Sulfonamidas

De EcuRed
Sulfonamidas
Información sobre la plantilla
Vía de administraciónOral

Sulfonamidas. Han sido utilizadas primariamente, para las infecciones del tracto urinario. En combinación con trimethoprim, también se utilizan para el tratamiento de otitis, bronquitis, sinusitis y neumonías por Pneumocystis carinii.

Fueron las primeras sustancias químicas que se utilizaron para curar y prevenir las infecciones bacterianas en el humano. De los más de 5000 productos de esta familia desarrollados por los investigadores, solo 20 se utilizan hoy en día de manera efectiva pues los gérmenes se han hecho resistentes a ellas.

Contenido

Sulfonamidas

La emergencia de gérmenes resistentes ha limitado su utilización en otros procesos infecciosos. Methenamina, sigue siendo un antiséptico urinario de gran valor, en el tratamiento supresivo de las infecciones crónicas del tracto urinario.

Las Sulfonamidas fueron los primeros agentes quimioterapeúticos efectivos empleados de forma sistémica para la prevención y cura de las infecciones bacterianas el los seres humanos. Su descubrimiento y rápida divulgación, produjeron una caída en la morbimortalidad atribuida a enfermedades infecciosas. Con el descubrimiento de la Penicilina y los nuevos agentes antimicrobianos han disminuido considerablemente sus aplicaciones y actualmente ocupan un pequeño lugar dentro del arsenal terapéutico contra las infecciones.

El descubrimiento en la década del 70, del Sulfamethoxazole y sus efectos sinérgicos cuando se asocia a Trimethoprim, ha incrementado el uso de las Sulfonamidas en el tratamiento de infecciones microbianas específicas.

Características químicas

El término sulfonamida ha sido utilizado como nombre genérico para designar los derivados del para aminobenzene sulfonamide (sulfanilamida); la mayoría de ellas son relativamente insolubles en agua, siendo muy soluble su sal sódica. El grupo SO2NH2 no es esencial para su actividad antimicrobiana, que depende del grupo sulfur, unido directamente a un anillo de benceno.

Actividad terapéutica

Inicialmente, las Sulfonamidas eran muy activas contra una amplia gamma de bacterias Grampositivos y gramnegativas. Aunque la aparición de cepas resistentes se ha vuelto cada vez más común y su utilidad ha disminuido considerablemente. En términos generales las sulfonamidas ejercen solo un efecto bacteriostático y los mecanismos de defensa humoral y celular son esenciales para la erradicación final de la infección.

Espectro antibacteriano

In Vitro, entre los microorganismos usualmente susceptibles se encuentran, Streptococcus pyogenes, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, H. ducreyi, Nocardia, Actinomyces, Calimmatobacterium granulomatis y Chlamydia trachomatis. La Concentración Inhibitoria Mínima (MIC) varia en un rango de desde 0.1 mcg/ml para C. trachomatis hasta 4 a 64 mcg/ml, para Escherichia coli. Las concentraciones plasmáticas pico, alcanzadas en vivo fluctúan aproximadamente entre 100 a 200 mcg/ml.

Durante muchos años las Sulfonamidas fueron empleadas con éxito en las infecciones por meningococcus, en la actualidad, los cero grupos B y C, son resistentes en los Estados Unidos. Una situación similar prevalece con relación a Shigella, y E. coli, donde las Sulfonamidas fueron empleadas de forma exitosa durante mucho tiempo.

Mecanismo de acción

Las Sulfonamidas son análogos estructurales y antagonistas competitivos del ácido para-aminobenzoico (PABA) y por tanto impiden su utilización en la síntesis de ácido fólico. De forma más específica, las Sulfonamidas son inhibidores competitivos de la dihidropteroato sintetasa, enzimas bacterianas responsables de la incorporación del PABA en el ácido dihydroteroico, precursor inmediato del ácido fólico. Los organismos más susceptibles son aquellos que sintetizan en mayor escala su propio ácido fólico. No son susceptibles las bacterias capaces de utilizar folatos preformados. La bacteriostasis inducida por sulfonamidas es contrarrestada competitivamente por PABA.

Sinergismo de las sulfonamidas

Uno de los agentes que ejercen mayor efecto sinérgico cuando se utilizan simultáneamente con las Sulfonamidas, es el trimethoprim. Este agente es un potente inhibidor competitivo y selectivo de la dihidrofolato reductasa microbiana. Enzima que reduce el dihidrofolato a tetrahidrofolato. La administración simultánea de Sulfonamida y trimethoprim produce un doble bloqueo secuencial en la vía metabólica utilizada por los microorganismos en la síntesis de tetrahidrofolato a partir de sus precursores moleculares.

Resistencia bacteriana adquirida

Se origina por dos mecanismos fundamentales: mutación espontánea y selección natural, o por transferencia de plasmido de resistencia. Este tipo de resistencia cuando se desarrolla generalmente es persistente e irreversible, particularmente cuando se produce en vivo. La resistencia adquirida por las Sulfonamidas no produce resistencia cruzada con otros agentes antibacterianos. En vivo, la resistencia adquirida, tiene escaso o nulo efecto, sobre la virulencia o las características antigénicas de los microorganismos.

La resistencia a la Sulfonamida es consecuencia de una alteración en la constitución enzimática de la bacteria, esta alteración puede estar caracterizada por:

  • Alteración en la enzima que utiliza PABA, dihidropteroato sintetasa.
  • Incremento en la capacidad de destruir o inactivar la droga.
  • Una vía metabólica alternativa para la síntesis de metabolitos esenciales.
  • Un incremento en la producción de metabolitos esenciales o antagonistas de la droga.

Esta última posibilidad, ha recibido la mayor atención. Por ejemplo, algunos Staphylococcus sulfamida resistentes, pueden sintetizar varias veces más PABA, que otros Staphylococcus sulfamida sensibles.

Sin embargo, una producción incrementada de PABA, no es un hallazgo constante, entre las bacterias sulfamidas resistentes y las mutaciones resistentes pueden poseer enzimas para la síntesis de folatos, no inhibibles por las Sulfonamidas.

Características farmacocinéticas

Estas drogas son rápidamente absorbidas en el tracto gastrointestinal, con excepción de las especialmente designadas para su efecto local en el intestino. Aproximadamente entre el 70 al 100%, de la dosis oral es absorbida, apareciendo en la orina 30 minutos después. Los niveles plasmáticos picos se alcanzan entre las 2 y las 6 horas, en dependencia del tipo de droga. El intestino delgado es el sitio de mayor nivel de absorción, aunque parte de la droga también es absorbida desde el estómago. La absorción desde otros sitios como vagina, tracto respiratorio, abrasiones de la piel, es variable y poco relevante, aunque quizás pueda explicar algunos fenómenos de toxicidad y sensibilización atribuidos a la droga.Todas las Sulfonamidas se unen en grado variable a las proteínas plasmáticas, particularmente la albúmina.

Las Sulfonamidas se distribuyen ampliamente a través de todo el organismo. La fracción difusible de sulfadiazina se distribuye uniformemente, a través del agua corporal total, mientras que el sulfisoxazole es mayormente confinado al espacio extracelular. Las Sulfonamidas penetran ampliamente en el espacio pleural, sinovial y ocular. Después de su administración sistémica a dosis adecuadas, sulfadiazina y sulfisoxazole alcanzan concentraciones en LCR, que resultan efectiva. Las concentraciones varían entre el 10 y el 80% de las plasmáticas. Aunque debido a la emergencia de microorganismos sulfamida-resistente, son utilizadas raramente en el tratamiento de las meningoencefalitis bacteriana.

Las Sulfonamidas, atraviesan la placenta y alcanzan la circulación fetal. Las concentraciones obtenidas en los líquidos fetales, son lo suficientemente altas para producir tanto, efectos terapéuticos, como tóxicos. Las Sulfonamidas son acetiladas por el hígado, el mayor metabolito resultante, es el N4-acetil Sulfonamida, el cual carece de actividad antimicrobiana, pero resulta potencialmente tóxico. Las Sulfonamidas se eliminan en parte sin metabolizar, y en p arte como productos metabólicos. Ambas formas se excretan por la orina, por lo que la vida media de las Sulfonamidas en el organismo resulta dependiente de la función renal. Las Sulfonamidas más antiguas pueden precipitar en forma de cristales en orinas ácidas, donde resultan insolubles. Estos cristales pueden causar obstrucción urinaria. Tan solo una pequeña proporción es eliminada por la bilis, heces, leche y otras secreciones.

Clasificación

Sobre la base de la velocidad de absorción y excreción, las Sulfonamidas pueden ser clasificadas en cuatro grupos:

  • Agentes de rápida absorción y excreción, como sulfisoxazole y sulfadiazina.
  • Agentes de muy escasa absorción cuando se administran por vía oral, resultando activos sólo en la luz intestinal, como sulfasal azine.
  • Sulfonamidas empleadas principalmente para uso tópico, como sulfacetamida, mafenida y sulfadiazina de plata.
  • Sulfonamidas de acción prolongada, de rápida absorción, pero muy lenta excreción, como sulfadoxine.

Fuentes

  • Dr Volfredo J. Camacho Assef, Especialista de Segudo Grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Especialista de Segudo Grado en Medicina Interna. Profesor Auxiliar. Los antimicrobianos en la práctica médica.