Saltar a: navegación, buscar

Ana de Cléveris

Ana de Cléveris
Información sobre la plantilla
Reina consorte de Inglaterra
Cleves3.jpg

Reina Consorte de Inglaterra
6 de enero de 15409 de julio de 1540
Predecesor Juana Seymour
Sucesor Catalina Howard
Nacimiento 22 de septiembre de 1515
Düsseldorf, ducado de Berg
Fallecimiento 16 de julio de 1557
Hever Kent, Inglaterra
Entierro Abadía de Westminster,
Consorte Enrique VIII
Dinastía Dinastía de Cléveris
Padre Juan III, duque de Cléveris
Madre María, duquesa de Jülich-Berg

Ana de Cleves o Cléveris, cuarta esposa de Enrique VIII de Inglaterra y, como tal, fue la reina de Inglaterra. Su matrimonio nunca fue consumado, y ella no fue coronada como reina consorte. Tras la anulación de su matrimonio, Ana recibió un generoso acuerdo por parte del rey, y fue denominada en lo sucesivo como la Querida hermana del Rey. Vivió para ver la coronación de María I de Inglaterra, superando al resto de las esposas de Enrique.

Síntesis biográfica

Primeros años

Ana nació en 1515 en Dusseldorf, era la segunda hija de Juan III duque de Cléveris, y su esposa María, duquesa de Julich, Berg. Ella creció viviendo en el castillo de Burg en el borde de Solingen. El padre de Ana fue influenciado por Erasmo y siguió un camino moderado dentro de la Reforma, aliándose con la Liga de Esmalcalda oponiéndose al emperador Carlos V. Después de la muerte de Juan, el hermano de Ana, William se convirtió en duque de Jülich-Cleves-Berg, que lleva el epíteto prometedor "los ricos". En 1526, su hermana mayor, Sybille se casó con Juan Federico, elector de Sajonia, jefe de la Confederación protestantes de Alemania y considerado el "campeón de la Reforma".

A la edad de 12 en 1527, Ana se había casado con Francisco, hijo y heredero del duque de Lorena, mientras que el sólo tenía 10. Así, el compromiso fue considerado "no oficial" y fue cancelado en 1535. Su hermano Guillermo era luterano, pero la familia no estaba, alineada a una sola religión pues su madre, la duquesa María se describe como una "católica estricta."

Compromiso

El 18 de octubre de 1537, el Rey Enrique había quedado viudo de Juana de Seymur. En 1539 Cromwel su canciller le propuso que contrajera matrimonio con Ana de Cleves, para formar una alianza, que seria ventajosa para el soberano, por que el duque de Cleves tenía pretensiones al ducado de Güeldrés y estaba aliado con los príncipes protestantes en la disputa con el emperador Carlos V, a raíz de la tregua de Niza.

El artista Hans Holbein fue enviado a pintar retratos de Ana y su hermana menor, Amalia, para ser enviados a Enrique, quien estaba considerando una cuarta esposa. Enrique pide al artista ser lo más preciso posible, no halagar a las hermanas. Así lo hizo el gran pintor, sin embargo, por temor de desagradar al rey realizó un retrato retocado de la futura reina, pintándola con la frente alta, ojos de pesados párpados y una barbilla puntiaguda. Ante este retrato el rey aprobó y hasta se ilusionó con la nueva posesión conyugal. Pero cuando conoció personalmente a Ana de Cleves, no pudo menos que manifestar su desagrado. Según los cánones de la época, Ana era realmente fea: era alta y corpulenta, y su rostro poco agraciado mostraba además marcas de picaduras de viruela. Incluso, era poco apta para sostener los diálogos ingeniosos de una corte renacentista, dirigidos muchas veces por el mismo rey, que escribía versos, creaba canciones y gustaba de la lectura, todo lo cual era ajeno a los gustos de Ana, la cual apenas hablaba inglés. Las negociaciones con Cleves estaban en pleno apogeo en marzo de 1539. Cromwell supervisó las conversaciones, y un tratado de matrimonio se firmó el 4 de octubre de ese año. Enrique valoraba la educación y la sofisticación cultural de las mujeres, pero Ana no disponía de esto, ya que no había recibido ninguna educación formal, pero era muy hábil en la costura y le gustaba jugar a las cartas. Sabía leer y escribir, pero sólo en alemán. Sin embargo, Ana fue considerada amable, virtuosa, y dócil, cualidades que la hacían una candidata adecuada para Enrique. Ana fue descrita por el embajador de Francia, Charles de Marillac, como alta y delgada, de la belleza mediocre, y de rostro muy seguro y decidido. También dijo que su belleza no era comparada con las otras duquesas de Alemania, lo que el Sol a la Luna, lo que el oro a la plata.

Encuentro

La princesa desembarcó en Dover el 31 de diciembre en 1539, donde fue recibida por un magnífico desfile encabezado por un gran número de nobles ingleses y por las mujeres que se habían sido ordenadas al servicio de ella. Enrique planea reunirse con ella en el palacio de Greenwich, sin embargo, el rey estaba impaciente por ver a su futura esposa y se fue a su encuentro en Rochester Dover. No habiéndola divisado bien a lo lejos Enrique VIII, exclamó Pero si es una verdadera yegua flamenca. El rey en efecto había sido victima de un engaño, pues la que destinaban para ser esposa era de facciones groseras, formas masculinas, falta de toda gracia y marcada con huellas de la viruela. Enrique, por ser de alta estatura y bien constituido en su juventud, había sido reconocido al instante por sus esposas, aunque Ana nunca había conocido a su marido antes, lo apartó en cuanto lo vio en un sobresaltado, maldiciendo en alemán.

La mayoría de los historiadores creen que más tarde utilizó su desagradable apariencia y uncapability en la cama como excusas, diciendo que sentía que había sido engañado, ya que todo el mundo había elogiado las atracciones de Ana y ella no era nada tan bello como se le había informado, así que éste se quejó e instó a Cromwell a encontrar una forma legal para evitar el matrimonio, pero, a esas alturas, era imposible hacerlo sin poner en peligro la alianza vital con los alemanes.

Casamiento infeliz

De acuerdo con el testimonio jurado de sus compañeros, éste estaba decepcionado con prontitud del aspecto de su futura esposa, aunque hay muchos documentos de la época que describen cómo Enrique y algunos de sus cortesanos se colaron en la habitación en la que Ana estaba viendo las corridas de toros, con máscaras y capas, cuando Enrique con valentía la besó.

A pesar de la inconformidad de Enrique y sus constantes quejas, los dos se casaron el 06 de enero de 1540 en el palacio real de Placentiaen Greenwich, Londres bendiciendo su unión el arzobispo Thomas Cranmer. La frase "Dios me envió, así que mantener" fue grabado alrededor del anillo de boda de Ana. Inmediatamentedespués de llegar a Inglaterra,Ana se ajustaba a la forma del culto anglicano, cosa que Enrique esperaba. La primera noche de la pareja como marido y mujer no fue feliz, su intimidad en la vida matrimonial aumento la repulsión que Ana inspiró a su esposo desde el primer día. Enrique confesó a Cromwell que no se habíaconsumado el matrimonio.

Ana había permanecido católica conservadora, aunque su familia era luterana. Entablo una relación prospera con la princesa María y se estima que su relación con el rey era buena. A pesar de esto, Enrique había puesto su atención en una dama que formaba parte del sequito de damas de honor de Ana, la bella Catalina Howard. De esta forma, el matrimonio entre Enrique y Ana estaba destinado a la ruptura.

Ana recibió la orden de salir de la Corte el 24 de junio y el 6 de julio se le informó de la decisión de su marido a que reconsidere el matrimonio. Declaraciones de los testigos fueron tomadas de un número de cortesanos y dos médicos que registran la decepción del rey en su apariencia. Enrique también comentó a Thomas AnthonyDenny Heneage que no podía creer que ella era virgen debido a su anterior relación. Poco después, fue pedido a Ana su consentimiento para la anulación del matrimonio, en la que ella estuvo de acuerdo. El matrimonio fue anulado el 9 de juliode 1540, sobre la base de la no consumación.

El 13 de junio de 1540 el ministro de Cromwel, único apoyo de la reina, fue preso y su cabeza separada del tronco el 28 de julio del mismo año.

Después de anulado el matrimonio

La ex reina al aceptar la anulación de su matrimonio recibió un generoso acuerdo donde pasaban a ser de ella diversas propiedades, incluyendo el palacio de Richmond, y elcastillo de Hever, casa de la ex de Enrique enlas leyes, Ana Bolena. La casa de Ana de Cleves,en Lewes, Sussex, es sólo una de muchas propiedades que poseía, aunque ella nunca vivió allí. Enrique y Ana se hicieron amigos, ella era un buen miembro de honor de la familia del rey y era referida como "Querida hermana del rey". Fue invitadaa la corte a menudo y, en agradecimiento por su no impugnación de la anulación, Enrique decretó que iba a tener prioridad sobre todas las mujeres en Inglaterra salvo su esposa e hijas.

Después de Catalina Howard fue decapitada, Ana y su hermano, el duque de Cleves, presionaron al rey para su nuevo matrimonio con ella nuevamente. Enrique rápidamente se negó a hacerlo. En marzo de 1547, Eduardo VI, pidióque se mudara de BletchingleyPalace, su residencia habitual.

En 1553, cuando las hijas de Enrique, María Isabel entró a Londres con María, como el nuevo monarca, Anaestaba allí para darles la bienvenida. Estando presente también en la coronación de María I en Westminster. Esa fue su última aparición pública. Unos meses más tarde, Ana escribió a María Ipara felicitarla por su matrimonio con Felipe de España. Sin embargo,Ana rara vez visitó la Cortedurante el reinado de María, disfrutaba mas de la gestión de sus propias haciendas. Desde su llegada como la novia del rey, Ana nunca había salido de Inglaterra. Sus padres habían muerto en el momento en que se anulósu matrimonio y su hermano, un estricto luterano, no aprobaba su adhesión al anglicanismo, por lo tanto estaba casi sola en el mundo.

Muerte

Ana murió en el Chelsea Old Manor el 16 de julio de 1557, pocas semanas antes de su 42 cumpleaños. La causa de su muerte fue más probable que haya sido el cáncer Fue enterrada en la Abadía de Westminster, el 3 de agosto, ella es la única esposa de Enrique VIII que podía ser enterrada en la Abadía.

Cuando la salud de Ana comenzó a fallar, María Ile permitió vivir en el ChelseaOld Manor, donde la última esposa deEnrique, Catalina Parr, había vivido después de su segundo matrimonio. Aquí, en medio de julio de 1557, Ana dictósu última voluntad en donde ella menciona a su hermano, su hermana y su cuñada, así como el futuro de la reina Isabel, la duquesa de Norfolky la condesa de Arundel. Dio un poco de dinero a sus criados y le preguntó a María e Isabel si podían emplearlos en sus hogares.

Ella también tiene la distinción de serla última de las esposas de Enrique VIII que murió habiendo sobrevivido a la última esposa de Enrique, CatalinaParr. La opinión generalizada esque Enrique VIII a Ana a menudo hablaban como un amigos, y que ella le aconsejaba sobre muchos asuntos durante su amistad y su reinado, sobre todo cuando las cuestiones de confianza se plantearon entre su consejo.

Véase también

Enlaces externos


Fuentes