Cada día la eternidad (Libro)

Cada día la eternidad
Información sobre la plantilla
Carly copy.jpg
Autor(a)(es)(as)Carlos Zamora Rodríguez
Diseño de cubierta:: Eduardo Moltó
ColecciónLA RUEDA DENTADA
ImprentaUEB Osvaldo Sánchez
EdiciónPoesía
Ilustraciones: Eduardo Moltó
ISBN978-959-308-08-8
PaísCuba


Cada día la eternidad. Libro de poemas donde el lector tiene la posibilidad de acceder a una “antología pensada como un libro nuevo” que recoge la mayor parte de los poemas publicados por Carlos Zamora en plaquette y ediciones limitadas que apenas se conocen.

Estructura del libro

Es un cuaderno de poesía dividido en tres secciones

  • Poemas de la última estación
  • Una luz que no sé de dónde viene.
  • Cada día la eternidad.


El autor

Carlos Zamora Rodríguez, (Matanzas, 1962), ha publicado los poemarios Fábula del cántaro roto, Decires, Estación de sombras, mención en el Concurso Internacional de Poesía Nicolás Guillén (México, 1999) y la antología El amor como un himno. Poemas cubanos a José Martí.

Ha recibido, entre otros, los premios Concurso Nacional de Cuentos de Amor (2000) y Décima Joven de Cuba (1996). Trabajó en la Biblioteca Nacional de Cuab José Martí, coordina las Ediciones Bachiller, y fue jefe de redacción de la publicación digital Librínsula.

Jesús David Curbelo sobre el poemario

La obsesión por el paso cíclico del tiempo que convierte al hombre, y al mundo, en nuevas realidades que siguen llevando en sí vestigios de las realidades anteriores, parece ser una de las constantes en la poesía de Carlos Zamora, en la cual los diversos sujetos líricos (nacidos de la crisis de identidad del individuo posmoderno, pero también de esa espiral dialéctica que es su concepción del tiempo) luchan por satisfacer la necesidad de saber qué los acosa en cada estadio de su eterno devenir. Las ideas del viaje, de la peregrinación, del naufragio, aparecen entrevistas bajo el universo de un Odiseo que siempre regresa al hogar (sea la casa de la infancia, la infancia misma como perdido paraíso que es preciso recuperar para reemprenderla la marcha una y otra vez, el amparo de la memoria contra la soledad esencial del hombre, la familia en su doble abanico simbólico de raíz y de pérdida, o la mujer que es carne, incógnita, pero también refugio, crecimiento, espíritu) para salvarse de las oscilaciones de su fe, del dolor de existir y hasta de la improbable virtud balsámica de la poesía.


Fuentes

  • Cubaliteraria, Carlos Zamora publica poemario sobre el ejercicio de salvación. Por, Milán Paz [1]
  • UNEAC, ALGO SOBRE CADA DÍA LA ETERNIDAD .Autor: Duyanah Alí [2]