Sistemas de preparación de suelo

De EcuRed
Sistemas de preparación de suelo
Información sobre la plantilla
Concepto:La preparación del suelo, conocida también como labranza, busca crear condiciones favorables para el buen desarrollo de los cultivos, es decir, para la germinación de las semillas, el crecimiento de las raíces y de la planta, y en la mayoría de casos, para la formación del fruto.

Sistemas de preparación de suelo. Existen teorías que han sido implantadas a través de los siglos para preparar suelos, que por medio de experiencias por parte de los productores e investigadores han sido modificadas a través del tiempo.

Contenido

Tecnologías de preparación de suelo

  1. Teoría Romana
  2. Teoría Clásica Latina
  3. Teoría de la Sistematización de Suelo
  4. Teoría del Laboreo Mínimo

Sistemas de preparación de suelos

a) Sistema Tradicional

b) Sistema Especial

c) Sistema Pelo Pardi

d) Sistema Louisiana

e) Sistema del Laboreo Mínimo

Diferencia entre sistemas

Estos sistemas de preparación se diferencian fundamentalmente por:

¿Cómo hacer una buena preparación de suelos?

La preparación de suelos debe seguir una serie de pasos que son los siguientes:

Finalmente, se resalta que los efectos que tiene la preparación del suelo en la productividad del cultivo son muy significativos. Por ello es importante invertir para que ésta preparación sea la más adecuada y cumpla con las etapas de riego, arado, gradeo, rastra, nivelación y surcado.

Condiciones que se deben tomar en cuenta para la preparación

Preparación del suelo o Labranza

En forma general, la preparación del suelo, conocida también como labranza, busca crear condiciones favorables para el buen desarrollo de los cultivos, es decir, para la germinación de las semillas, el crecimiento de las raíces y de la planta, y en la mayoría de casos, para la formación del fruto.

Control de maleza, se necesita eliminar la maleza porque generalmente compiten con los cultivos en lo que respecta a humedad, nutrientes y luz. Además la maleza segrega químicosde las raíces; los que inhiben la germinación de las semillas.

Cuando se aran los residuos de los cultivos y se incorporan materiales fertilizantes al suelo, todo ésto ayuda a producir materia orgánica y nutrientes para el cultivo. También cuando se ara se rompe la corteza y las capas duras, mejorando así la ventilación y la penetración del agua.

Preparar el suelo para el control de erosión e irrigación. Una precaución para no dañar la estructura del suelo debido al uso excesivo, un método moderno para preservación del suelo es sembrar sólo lo necesario para producir una buen cultivo.

La forma y cantidad de labranza se determina de acuerdo al cultivo, suelo y condiciones del campo. No hay una guía establecida que se ajuste a todas las situaciones. El cultivo debe hacerse en una forma que asegure la protección adecuada de las fuentes del suelo y del agua. Una buena superficie del suelo previene la formación de la corteza y permitirá la penetración de la precipitación.

En términos específicos la labranza permite

  1. Generar en el suelo condiciones físicas adecuadas para el buen flujo del agua y el aire, evitando que se formen en el suelo, capas duras que limiten la penetración y el crecimiento de las raíces.
  2. Contribuir a que el suelo disponga de más nutrientes para la planta, incorporándole restos de cosecha y materia orgánica como abono, favoreciendo así la actividad de organismos que mejoren su fertilidad.
  3. Ayudar en la eliminación de insectos y hongos, así como en el control de las malas hierbas.

Una buena preparación del terreno puede contribuir a incrementar significativamente la producción (30%).

Acondicionamiento de las propiedades del suelo

Tiene el propósito de favorecer el cumplimiento de procesos físico-químicos y biológicos, que permitirán incrementar el contenido de materia orgánica, mejorando la aireación, infiltración, exploración radical y resistencia a la erosión.

Como objetivos secundarios de la labranza se puede mencionar su incidencia en el control de insectos y enfermedades, que en determinados cultivos reviste fundamental importancia.

Clasificación de los sistemas de labranza

En el mundo existe una gran confusión sobre las definiciones de los sistemas de labranza, así tenemos los términos “labranza de conservación”, “labranza limitada”, “labranza reducida” y “labranza mínima” por un lado, y “no-labranza”, “labranza cero” y “labranza química”.

Un debate sobre términos y definiciones, desde el punto de vista práctico, tiene poco valor, en cambio, se debe prestar mayor atención a las técnicas y prácticas de labranza, que además de preparar el lecho de siembra deseado, también contribuyan a manejar los residuos de cosecha, incorporar los fertilizantes, mejorar la aireación del suelo, disminuir la compactación y optimizar los regímenes de temperatura y humedad del suelo.

Los sistemas de labranza pueden clasificarse de acuerdo a:

El empleo combinado de cualquiera de los sistemas de labranza antes mencionado puede ser una herramienta poderosa para reducir la compactación del suelo, mejorar la infiltración del agua, prevenir la formación del sellado superficial del suelo, mejorar el drenaje y corregir regímenes de humedad y temperatura desfavorables.

Factores biofísicos determinantes para la aplicación de un sistema de labranza

Preparación de los terrenos

La preparación del suelo en la producción es un factor de gran importancia, ya que en la misma se prepara el suelo una vez y se realizan varias cosechas de acuerdo con el ciclo de reposición. En la preparación del suelo para producir se incluye un conjunto de labores cuya última finalidad es darle al suelo las condiciones óptimas de permeabilidad del aire, el agua, las raíces y el rizoma.

Un cultivo que se pretende aprovechar durante varios años, con buen desarrollo y buenos rendimientos, requiere de un manejo adecuado desde su inicio, el cual inicia con una buena preparación de suelos. Al momento de realizar la siembra, las labores del suelo se hacen de acuerdo a la humedad, es decir a finales de la época lluviosa o a principios de la época seca.

Dentro de las labores para una buena preparación de suelos (en aspectos generales) se recomienda el pase de subsolador para romper estratos o capas compactas del suelo, pase de rastra con el objetivo de romper y descompactar el suelo a la vez de destruir e incorporar las malezas y los residuos de cosechas anteriores. Y pase de rastra en forma cruzada para romper los grandes terrones que deja la aradura y que obstaculizan las posteriores labores de labranza y siembra. Estas labores dependen de las características de cada suelo.

Exigencias del cultivo en cuanto a la preparación de suelos

Maquinaria empleada para la preparación del suelo para el cultivo
Maquinaria empleada para la preparación del suelo para el cultivo

Preparación de la tierra: En el caso de que haya sido resembrado anteriormente, se estudian los resultados de las cosechas además de tener en cuenta que el tratamiento que se aplique.

El terreno a prepara debe estar deforestado y nivelado, por lo que se debe recurrir a una compañía especializada en esta actividad.

Se trata de una operación delicada por los peligros de erosión que pueden originarse y la posible afloración de estratos indeseables. Generalmente todos los terrenos requieren nivelaciones o simples emparejamientos, labor que se conoce como una micronivelación, especialmente si el terreno presenta ondulaciones, o tiene lugares donde se estanca el agua de riego o de lluvia.

Antes de surcar debe determinarse la entrada y salida del agua de riego, los surcos deben ser preferiblemente rectos y con una pendiente del 3 al 5 por mil. Siendo el largo de los mismos, determinado por la topografía del terreno, la textura del suelo y los volúmenes de agua a manejar.

Generalmente se hace a mano, pero puede hacerse mecanizadamente, ya que existen equipos e implementos para esta labor que de una vez hace varias operaciones como son el surcado, colocación de semilla, tapado y aplicación del fertilizante y herbicida.

Implementos utilizados en la preparación de suelos para el cultivo

1. Implementos para arar.

Implemento empleado para la preparación del suelo
Implemento empleado para la preparación del suelo

2. Implementos para rastrear.

3. Cinceles.

4. Púas – gradas y rastras.

5. Rotocultores.

6. Rodillos.

Metodología

Para la evaluación y diagnóstico de los equipos agrícolas, se utilizaron los siguientes métodos de investigación:

Métodos empíricos empleados:

Enlaces relacionados

Fuentes