Saltar a: navegación, buscar

Círculo Infantil Muñequita de Serrín

Círculo Infantil "Muñequita de Serrín"
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
260px
Fundación:10 de abril de 1961
Tipo de unidad:Institución Infantil Educativa
País:Bandera de Cuba Cuba

Círculo Infantil Muñequita de Serrín. Institución educacional perteneciente el municipio Los Arabos, en la provincia Matanzas, Cuba, que desde los inicios del triunfo revolucionario asumió la tarea del cuidado de los infantes del territorio para la incorporación de madres a las actividades laborales.

Antecedentes

Después de 1959 con el triunfo revolucionario se precisó que la educación era una obra priorizada de la Revolución y adquirió una dimensión humanista, martiana, participativa y democrática.

El 23 de agosto de 1960 Fidel Castro Ruz expresó la necesidad de crear instituciones de nuevo tipo para el cuidado y la atención de los hijos de las madres trabajadoras. Así surgieron los primeros círculos infantiles, en 1961 que en estos primeros años cumplían una función asistencial.

Las edades de los niños comprendían entre cero a seis años, el Gobierno Revolucionario se dio a la tarea de atender a las instituciones infantiles existentes (creches, asilos y casas de beneficencia) que tradicionalmente estaban a cargo del estado, para lograr su perfeccionamiento por lo que:

  • Se puso en manos de un personal calificado.
  • Mejoraron las condiciones de salud y alimentación.
  • Se trasladó a los niños a edificaciones más apropiadas e higiénicas.
  • Mejoran las condiciones para su educación y desarrollo y contaron con un personal amplio y calificado, se les proporciona una alimentación balanceada, una buena asistencia médica, cuidados higiénicos, formación de hábitos de vida y de educación dirigida al mejoramiento de su desarrollo físico y psíquico.

Las necesidades y contradicciones existentes condujeron a que en el Primer Congreso de Educación y Cultura (1961) se hicieron señalamientos importantes respecto a la Educación Preescolar, donde se comprendió la necesidad de realizar cambios sustánciales. Así se crea el Instituto de la Infancia como organismo nacional y este marca nuevas pautas en el trabajo por el desarrollo de la niñez de cero a seis años. Su primera presidenta fue Vilma Espín ella expresaba que esta era la colaboración estrecha de todos los organismos en la formación del niño, convirtiéndose este en el más preciado de la sociedad. Como un nuevo amanecer transcurría la ampliación de los círculos infantiles a otras provincias y municipios del país.

Antecedentes de las instituciones infantiles en Los Arabos

En el poblado de Los Arabos, en la antigua casa del médico Raúl Hernández, el estado revolucionario teniendo en cuenta la necesidad de la incorporación de la fuerza de trabajo femenina y las dificultades que tenían las madres trabajadoras para el cuidado de sus hijos que aún no tenían edad escolar y se hacía cada vez más latente esta necesidad.

En un principio para que las madres se incorporaran a trabajos agrícolas (tomate y otras), se preparó una edificación que funcionaba como guardería, se recibían los niños desde las 6.00 am y estaban en el centro hasta las 8.00 o las 10.00 pm, según la hora de retorno de la mamá, no tenían ninguna organización por salones, ni en correspondencia con las edades, sino todos juntos, no había juguetes, ni preparación del personal, solo se cumplía con una tarea de la FMC y que la Revolución le había asignado a estas jóvenes federadas, que recientemente habían sido mamá y que poseían poca experiencia para el cuidado de los niños, para entretenerlos se les cantaba y se les hacía algún cuento, algunos lloraban mucho pues extrañaban a sus madres y permanecían allí por largas horas.

En estos primeros tiempos la Empresa General Gusev asumía parte del abastecimiento de productos alimenticios, entre ellos la carne, otras empresas locales también daban su aporte.

Inauguración del primer círculo infantil del territorio

En el año 1969 se transformó el local implementado con anterioridad realizándole algunos agregos.

El 10 de abril de 1970 abrió sus puertas el primer círculo infantil del municipio con el nombre de “Muñequita de Serrín”, la noticia causó un impacto positivo para la mayoría del poblado pues era un acontecimiento importante de los que ya se estaban produciendo como resultado de la naciente Revolución que iba iluminando el camino, sobre todo de las federadas para las cuales esta era una oportunidad de emanciparse y poder ponerse a disposición para las tareas que se les convocara, otros tomaron la noticia con cierto recelo con cierto recelos, sobre todo los hombres con cierta dosis de machismo en aquellos momentos. Este acontecimiento se hizo noticia en el periódico Granma del propio día apareciendo como titular “Inauguran Círculo Infantil en Los Arabos”.

Presentes en el acto de inauguración

  • Enma Nuñoz ( Secretaria de la FMC municipal)
  • Petronila Mondejar (Directora del centro)
  • Crecencio Zuáznabar (Secretario General de la CTC municipal)

Este acto contó con la presencia de trabajadores padres y niños, que dieron la bienvenida a la nueva oportunidad que la Revolución ponía en sus manos y que sabían debían aprovechar y transformar positivamente como una nueva semilla que geminaba.

La destacada revolucionaria Vilma Espín había abogado años atrás por la creación de los círculos infantiles, en 1961 se había materializado en algunos municipios del territorio nacional y al fin se hacía realidad en este poblado.

Una nueva preocupación anterior a su inauguración fue el nombre que se ponía hubo varias propuestas sobre posibles nombre y se llego al acuerdo de ponerle “Muñequita de Serrín”, debido a una poesía, que se extrajo de una simiente que ya no existe, años más tarde se le puso música, así se convirtió en el himno del centro, el cual los niños conocen, cantan y tararean en las edificaciones de dicha institución y a través de su contenido se puede desarrollar en los niños el amor y cuidado por los juguetes, con esto contribuir a la formación de cualidades morales en los mismos.


“Muñequita de Serrín”
La pobre muñequita
sentada en un rincón,
con su ropita rota
como su corazón.
La carita de trapo
el cuerpo de serrín,
la pobre muñequita
lloraba al verse así.
Una tarde en que llovía,
Nora Emilia fue hasta allí,
cargándola en sus brazos,
dijo: i esta es para mí!
Desde entonces la pequeña
cuando va por el jardín,
lleva en sus brazos a su nena,
“Muñequita de Serrín”

Fundadoras

  • Mercedes Zuáznabar
  • Zoila Vázquez
  • Petronila Mondejar
  • Zenaida Fernández
  • Irene Ruiz
  • María Mondejar

Como pilar fundamental en el inicio y desarrollo del centro se propone testimoniar lo vivido por las fundadoras Irene Ruiz Menéndez y Zenaida Fernández Placeres.

En estos primeros años, después de inaugurado setrabajaba en horarios corridos desde las 6.00am hasta las 6.00pm y se organizaron los salones en lactante, parvulitos (2 a 3 años) y párvulos (4 a 5 años), a la vez realizaban labores políticas y sociales porque era muy difícil encontrar la fuerza laboral necesaria, ya que los esposos no dejaban a sus mujeres incorporarse a ocupaciones laborales, solo deseaban fueran amas de casa y se ocuparán del cuidado de los hijos en el hogar, se lograba incorporar a algunas, pero al ver que los extensos e intensos horarios de trabajo, abandonaban alegando que no les gustaba cuidar niños. Por estos motivos de falta de personal se vieron en la necesidad de realizar varias labores, la directora realizaba labores de cocinera, enfermera (ya que poseía experiencia como enfermera), la administradora cocinaba, limpiaba y las asistentes en ocasiones también y servían alimentos y limpiaban, se convocó a trabajos voluntarios por la FMC y las compañeras planchaban, lavaban o limpiaban y estas mismas, más adelante, se fueron incorporando como asistentes y se titularon como educadoras. Después también abrió las puertas otra institución infantil en el poblado de Campo Alegre por ser una zona intrincada, de difícil acceso y con la imperante necesidad de la fuerza de trabajo femenina en las labores agrícolas, en la Empresa Forestal y en la Empresa Ganadera General Gusev.

Años intensos en la formación de los pequeños infantes

Años más tarde se fue preparando paulatinamente el personal como asistentes y se mantuvieron los grupos que ya existían (lactante, parvulitos y párvulos) y se abrió el preescola.

Se realizaban actividades, las que venían planificadas y no se les debía realizar cambios. los niños jugaban fundamentalmente a la casita, el modelado y la construcción, realizaban muchos juegos de rondas tradicionales, se les narraba y dramatizaban cuentos, como existía mucha escases de juguetes unos eran creados por las propias asistentes, educadoras y padres, como algunos de carpintería, muñecas de trapo, así fueron uniéndose éstos a la labor de la institución.

Todos estos servicios que prestaba la institución infantil eran totalmente gratuitos y ya en estos años se abastecía el centro de juguetes, ropas, zapatos, productos para le aseo incluidos talco y perfume, alimentos variados, los niños poseían un horario de vida establecido según el grupo etario al que pertenecían, se bañaban además, almorzaban y comían, se cambiaban de ropa que se les ponía en una taquilla, de forma individual cada uno tenía.

Aquello que comenzó como algo sin organización, ni experiencia fue tomando una reglamentación más adecuada y funcionaba como centro adscripto a la provincia. El trabajo con la familia se realizaba a través de las reuniones de padres. Se realizaban cumpleaños colectivos, estos se efectuaban mensualmente, donde participaban todos los niños en el acto festivo y se homenajeaban a los que cumplían año en el mes y se consumía un menú de fiesta consistente en cake, albóndigas, helado, pan con pasta o queso, las asistentes actuaban para los niños y cantaban.

Testimonios

  • Nos narra Irene que sus hijos eran muy pequeños y su mamá se los cuidaba, hasta que caminaran para incorporarlos a parvulitos, además después abrieron la sala de lactantes y pudo incorporarlos desde los 45 días.
  • Cuenta Zenaida que en una ocasión le comunicaron que recibirían visita de la institución provincial rectora, a lo cual su puso nerviosa por tener que controlar a varios niños y a lo cual reaccionó colocándose con todos debajo de una mesa y narrarle el cuento “La Cucarachita Martina” con lo cual logra que todos la atiendan, la compañera de provincia al lado de la mesa la saluda, y al responder el saludo, le pregunta ¿Qué hace ahí debajo? ¡Qué sorpresa ver que estaban escuchando un cuento!, entonces no dijo nada y continuo su recorrido riéndose de la ocurrencia de la inexperimentada asistente.
  • Manifiesta Irene que en esa etapa habían muchos niños desobedientes y muy majaderos (acostumbrados a que los cuidados de una abuela u otro familiar por lo que pasaban el día corriendo y jugando en la calle) mordían mucho y daban golpes, situación esta que traía problemas con otros padres ya que algunos tenían bajo nivel cultural y no entendían que eso pudiera pasar, poco a poco se ganando en experiencia y a la vez logrando un mayor prestigio ante la familia y educando tanto a unos como a otros, pues a los padres se les educaba conversando y dando charlas y a los pequeños acostumbrados a hacer todo el día lo que ellos querían y en ocasiones a no tener que compartir sus juguetes con los demás.
  • Un día, comenta Zena, que ella siempre narraba el cuento “La Cucarachita Martina un niño le lanzó una caja de talco, que aparte de ponerse más blanca que el polvo de la cucarachita, ella se dio un gran susto y gritó ¡Me partió la cabeza! pero al examinarse no había sido más que un gran chichón que le duro unas semanas.
  • Cuentan que un día una niña se desmayó, la cargaron y salieron corriendo hasta el policlínico, al examinarla se fue recuperando y después de un chequeo se supo que eran parásitos ¡Menos mal que solo fue el susto y el corre, corre!

Educación Preescolar

En la década de los 80 se extinguió el Instituto de la Infancia y paso a asumir las funciones el Ministerio de Educación, creándose así el subsistema de Educación Preescolar, en el centro ocurrieron transformaciones positivas como la preparación de algunas asistentes en cursos de titulación para educadoras, se incorporaron las primeras educadoras egresadas de la EFECI “Hermanas Giralt” de Matanzas, las que poseían una preparación más integral, por lo que reorganizó el personal en educadoras y auxiliares pedagógicas. Todas las educadoras continuaron superándose como licenciadas en educación en las especialidades de primaria o preescolar, esto contribuyó a elevar el nivel cultural del personal docente, además se realizaban colectivos técnicos, preparaciones metodológicas, seminarios que se recibían en el municipio de Colón y los impartía directamente la instancia provincial, en estos se realizaron múltiples investigaciones para mejorar el desarrollo de los niños de cero a cinco años, en cuanto a su crecimiento y desarrollo.

En esta etapa se comenzaron a incrementar la cantidad y variedad de juegos de roles. Los servicios prestados comenzaron a cobrarse, en un principio esto causó un impacto negativo y fue una labor política de la institución con las familias y la necesidad de hacer un aporte a los gastos de estado, porque los pagos eran mínimos, habían madres exentas de pago como una forma de asistencia social, otras pagaban desde 3 pesos hasta el máximo que era de 40 pesos, siendo pocas las que pagaban esta cantidad. En estos años como una necesidad el estado eliminó la comida para todos los años de vida y solo lactante recibía dicho servicio.

Cambió la organización de los salones por años de vida, el preescolar pasó a las escuelas primarias por un problema de espacio en la institución, quedando la organización 1ero, 2do, 3ero, 4to y 5to años de vida, en un principio con una matrícula entre 15 y 20 niños.

El trabajo con la familia se realizaba mediante las charlas de padres y la carpeta metodológica (la que poseía bibliografía para la consulta de los padres mediante las revistas Simientes y los folletos Nada es más importante que un niño).

Se realizaban festivales de trabajadores aficionados, en cierta ocasión, se presentaron en el evento municipal y fueron seleccionados para el certamen provincial, donde obtuvieron el 1er lugar, pero al regresar alrededor de las 3am todas tuvieron que acompañar a Zenaida pues su esposo no la dejaba entrar a su casa porque era extremadamente celoso y no le creía que hasta esa hora estuvieran en el certamen por lo que las demás compañeras tuvieron que convencerlo para solucionar el conflicto creado y contarle los éxitos obtenidos en el mismo y lo importante de que su esposa estuviera presente en otras ocasiones.

En este período de tiempo con la construcción del CAI ”Mario Muñoz”, se incremento la población y la necesidad de mayor cantidad de fuerza laboral, se construyó un nuevo circulo infantil al que nombraron “Pinitos del Futuro” y fue inaugurado en el año 1986 con una capacidad de 180 niños desde 1er a 6to año de vida.

En la década de los 90 en pleno período especial no dejó de funcionar la institución infantil, aunque decayeron grandemente los abastecimientos, se estaba preparado para si debía llegar a la (opción cero), pero, la calidad de la atención y preparación de los infantes, así como la permanencia y disposición docente y no docente se garantizó como siempre han acostumbrado los cubanos.

La satisfacción después del duro bregar

Actualmente se encontran jubiladas hace varios años las fundadoras de esta institución, pero continuan colaborando en diferentes actividades del centro como: cumpleaños colectivos, el aniversario de los círculos, días del educador y de la mujer, actividades de fin de curso y especialmente trasmitiendo sus experiencias a las nuevas educadoras y a las integrantes de los Círculos de Interés Pedagógicos, a las cuales se les cuentan anécdotas vividas, así como conversatorios donde han participado otras de las fundadoras, también colaboran con el incremento de las áreas de juego, aunque están jubiladas y a veces la casa adsorbe mucho tiempo siempre hacen un lugar para prestar su ayuda.

Dice una de ella: La mayor satisfacción es ver a los pequeños que cuidamos, como médicos internacionalistas o simplemente en un consultorio atendiendo a la población y pensar que yo guié sus primeros pasos es una hermosa experiencia, o también como maestros, ingenieros, educadoras, estomatólogos, además ver que  pasaron por las manos de otras compañeras más jóvenes,  sus hijos y en algunos casos hasta los nietos, son experiencias indescriptibles. Cuando nos saludan en la calle en ocasiones no los reconocemos porque ellos cambian mucho y a nosotras se nos opaca la visión.
Si volviéramos a tener una nueva vida, sin dudas la dedicarían a los más pequeños que con su amor y ternura lo dan todo y solo piden a cambio “un poco de amor’ considerando que no hay nada más importante que un niño y teniendo en cuenta las palabras de Vilma Espín en abril de 1991 cuando expresó.
“No ha recibido la mujer nada que no se haya ganado con su esfuerzo. Sencillamente tuvo la oportunidad de ser ella misma y desplegar a plenitud sus capacidades y esa posibilidad de entrega intensa ha ido dando sus frutos a lo largo de estas décadas”

Educadoras del Círculo años atrás.

Trabajadoras años atrás.jpg

Fuente


Círculo Infantil “Muñequita de Serrín”