situado en el interior del cráneo y consta de millones de neuronas agrupadas formando una unidad, dentro de la cual tienen lugar las distintas funciones nerviosas. Los agrupamientos neuronales de mayor relevancia son el bulbo raquídeo, el cerebelo y el cerebro.

Estructura microscópica de los ganglios vegetativos o autónomos y su comparación con otros ganglios

Los ganglios autónomos o vegetativos son de tamaño variable, los hay muy pequeños, como los intramurales del parasimpático, situados en la pared de las vísceras, que pueden presentar escasas neuronas. Estos ganglios no presentan una cápsula bien definida. En los ganglios autónomos de mayor tamaño, como los de las cadenas simpáticas, se presenta una cápsula de tejido conjuntivo bien definida y un mayor número de neuronas. Las neuronas de los ganglios vegetativos son multipolares, más pequeñas que las de los ganglios craneoespinales, las fibras nerviosas son amielínicas (al salir del ganglio forman los ramos comunicantes grises) y se distribuyen irregularmente entremezcladas con los somas neuronales Los cuerpos neuronales son estrellados, el núcleo es excéntrico, y presenta las características típicas de los de las neuronas: es voluminoso, esférico, vesiculoso y con un nucléolo prominente. En el citoplasma se presentan los organitos típicos de las neuronas, con la diferencia que los gránulos de lipofucsina no son tan manifiestos como en las neuronas de los ganglios craneoespinales.

Características morfofuncionales de la división simpática

Sistema Nervioso Autónomo
Información sobre la plantilla

La división simpática del sistema nervioso autónomo tiene una poción central y una periférica. La porción central está constituida por una serie de núcleos situados en las astas laterales de la médula espinal desde TI hasta L II y la porción periférica por los troncos simpáticos (formados por una cadena de ganglios interconectados por fibras y situados a ambos lados de la columna vertebral), además ganglios prevertebrales como el celíaco, el mesentérico superior e inferior, plexos y nervios. Constituye la mayor parte del SNV, incluyendo en su porción periférica los dos troncos simpáticos ganglionares, sus ramos, plexos y ganglios de segundo y tercer orden. Tiene una más amplia distribución que el parasimpático pues inerva todas las glándulas sudoríparas de la piel, los músculos piloerectores, las paredes musculares de la mayoría de los vasos sanguíneos, el corazón, los pulmones y otras vísceras. Su distribución es universal. La división simpática tiene salidas toracolumbares a ganglios a lo largo de la médula espinal. Las neuronas preganglionares simpáticas tienen su cuerpo en las astas laterales (o intermedio laterales) de la médula espinal, del segmento T1 al L23 (segmentos medulares torácico o dorsal1 a lumbar23). Los axones de estas neuronas abandonan la médula por las raíces ventrales y luego con el nervio espinal. Pueden hacer sinapsis con las neuronas postganglionares simpáticas que se encuentran en la cadena ganglionar simpática, a ambos lados de la médula espinal, o en tres ganglios prevertebrales o en las neuronas diferenciadas en células endocrinas de las médulas suprarrenales. Los axones de las preganglionares dejan la médula al nivel específico, pero pueden inervar ganglios contiguos, rostral y caudalmente, viajando por los troncos nerviosos que conectan a los ganglios. La mayoría de las preganglionares son pequeñas fibras mielínicas, lentas. Cada preganglionar establece sinapsis con muchas postganglionares en diferentes ganglios. La relación es de 1 a 10, por lo que existe una gran divergencia. Las postganglionares son no mielínicas y dejan el ganglio por un ramo comunicante no mielínico. Desde el punto de vista de la estructura macroscópica, la porción periférica del sistema simpático está constituida por una larga cadena doble de ganglios situados a cada lado de la columna vertebral unidos por unos cordones finos, los troncos simpáticos y una serie de ganglios prevertebrales como los ganglios celíacos, el ganglio mesentérico superior y el ganglio mesentérico inferior, entre otros de menos importancia. La cadena simpática cervical está conformada por 3 ganglios: 1) ganglio cervical superior, el mayor a nivel de 2a y 3a vértebras cervicales; 2) el ganglio cervical medio, a veces ausente, a nivel de la 6a vértebra cervical o en las proximidades de la arteria tiroidea inferior cuando ésta aborda la glándula tiroides por su polo inferior; 3) el ganglio cervical inferior, que generalmente se fusiona con el primer ganglio torácico recibiendo el nombre de ganglio cervicotorácico, o ganglio estelar. Se localiza por delante de la cabeza de la costilla, en la vecindad del origen de la arteria vertebral. El sistema simpático presenta además de la cadena simpática, 2 nervios simpáticos puros, el nervio esplácnico mayor originado por ramos provenientes de los ganglios torácicos del 6 al 9 y el nervio esplácnico menor originado por ramos provenientes de los ganglios torácicos 10 y 11, ambos nervios reunidos o por separado, atraviesan el diafragma (porción lumbar) y terminan en el ganglio celíaco correspondiente. Inervan en general, la musculatura lisa y los vasos sanguíneos del intestino delgado y grueso. La cadena simpática toracolumbar presenta aún 4 ganglios lumbares definidos, una porción pelviana con ganglios sacros, mediales a los agujeros sacros anteriores y al final un ganglio coccígeo impar delante y a veces debajo del cóccix.

Características de las sinapsis. Neurotransmisores. Receptores postsinápticos. Enzimas

Encéfalo: Sistema Nervioso Autónomo
Información sobre la plantilla

Las sinapsis del sistema simpático son más complejas que las del sistema parasimpático, ofreciendo al mismo tiempo más posibilidades de acción específica farmacológica sobre ellas. La neurona preganglionar simpática tiene iguales características que la parasimpática: ambas liberan acetilcolina. Además, a esta acetilcolina corresponden también receptores nicotínicos y la misma acetilcolinesterasa. Por tanto, se puede afirmar que la sinapsis en el ganglio del sistema simpático es funcionalmente la misma que en el parasimpático. Las neuronas postganglionares simpáticas liberan en general noradrenalina,excepto algunas pocas que inervan las glándulas sudoríparas y vasos sanguíneos musculares; en estas estructuras se libera acetilcolina (simpático colinérgico). Las médulas suprarrenales, que puede considerarse como un ganglio simpático diferenciado en glándula endocrina, libera las hormonas adrenalina y en menor cantidad, noradrenalina. Consecuentemente, la mayoría de las neuronas postganglionares simpáticas se denominan adrenérgicas (noradrenérgicas), porque liberan noradrenalina en sus terminaciones. Los receptores adrenérgicos, son clasificados en dos tipos: el alfa, afines a la adrenalina, pero principalmente a la noradrenalina y el beta, afines casi exclusivamente a la adrenalina. A su vez, cada tipo se puede subdividir en los subtipos correspondientes. La enzima de la sinapsis en el ganglio es la acetilcolinesterasa. En las sinapsis adrenérgicas, existen dos tipos de enzimas que degradan la noradrenalina y la adrenalina: la monoaminooxidasa (MAO), que se localiza en las terminaciones nerviosas simpáticas y destruye a la noradrenalina que es recaptada, así como en los efectores, donde destruye a ésta y también a la adrenalina que penetran; y la catecolortometiltransferasa (COMT), que se encuentra en todos los tejidos, pero en especial, el hígado. La estimulación del simpático provoca respuestas de dilatación pupilar, aumento de al frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción del corazón, disminuye la secreción y contracción de glándulas y músculos del tubo digestivo, dilata los bronquios y provoca sudoración, así como respuestas metabólicas que proporcionan energía. Siendo la estimulación simpática generalmente "en masa", involucra la estimulación de ambas médulas suprarrenales, resultando en un aumento de la liberación de las hormonas adrenalina y noradrenalina, las que llegarán a los tejidos diana con cierta demora en relación con los efectos de la noradrenalina liberada en las terminaciones nerviosas, haciendo los efectos de la estimulación simpática más enérgicos y duraderos. Además, estas hormonas pueden llegar a tejidos que poseen receptores adrenérgicos, pero no inervación simpática. En conclusión, las hormonas suprarrenales potencian los efectos de la estimulación simpática haciéndolos más duraderos y enérgicos y permiten que llegue a lugares que de otra manera no recibirían esta influencia reguladora. Por otra parte, su hormona principal, la adrenalina, tiene efecto predominante sobre los receptores beta (que son los más abundantes en el corazón), determinando que la estimulación cardiaca reciba una contribución importante de las suprarrenales. Esto tiene importancia médica práctica, pues en los transplantes cardíacos el corazón no puede ser reinervado, pero el sistema simpático puede seguir regulando en parte su función a través de la actividad suprarrenal.

Características morfofuncionales de la división parasimpática

Encéfalo: Sistema Nervioso Autónomo
Información sobre la plantilla

La división parasimpática del SNA está constituida por una porción central y otra periférica. La porción central a su vez se divide en una porción craneal y sacra. La porción craneal está formada por núcleos parasimpáticos de los nervios craneales III, VII, IX y X, así como por núcleos situados en la médula espinal sacra, en las zonas intermedias laterales de los segmentos desde S II hasta S IV. La porción periférica está constituida por los axones que parten de los núcleos vegetativos de esos nervios craneales, los ganglios relacionados con estos nervios como el ciliar, pterigopalatino, ótico y submandibular, así como las fibras pre y postganglionar que llegan a los órganos que inervan estos nervios y por otra parte a nivel sacro está constituida por los nervios, ramos y plexos que llegan a órganos pelvianos como el recto, vejiga y órganos genitales haciendo sinapsis en ganglios situados muy cercanos a los órganos.

Estructura

Las neuronas preganglionares parasimpáticas tienen su cuerpo en los núcleos del tronco encefálico correspondientes a los pares craneales III, VII, IX y X. (Fig. 6) y en las zonas laterales de la médula sacra, segmentos S2 a S3 (en ocasiones comprende S1 y S4). Los axones de estas neuronas abandonan el SNC y establecen sinapsis con las neuronas postganglionares parasimpáticas ubicadas en ganglios o plexos periféricos que se encuentran en la vecindad o en la propia pared de los órganos que inervan. Estos órganos se localizan fundamentalmente en la parte media del cuerpo (cabeza y tronco). A diferencia del SS, los axones de las neuronas preganglionares parasimpáticas son largos, mientras que los axones de las postganglionares son cortos.

Los núcleos craneales parasimpáticos ya han sido estudiados al analizar los nervios craneales, solo se debe recordar los componentes autónomos en ellos. Los ganglios implicados en los nervios craneales III, VII, IX y X.

El III N.C. (Motor ocular Común), participa en la inervación de los músculos intrínsecos del ojo, por tanto participa en los procesos de acomodación y control pupilar, tal como fue estudiado en sistema visual. El Facial (VII). Inerva a las glándula submandibular y sublingual (ambas son salivales), glándulas lagrimales y mucosa nasopalatina.

El glosofaríngeo (IX). Inerva a la glándula parótida.

El Vago (X), inerva a vísceras del cuello, tórax y abdomen.

Los ramos anteriores de los nervios espinales sacros segundo, tercero y con frecuencia cuarto, emiten ramos viscerales (con la denominación de nervios pélvicos, nervios erectores) que se van directamente a las vísceras pélvicas uniéndose a los ramos del simpático pélvico y a los nervios esplácnicos pelvianos para formar el Plexo Pélvico o hipogástrico. Las fibras preganglionares que proceden de los segmentos sacros 2 al 4 hacen sinapsis con ganglios parasimpáticos diminutos situados en las paredes de cada víscera pelviana. Los nervios erectores pelvianos inervan los músculos de las paredes vesicales con fibras motoras y su esfínter con fibras inhibidoras, el tejido eréctil del pene y del clítoris con fibras vasodilatadoras y posiblemente inhibidoras. Algunos fascículos de los nervios erectores se dirigen por los plexos hipogástricos y mesentérico inferior hasta el colon sigmoideo, colon descendente, flexura cólica izquierda y parte terminal de colon transverso.

Función general

La función reguladora del SPS está generalmente asociada a actividades digestivas y de evacuación, cuya estimulación promueve usualmente la conservación de energía o reacciones de síntesis en el organismo. Por esto en ocasiones se afirma que el sistema nervioso parasimpático es un sistema regulador anabólico. Su actividad es generalmente de tipo discreta, esto significa que es capaz de regular una función con relativa independencia de las otras. Ej. La activación del reflejo de la micción se realiza independientemente de los reflejos digestivos regulados por el sistema nervioso parasimpático.

Receptores postsinápticos

Estos receptores, aunque específicos a la acetilcolina (colinérgicos), son diferentes dependiendo de su localización. Los que están en el ganglio son estimulados también por la nicotina, por lo que son llamados receptores nicotínicos, siendo casi iguales a los encontrados en la placa motora. En cambio, los receptores en los efectores son estimulados por la toxina muscarina siendo por ello llamados receptores muscarínicos. Debe indicarse que la nicotina y la muscarina NO son sustancias naturales del organismo; sino toxinas que se utilizan experimentalmente.

Enzima

La enzima, tanto en la sinapsis ganglionar como en el efector es la acetilcolinesterasa. La estimulación parasimpática produce contracción del esfínter pupilar, lo que produce miosis, y del músculo ciliar, lo que produce acomodación de la visión cercana. Disminuye la frecuencia cardiaca, aumenta la secreción lagrimal, salival y del tubo digestivo, así como la motilidad digestiva, produce bronco constricción.


Funciones

El Sistema Nervioso Autónomo realiza dos funciones muy importantes que se complementan, una para acelerar y otra para frenar las actividades internas del cuerpo. Esto es muy importante porque si no fuera así, el cuerpo podría perder el control. Por ejemplo, al hacer ejercicio el corazón se acelera para llevar más oxígeno y nutrimentos a los músculos, pero el corazón no puede llevar ese ritmo todo el tiempo porque “explotaría”, por lo que la otra función de este sistema es la de frenarlo cuando se deja de hacer ejercicio y permitir que recupere su ritmo normal. El funcionamiento de todo el organismo depende del Sistema nervioso en su conjunto, ninguno de los órganos y “sistemas” que lo conforman trabaja aislado, si uno falla, fallan los demás. Las funciones involuntarias las coordina el Sistema Nervioso Autónomo, que a su vez se divide en dos sistemas:

Que realizan acciones opuestas de una misma función.

Sistema Nervioso Simpático

Sistema Nervioso Simpático, (SS) (o toracolumbar) tiene una cadena de ganglios (grupo de neuronas) interconectados a cada lado de la columna vertebral, que envía fibras nerviosas a varios ganglios más grandes, como el ganglio celíaco. Estos, a su vez, dan origen a nervios que se dirigen a los órganos internos. Los ganglios de las cadenas simpáticas conectan con el sistema nervioso central a través de finas ramificaciones que unen cada ganglio con la médula espinal.El Sistema Nervioso Simpático actúa en casos de urgencia y de estrés provocando diversas reacciones como el aceleramiento del pulso y la respiración, frena la digestión, aumenta la presión arterial y hace que la sangre llegue en mayor cantidad al cerebro, piernas y brazos, también hace que aumente el nivel de azúcar en la sangre.Todo esto lo hace para preparar a la persona para que utilice al máximo su energía y pueda actuar en situaciones especiales.

Sistema Parasimpático

El Sistema Nervioso Parasimpático, (SPS) (o craneosacro). Las fibras del parasimpático craneales, en especial los nervios de los nervios craneales III, VII, IX y X, pasan a los ganglios y plexos situados dentro de varios órganos.El Sistema Parasimpático en cambio, almacena y conserva la energía y mantiene el ritmo normal de los órganos y glándulas del cuerpo. Después de un susto, trauma, dolor intenso o cualquier situación especial del cuerpo, el Parasimpático se encarga de que todo vuelva a la calma y normalidad. De estos dos, obviamente el Parasimpático es el más importante para sobrevivir, porque si no normalizara las funciones, el cuerpo no podría soportalas. Los nervios simpáticos tienen su origen en diferentes partes de la médula espinal mientras que los parasimpáticos se originan en los nervios craneales y en los raquídeos. La mayoría de las fibras nerviosas parasimpáticas se encuentran en un nervio llamado “vago” que llega a todos los órganos internos del cuerpo. Entre algunas de las funciones que realizan estos dos sistemas están:

  • El simpático abre la pupila del ojo, el parasimpático la cierra.
  • El simpático estimula la producción de saliva, el parasimpático la inhibe.
  • El simpático hace que el corazón lata muy aprisa y fuerte, el parasimpático disminuye los latidos y su intensidad.
  • El simpático relaja el músculo para que puedas orinar o defecar, el parasimpático los contrae para que cierren.

Médula espinal

La médula espinal es aquella parte del sistema nervioso central que se encuentra situada por el interior de la columna vertebral. Se trata de una especie de cordón que se extiende desde el bulbo raquídeo, lugar donde se une al encéfalo, hasta el inicio de la región lumbar. La médula consta de una gran cantidad de neuronas de forma alargada. Todos estos elementos (encéfalo y médula espinal) aparecen rodeados de las meninges, que son unas membranas de función protectora. El conjunto de nervios que salen del encéfalo y de la médula espinal y que se reparten por todo el cuerpo constituyen el sistema nervioso periférico. Los nervios pueden ser de dos tipos, los sensitivos o sensoriales y los motores. Los primeros son la vía de conducción de los impulsos nerviosos que trasmiten la información precedente de los órganos de los sentidos con destino al sistema nervioso central. Una vez allí la información es interpretada convenientemente, elaborándose una respuesta que es conducida por los nervios motores hasta los músculos o los órganos encargados de ejecutarla.

Fuente