Tifus

De EcuRed
Tifus
Información sobre la plantilla
Agente transmisor:piojos y pulgas de ratas
Forma de propagación:La picadura del piojo o pulgas de ratas
Tifus. Es una enfermedad muy contagiosa, debida a una bacteria del género rickettsia, que se transmite al hombre por medio de los piojos y las pulgas.

El tifus es una enfermedad grave, en otra época mortal y extendida por todo el mundo. Es responsable de epidemias mortales cuando la higiene es escasa, especialmente durante las guerras, las hambrunas o las catástrofes naturales: por ejemplo, temblores de tierra. El tifus exantemático fue particularmente temible entre 1918 y 1922 en Rusia, donde afectó aproximadamente a 30 millones de personas y produjo 3 millones de muertes, y durante la Segunda Guerra Mundial, en especial en los campos de concentración, donde se daban todas las condiciones para que la enfermedad se propagara a gran escala.

Contenido

Tifus exantemático

El tifus exantemático, o tifus europeo por piojos, históricamente el más importante, se debe a la bacteria Rickettsia prowazecki, nombre de dos médicos de principios del siglo XX, que murieron combatiendo esta enfermedad. Esta bacteria se transmite al hombre por medio de la picadura o las deyecciones de un piojo portador de la bacteria. La picadura del piojo no es la causante de la infección de tifus por sí sola. Son las heces que los piojos dejan sobre la piel las que rebosan de bacterias Rickettsia. Cuando el humano se rasca las picaduras, extiende las heces por la herida, facilitando el acceso de las bacterias al interior del cuerpo. Por lo tanto, es posible reducir el riesgo de infección por tifus siguiendo normas de higiene y una correcta desinfección de las picaduras producidas.

Tifus murino

El Tifus murino, que es debido a la bacteria Rickettsia typhi (o Rickettsia mooseri), es una infección menos grave, transmitida por las pulgas de la rata. Sólo afecta accidentalmente al hombre. El tifus de las malezas o fiebre fluvial de Japón, se debe a la bacteria Rickettsia tsutsugamushi y se transmite a través de los ácaros.

Síntomas

La incubación del tifus puede durar 3 semanas.

Tifus exantemático

En el tifus exantemático, la enfermedad se declara bruscamente con la aparición de escalofríos, dolores dorsales y musculares, dolores de cabeza intensos, estreñimiento y fiebre, que puede alcanzar los 40 °C. Una erupción parecida a la del sarampión se extiende por toda la superficie del cuerpo, con excepción de las palmas de las manos y las plantas de los pies. El estado del paciente es confuso, está postrado, delira y los latidos de su corazón son lentos (bradicardia).

Tifus murino

En el tifus murino o tifus endémico pueden abarcar: dolor abdominal, dolor de espalda, diarrea, erupción cutánea roja y sin brillo que comienza en el torso y se disemina, fiebre extremadamente alta, entre 40.5 y 41° C (105 a 106° F), que puede durar hasta dos semanas, tosecilla, tos seca, dolor de cabeza, dolor articular y muscular, náuseas.

Tifus endémico

Los síntomas del tifus endémico pueden abarcar: escalofríos, tos, delirio, fiebre alta: 40° C (104° F), dolor articular (artralgia), luces que aparecen muy brillantes y pueden lastimar los ojos, Presión arterial baja, erupción que comienza en el pecho y se extiende al resto del cuerpo, excepto a las palmas de las manos y a las plantas de los pies, dolor de cabeza intenso, dolor muscular fuerte (mialgia), Estupor.

Complicaciones

Las complicaciones afectan, fundamentalmente, al corazón, las arterias y el sistema nervioso. Si no se trata, la enfermedad puede ser mortal, por infección generalizada (septicemia), insuficiencia cardíaca, [[insuficiencia renal]] o neumonía. Las otras variedades de tifus presentan el mismo tipo de complicaciones, pero son menos graves en el caso del tifus murino.

Diagnóstico y tratamiento

Los diferentes tipos de tifus se diagnostican mediante pruebas serológicas, que ponen en evidencia los anticuerpos específicos producidos por el organismo en respuesta a la infección por estas bacterias. El tratamiento consiste en administrar antibióticos del grupo de las tetraciclinas, en forma de comprimidos (vía oral). En los casos graves, pueden asociarse otros tratamientos (corticoides y oxigenoterapia). La prevención del tifus exantemático se basa en la lucha contra los piojos mediante el uso de insecticidas adecuados. También existe una vacuna contra esta afección, obligatoria para los viajeros que se desplazan a zonas sospechosas. Las otras formas de tifus pueden evitarse protegiéndose de las picaduras de las pulgas, los ácaros o las garrapatas.

Expectativas (pronóstico)

Sin tratamiento, la muerte puede sobrevenir en 10 a 60% de los pacientes con tifus epidémico y los pacientes mayores de 60 años son quienes presentan el mayor riesgo. Los pacientes que reciben tratamiento de manera rápida deben recuperarse por completo. Menos del 2% de los pacientes con tifus murino que no reciben tratamiento puede morir. El tratamiento antibiótico oportuno curará a casi todos los pacientes.

Prevención

Evite las áreas donde se puedan encontrar pulgas o piojos de rata. Con buenas medidas higiénicas y de salud pública se reduce la población de estos animales. Las medidas para eliminar los piojos cuando se ha encontrado una infección abarcan:

  • Bañarse
  • Hervir las ropas o evitar las ropas infestadas durante al menos 5 días (los piojos morirán sin alimentarse de sangre)
  • Usar insecticidas (DDT al 10% ; Malathion al 1% o permetrina al 1%)

Nombres alternativos

Tifus murino; Tifus epidémico; Tifus endémico; Enfermedad de Brill-Zinsser; Tifus exantemático

Fuente