Abadía de Saint-Papoul

Revisión del 09:15 23 abr 2017 de Mena (discusión | contribuciones) (Fuentes)
Abadía de Saint-Papoul
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Edificio)
Papol11.jpg
Situado al este del País Lauragais, cerca de Castelnaudary, la antigua población fortificada de Saint Papoul ha sabido preservar su carácter medieval
Descripción
Tipo:Edificio
Estilo:Románica
Localización:5 place Monseigneur de Langle, 11400 SAINT-PAPOUL
Uso inicial:Iglesia
Uso actual:Iglesia
Datos de su construcción
Inauguración:siglo VIII

La Abadía de Saint-Papoul(en francés Abbaye de Saint-Papoul) es una abadía benedictina francesa, situada en el municipio de Saint-Papoul en el departamento del Aude y próxima la ciudad de Castelnaudary. La Abadía fue fundada en el siglo VIII. Su nombre proviene de Saint Papoul, discípulo de San Saturnino, el primer obispo de Toulouse en el siglo III.

Ubicación

La Abadía de Saint-Papoul, situada al este del país Lauragais, se encuentra alejada del pueblo. Este antiguo burgo consolidado ha sabido preservar su sello medieval con sus callejuelas salpicadas de casas con entramado de madera. Sede de un antiguo obispado durante cinco siglos.


Historia

El origen de la abadía de Saint Papoul está ligado al santo titular, Papoul, discípulo de san Saturnino primer obispo de Toulouse, que murió, mártir, decapitado cerca de aquí, en el siglo III. La primera noticia documentada del centro monástico es de 817. La importancia de este establecimiento se ve incrementada gracias al monje Berenguer, que murió el 1093, y que debido a su vida ascética fue santificado. La presencia del cuerpo de san Berenguer incrementó la devoción y la presencia de peregrinos en la abadía. El 1119 consta que dependía de Santa María de Alet. Se trata de una abadía que se mantuvo en oposición contra el catarismo. Sin embargo, en 1233 se enterró aquí el noble Jordán de Roquefort, reconocido cátaro. En 1317 fue creado el obispado de Saint Papoul, gracias a la intervención del papa de Aviñón Juan XXII, sin duda una decisión ligada a la lucha contra el catarismo, que acercó la Iglesia a la población. Este estado de cosas en mantendría hasta el 1790. Bernard de la Tour, elegido abad en 1284 fue el primer obispo de la nueva diócesis.

Las Guerras de Religión

Los hugonotes atacaron el monasterio y obispado, el lugar fue saqueado en [][1595]] y sufrió pérdidas importantes. En él siglo XVII se llevaron a cabo obras de reconstrucción y restauración.

Supresión

Con la Revolución, tanto la abadía como el obispado fueron suprimidos, la iglesia pasó a utilizarse como parroquia por la población. El palacio episcopal y las otras dependencias fueron vendidas.

Los edificios

La iglesia es básicamente románica, con añadidos de diversas épocas. Es de nave única con tres ábsides, el del norte más antiguo, el central decorado exteriormente y el del sur modificado en el siglo XIV. Tiene capillas laterales de diversas épocas y una puerta a occidente. Ante la absidiola norte se levanta el campanario. El claustro se encuentra al sur de la iglesia, tiene cuatro galerías de diferentes tamaños. Podría fecharse hacia el 1300. Los capiteles se encuentran muy desgastados y tienen en gran parte decoración vegetal. Las columnas son de obra.


La sala capitular, también es de alrededores del 1300, lleva el escudo de Bernardo de la Tour el último abad y primer obispo. Se conservan otras construcciones menores, levantadas en el siglo XVII.

El Maestro de Cabestany

Se atribuye al Maestro de Cabestany o a su escuela o influencia directa la decoración exterior del ábside central. Destacan dos capiteles historiados, uno con la escena de Daniel entre los leones y el segundo con el Castigo a los calumniadores. Esta decoración se extiende también a los modillones que rematan los muros, bajo la cornisa.

Restauración

La abadía sufre diferentes agresiones: los saqueos de los “routiers” en 1361 y la cólera de las tropas protestantes en 1595. La atención de los obispos se concentra rápidamente en el estado de degradación de la abadía. Pierre Soybert, obispo desde 1426, rehabilita la totalidad de los edificios. Posteriormente, los siglos XVII y XVIII, vieron importantes trabajos de consolidación y la construcción del palacio episcopal. El claustro conoce graves daños durante la Revolución, que fue también el final del obispado de Saint Papoul. Se tuvo que esperar hasta 1840 para que se iniciase su restauración.

Fuentes