Educación sexual

De EcuRed
Educación sexual
Información sobre la plantilla
Concepto:La educación sexual es el proceso de enseñanza-aprendizaje en el que somos formados en lo relacionado con el proceso y los efectos de la actividad sexual y el sexo.

Educación sexual es el proceso de enseñanza-aprendizaje en el que se forma al hombre en lo relacionado con el proceso y los efectos de la actividad sexual y el sexo.

A pesar de que la educación sexual es un proceso que dura toda la vida y que comienza con el nacimiento, las personas relacionamos la tarea de educar en lo relacionado con el sexo a niños y adolescentes. Sin embargo a lo largo de toda la vida necesitamos ser educados en materia sexual sobre nuevas formas de vivir nuestra sexualidad, sobre todo en momentos como el embarazo, el cambio de pareja, la menopausia o la vejez.

Contenido

Responsables de la educación sexual

Los responsables de la educación sexual en edades tempranas, es decir, en la infancia o edad escolar son en primer lugar los padres (la familia).

La educación que se da en el hogar es muy importante. Ésta puede ser de forma activa y positiva tratando el tema del sexo directamente o de forma indirecta, por medio de frases evasivas, prohibitivas, sarcásticas, etc.

En segundo lugar se sitúan dos colectivos muy importantes en la educación sexual que son el grupo de amigos y la escuela, más concretamente el profesorado.

Éste último colectivo, el colectivo docente, ha preparado dentro del calendario escolar un apartado dentro de las ciencias naturales que incluye la información y educación sexual.

La sexualidad en los niños y niñas de educación preescolar (0 – 6 años)

La tesis marxista plantea que el hombre no nace sino, deviene de personalidad. Su formación y desarrollo integral se inicia desde el momento mismo del nacimiento, en que el niño es recibido por el medio social.

Esta idea no ha dejado de ser un propósito. El proceso de formación de la personalidad del niño continúa siendo dirigido sin alcanzar la integralidad, incluso obviando esferas tan importantes como la sexualidad humana.

Masters, Johnson y Kolodny, son algunos de los prestigiosos conocidos investigadores norteamericanos dedicados al estudio de la sexualidad. En su libro Sexo y amor humano [1] señalan algunos ejemplos que permiten comprender esta afirmación:

  • Estudios realizados con ultrasonidos han dado evidencia que el reflejo de erección ocurre en los fetos (varones), algunos meses antes del nacimiento.
  • Muchos recién nacidos varones tiene erecciones pocos minutos después del nacimiento incluso antes de cortarles el cordón umbilical.
  • De manera similar, los recién nacidos hembras tiene lubricación vaginal y erección del clítoris en sus primeras 24 horas.

Los referidos autores también plantean:

Tocar y frotar sus genitales constituyen sensaciones de agrado en los bebés.
Tocar y frotar sus genitales constituyen sensaciones de agrado en los bebés.
  • … lo cierto es que debido a la sensación de estar acurrucados al calor y suavidad del cuerpo de la madre y tener la intensa estimulación neurológica de succionar, los labios están llenos de terminaciones nerviosas sensoriales que se combinan para enviar mensajes al cerebro que son interpretados como placenteros y que activan los reflejos sexuales.
  • … los bebés comienzan a tocar y frotar sus genitales en cuanto han desarrollado las necesarias coordinaciones motoras para ello y expresan sus sensaciones de agrado en gorjeos, sonrisas y otras manifestaciones emocionales.

Manifestaciones de la sexualidad

Las mas recientes investigaciones sobre la sexualidad infantil han demostrado que "los reflejos sexuales están operando desde el mismo inicio de la infancia, incluso antes del nacimiento". Existen posibles conductas insanas que pueden manifestarse como: violencia sexual sobre otro niño, fijación en la auto estimulación sexual por inactividad o falta de estimulación afectiva y actitudes diversas predeterminadas por el adulto entre otras.

Son característicos de la edad los llamados juegos sexuales de parejas.
Son característicos de la edad los llamados juegos sexuales de parejas.

Una característica del desarrollo psicosexual de la edad preescolar no son solamente las preguntas. Además, se presentan con frecuencias los llamados juegos sexuales de parejas, incluso entre niños del mismo sexo, sin que constituyan necesariamente prácticas homosexuales. Es importante que la educación tenga en cuenta las características de la educación psicosexual del niño, pues tradicionalmente se plantea que la educación en estas edades debe estar dirigida a responder las preguntas que sobre dicha esfera plantean los niños, dentro de un conjunto mayor de interrogantes acerca de la naturaleza y la sociedad. Que las preguntas relacionadas con la sexualidad no sean el centro de las preocupaciones del niño, es correcto. Son los adultos quienes le deben dar mayor importancia a lo que para el niño no resulta especialmente significativo.

La curiosidad del niño es insaciable y buscará siempre la respuesta, razón por la cual se debe de estar preparado para responder.

Características de la sexualidad en los niños y niñas de edad temprana

Así es el cuerpo de los niños y niñas de edad temprana.
Así es el cuerpo de los niños y niñas de edad temprana.

En el período de la edad temprana el niño comienza a tener conciencia de su yo físico, empieza a percibir gradualmente su propio cuerpo como algo que le pertenece, como algo que esta íntimamente formando parte de sí, hay una curiosidad incuestionable por el cuerpo y la mayoría de los niños descubren (si es que no lo han hecho antes) que la estimulación genital es una fuente de sensaciones placenteras.

El conocimiento que los adultos han de tener de tales características es muy importante, por cuanto con frecuencia reaccionan inadecuadamente, por ejemplo: les pegan en las manitos a los niños y les dicen que tal o cual cosas esta sucio, es caca o sencillamente dan muestra de incomodidad y desaprobación, gritan y los asustan.

Otros tratan de esconder los genitales con excesos de ropa interior. Esas actitudes de los adultos son el inicio de obstáculos para el desarrollo normal del niño, al brindar modelos inadecuados de conductas inhibitorias que posteriormente formarán parte de representaciones falsas acerca de su propio cuerpo y sensaciones. ¿Por qué relacionar los genitales con el excremento?, ¿por qué darles una imagen desagradable y sucia de una hermosa parte de su cuerpo?

Lo anterior permite aventurar en una inicial y por ello aún no conclusiva reflexión, que es aplicable la ley estimulación maduración para comprender que los genitales, como órganos del cuerpo con una especial actividad refleja, ejercitan sus funciones sensoriales en la infancia y más adelante las integran en percepciones y representaciones sexuales.

La ciencia ha demostrado que el niño no es asexual y que desde antes de nacer por las características morfofisiológicas de los genitales y otras partes del cuerpo, en las cuales se encuentran numerosas terminaciones nerviosas, estos poseen la virtud de dar respuestas a diversos estímulos externos e internos, (somatogénicos y posteriormente psicogénicos también). Esta forma especial de atender a los estímulos constituye parte de las vivencias del niño, las cuales estarán mediatizadas por las influencias socioculturales, especialmente de los adultos cercanos a él (familiares, educadoras, medio social). Por eso la actitud que asumen los adultos ante las manifestaciones de las conductas sexuales de la infancia determinan en gran medida el camino de la sexualidad como reflejo de su personalidad en formación.

Papel de la familia, la escuela y la comunidad

No se trata de organizar actividades educativas para ejercitar el sexo, sino de dirigir la influencias educativas del adulto, quien debe estar preparado para comprender y atender cuidadosamente cada nueva manifestación del desarrollo psicosexual del niño. No hay recetas, no hay reglas. Ante cada situación el adulto debe de crear no recurrir a métodos educativos rígidos. Pensar que la falta de estimulación sexual trae consigo la atrofia de los órganos sexuales en la infancia, sería una simplificación vulgar.

Cuando no se brinda orientaciones acorde con las manifestaciones sexuales de estas etapas, por no reconocer su existencia se incurre en el grave error de inhibir hasta el subdesarrollo de la esfera psicosexual de la personalidad. Es estrictamente en este sentido y no en otro como se concibe la aplicación de la ley estimulación maduración al desarrollo sexual en el niño.

Desde el nacimiento y durante la trayectoria de los primeros años de vida de 0-6 años de edad, por la influencia cultural de los padres y educadoras (al atender las necesidades básicas del niño) se trasmite el código primario de la relación social entre los sexos, o sea, de la actitud ante la sexualidad.

Que se debe tratar en cursos de educación sexual

El temario de los cursos de educación sexual escolar tratan básicamente los siguientes temas:

Según la OMS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en unas declaraciones en lo referente a los programas de educación sexual de los niños y adolescentes, aconseja que:

"Los programas de educación sexual deberían iniciarse tempranamente, ser específicos para cada edad y constituir una actividad continua de promoción de la salud durante los años escolares. Deberían empezar en la familia, con los niños en edad preescolar, y estar en conexión con la escuela.

Durante los primeros años escolares la enseñanza debería centrarse en todos los aspectos del desarrollo sexual normal -biológico y psicológico-, incluyendo las variaciones normales.

Hacia los trece años de edad los niños deberían haber recibido toda la información necesaria sobre sexualidad y la contracepción a fin de evitar angustias innecesarias y embarazos no deseados durante los años de la pubertad.

Durante los años de la pubertad el programa debería incluir información acerca de las variantes sexuales como la homosexualidad y sobre las enfermedades de transmisión sexual, sus síntomas, sus consecuencias, y su prevención, debiéndose hacer hincapié en la preparación para la vida compartida, la vida familiar y la paternidad.

El contenido específico del programa se debería determinar localmente a la vista de las circunstancias locales, las costumbres, etc., y debería estar aprobado y respaldado por la comunidad."

Referencias

  1. Masters, W. H., V. E. Johnson y R. C. Kolodny. Sexo y amor humano. "Capítulo V. La sexualidad infantil." Editorial Gente Nueva. Ciudad de la Habana, 1986

Fuentes