Concepciones acerca del desarrollo psíquico

De EcuRed
Aspectos funcionales de la personalidad
Información sobre la plantilla
Concepto:Algunos arutores han considerado que la importancia decisiva está en factores que tienen que ver de una u otra manera con lo biológico, mientras que otros atribuyen al medio en el que se desarrolla el individuo; y, otros suponen que ambos factores convergen.
Concepciones acerca del desarrollo psíquico. El problema acerca del estudio del psiquismo, teniendo en cuenta su formación y desarrollo, así como las condiciones y determinantes del mismo tienen una gran importancia, ya que se encuentra relacionado directamente con la naturaleza de los fenómenos psíquicos, con su esencia, en relación a lo cual han surgido interrogantes acerca del papel de lo biológico y lo social, del papel de lo interno y lo externo.

Contenido

Concepción biologista de la psiquis

Dentro de la concepción biologista de la psiquis, se referirán dos posiciones significativas:

a) La herencia biológica expresada directamente.

b) La maduración del sistema nervioso o preformismo.

La herencia biológica expresada directamente

Esta corriente parte de que la herencia biológica determina las propiedades y características psíquicas del individuo, que se van a expresar directamente desde el nacimiento. Por tanto, la psiquis va a tener sus propias leyes de desarrollo, dados de una vez y para siempre, basadas en las leyes de la herencia, lo que determinará fatalmente las características, posibilidades y desempeño del sujeto durante toda su vida y en donde las condiciones externas del medio no podrán ejercer ninguna influencia para modificarlas.

En este caso la relación educación y desarrollo psíquico queda planteada de la siguiente manera: la educación adquiere un carácter secundario, juega solamente un papel informativo y de ningún modo formativo. Es nada más el escenario que permite que el individuo despliegue esas potencialidades que ya tiene por herencia.

Maduración del sistema nervioso o preformismo

En esencia, esta posición plantea que el desarrollo psíquico está determinado por el proceso de maduración del sistema nervioso, el cual obedece a un plan genéticamente establecido. A medida que se va produciendo esta maduración, se van manifestando distintas características psicológicas, aparecen nuevas posibilidades y cambia el desempeño de los sujetos.

En la actualidad los psicólogos que sustentan esta posición tratan de comparar razas, culturas, teniendo en cuenta factores hereditarios, lo que se evidencia con claridad en algunas investigaciones con recién nacidos.

Esta teoría del preformismo reduce todo el desarrollo psíquico al crecimiento, a la variación cuantitativa de las cualidades que ya se poseen, negando el desarrollo como surgimiento de nuevas cualidades.

En este caso, estos autores conciben la relación Educación-Desarrollo Psíquico del siguiente modo: la enseñanza debe ir a la zaga del desarrollo, pues enfatiza la necesidad de que este último siga un curso espontáneo, o sea, que la acción educativa debe esperar el momento oportuno para entrar en acción.

Concepción sociologista de la psiquis

Esta concepción, que por sus orígenes se relaciona con el sensualismo inglés, en oposición a la anterior, considera que el niño, en el momento de nacer es una " tábula rasa", y que bajo la influencia de las condiciones externas en que se desarrolla, van apareciendo en él todas las cualidades psíquicas propias del hombre, por tanto, la determinación de la psiquis es ambiental o social, de ahí su nombre.

Dentro de ella se puede hacer referencia a dos posiciones:

a) El conductismo.

b) El ambientalismo culturalista.

El conductismo

Esta conducta se forma a partir de la relación que se establece entre un estímulo y la respuesta que elabora el individuo ante dicho estímulo, por medio de un condicionamiento, de ahí que se apoye en el esquema estímulo-respuesta ( E - R ) para explicar todas las conductas del sujeto, planteando explícitamente que toda respuesta es condicionada, o sea, que es aprendida.

De ahí que se plantee que el desarrollo sea la reserva de conductas adquiridas a través de un aprendizaje, basada en la formación de reflejos condicionados.

Por tanto, el factor determinante es el medio, el cual fatalmente conformará la psiquis del individuo. Descarta por completo el papel de los factores internos en el desarrollo psíquico humano, sean estos instintos, herencia, sistema nervioso, pues considera que lo innato es irrelevante en dicho desarrollo.

Por otro lado, se considera que las leyes de formación del reflejo condicionado son las mismas para el hombre que para los animales, por lo que ve igual el desarrollo humano y el animal, pues no considera que haya diferencias cualitativas, de ahí que se caracterice esta corriente por realizar gran cantidad de investigaciones en animales, cuyos resultados son extrapolados de modo directo al hombre.

Un aspecto interesante en esta concepción se refiere al papel pasivo que se le da al hombre, el cual no puede modificar las condiciones en que se desarrolla, sólo es un producto de ellas al adaptarse a las mismas.

En esta posición la relación educación y desarrollo psíquico va unida, o sea, el desarrollo se mide en función de la cantidad de hábitos y nuevas conductas, que el individuo adquiere. Por tanto, la enseñanza y el desarrollo coinciden en todos sus puntos.

Ambientalismo-culturalista

Aunque los representantes de esta posición coinciden con el conductismo en que lo psíquico está determinado por factores ambientales, sin embargo, no parten del esquema E-R, sino que se basan para ello en la acción de la cultura (o del entorno cultural) en que vive el sujeto.

De tal modo, la cultura determinará (también fatalmente) las características psicológicas del individuo: capacidades, conductas, formas de pensamiento, ideas, sentimientos, motivaciones.

De forma similar a la posición anterior, los representantes de ésta consideran la identificación de enseñanza-desarrollo psíquico como un hecho. De ahí que trabajen a partir de la educación compensatoria y la estimulación temprana al desarrollo del individuo.

Teoría de la convergencia o de los dos factores

Para esta teoría el proceso del desarrollo psíquico está determinado por la convergencia de la herencia y el medio, y en todo momento intenta compatibilizarlas. El desarrollo ocurre por la influencia simultánea de tendencias congénitas y del medio ambiente. En el desarrollo, la herencia aporta la estructura y la educación, el medio, desencadena o desarrolla la misma. Al igual que en una estructura de la psiquis.

Sin embargo, en este caso, a la herencia se le confiere el papel determinante, mientras que al medio se le asigna solamente el papel de las condiciones que realizan las particularidades hereditariamente predeterminadas de la psiquis.

No obstante, en esta concepción existe una nueva óptica de ver la relación educación-desarrollo psíquico, en relación con las anteriores, puesto que, en primer lugar, combina los puntos de vista anteriores, que aparentemente son opuestos, lo que indica que no son tan dispares o excluyentes como parecían, sino que tienen algo en común.

En segundo lugar, trata de ver los dos aspectos que constituyen el desarrollo psíquico en relación entre sí. Por tanto, se le atribuye un mejor papel a la educación en el desarrollo del niño, aunque se le da el papel determinante a la maduración biológica, y es por eso que la educación tiene un límite puesto desde adentro a la acción educativa, más allá del cual no es posible avanzar en un momento determinado.

Entre las tres concepciones se encuentran aspectos coincidentes, que es bueno destacar:

  • En la concepción biologista y sociologista (o ambientalista) se unilateraliza un factor (herencia o medio), mientras que en la de los dos factores, aunque trata de armonizarlos, no lo logra, puesto que se toma partido, en última instancia, por el factor biológico.
  • En las tres concepciones el hombre se considera un ser pasivo, dependiente de la herencia o del medio. En ninguna se ve reflejado lo cualitativamente diferente que hay entre el hombre y los animales; el desarrollo lo conciben como evolución, como aumento o disminución, como repetición, o sea, no se incluye el carácter contradictorio del mismo.

Teoría del desarrollo intelectual

La fuente del desarrollo psíquico es la organización y la coordinación inmanentes de las acciones del sujeto, cuya interiorización lleva al surgimiento de las llamadas operaciones reversibles, cuyo sistema forma las estructuras del pensamiento, que serán los mecanismos de la inteligencia, que asegurarán al hombre el equilibrio con el objeto por medio de la autorregulación.

El desarrollo intelectual se identifica con el desarrollo del pensamiento del sujeto, en el cual se da un tránsito sucesivo desde la etapa más elemental (sensoriomotríz) hasta llegar a la de las operaciones formales del pensamiento.

Lo más significativo es que, este tránsito ocurre de modo espontáneo y está supeditado a la coordinación de las operaciones y a las tendencias de las estructuras operatorias al equilibrio. Por tanto, el desarrollo psíquico lo ve como algo independiente de la educación y la enseñanza, en este caso, el proceso pedagógico debe seguir el desarrollo, por lo que el desarrollo del niño se presenta como un proceso sometido a leyes naturales, que transcurre en forma de maduración, la enseñanza la comprende como utilización puramente externa de las posibilidades que surgen en el proceso de desarrollo.

Se considera que el indicador de que existe un cierto desarrollo se encuentra en cómo piensa el niño en una nueva tarea no conocida para él, no lo que el niño sabe, ni lo que es capaz de asimilar, por tanto, contrapone enseñanza y desarrollo.

Características psicopedagógicas

La corriente Socio- Histórico- Cultural reconoce la importancia del crecimiento personal en el desarrollo psíquico, tanto en la norma como en la desviación y se declara que dicho crecimiento se produce en el contexto del sistema de relaciones sociales, en que esa personalidad en formación se desenvuelve y toma en consideración el papel activo del sujeto en su formación al afirmar que en última instancia, el desarrollo se produce a partir de la experiencia individual acumulada que se produce, a través de cómo vive el sujeto la situación social. En tal sentido se comparte el principio de que la historia personal es significativa para comprender la situación del sujeto y poder promover, en este, el proceso de desarrollo personal y cambio necesario. Este propio enfoque nos plantea que las dificultades surgen como resultado de condiciones de vida y educación desfavorable. "Estas condiciones conducen a la limitación de la experiencia sensorial en el niño y de su comunicación con los que le rodean, y al mismo tiempo retardan su desarrollo intelectual, así como entorpecen el desarrollo armónico de su personalidad.

Fuentes

  • DAVIDOV. V.V: La enseñanza escolar y el Desarrollo psíquico . Editorial Progreso, Moscú, 1988.
  • DE LA TORRE, C y M. Calviño: Historia de la Psicología. Lecturas Escogidas. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, ]1985.
  • ELKONIN, D.B: "Acerca del problema de la periodización del desarrollo psíquico en la edad infantil", En revista Vaprogi Psicología 1971 Nº 4 (traducción selección de lecturas de psicología Infantil del Adolescente 1ra. parte) Universidad de La Habana.