Estado de Wyoming (Estados Unidos)

Estado de Wyoming
Información sobre la plantilla
Estado de los Estados Unidos
EntidadEstado
 • PaísBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos

Wyoming

Wyoming es uno de los estados de los Estados Unidos, ubicado en la región de las Grandes Llanuras. Las ciudades más importantes son Cheyenne (la capital), Casper, Laramie, Rock Springs y Gillette. Su territorio ocupa una superficie de 253.337 km², ocupando el décimo lugar a nivel nacional, y es el estado menos poblado del país, contando en el 2010 con 563,626 habitantes.


Historia

Los pueblos que vivían en el territorio actual de Wyoming antes de la llegada de los europeos eran los shoshón, los crow,los cheyenes y los arapajoes. En 1830, Estados Unidos adquirió a Francia la tierra situada al este de la Divisoria Continental o cordillera Norteamericana, como parte del territorio que integraba la Luisiana. El primer hombre blanco que se adentró en la región de Wyoming fue John Colter, un cazador de pieles que en 1807 remontó el río Bighorn. En 1811, la región fue explorada por Wilson Price Hunt. Al año siguiente, algunos miembros de la misma expedición regresaron a la región y, probablemente, cruzaron el paso del Sur a través de las montañas; este paso llegó a ser más tarde una parte importante del Oregon Trail. En 1834, cuando se construyó Fort Laramie al este de Wyoming, el paso fue utilizado por numerosos cazadores de pieles y, en la década de 1840, por inmigrantes y buscadores de oro que se dirigían a Oregón, California o Salt Lake City, en Utah. A raíz de la guerra Mexicano-estadounidense (1848), México entregó el suroeste de Wyoming a Estados Unidos. En 1868, Wyoming, cuya población era de 60.000 habitantes, se convirtió en un territorio. La construcción en 1867 y 1868 de la línea de ferrocarril Union Pacific (que cruzaba este espacio), el descubrimiento de oro y la facilidad para conseguir tierras baratas de forma legal estimularon su colonización. En los años siguientes, Wyoming se convirtió en una importante región criadora de ganado vacuno. Wyoming fue admitido en la Unión como un estado más en 1890. Desde un principio, la vasta extensión poco poblada de Wyoming produjo una enorme cantidad de madera y aceite, así como de otros productos agrícolas y ganaderos. Su ya floreciente economía gozó de un marcado desarrollo gracias al descubrimiento, después de la II Guerra Mundial, de minerales trona (una fuente de compuestos de sodio) y uranio. En 1960, se construyó una importante base de misiles en la región de Cheyenne. Desde la década de 1970, la preservación del agua ha sido uno de los problemas más importantes del estado.



Territorio y recursos

Wyoming tiene un clima por lo general frío y semiárido; es uno de los estados más secos de Estados Unidos. Un rasgo distintivo de su clima son los altos y persistentes vientos de la cuenca de Wyoming. Los bosques cubren cerca de una sexta parte del total de la superficie de Wyoming. Las principales especies arbóreas son el pino lodgepole y el abeto falso (véase Pináceas), que cohabitan con los helechos. La vida animal es variada y engloba el wapití, la oveja montesa, la cabra montesa, el oso negro americano, el oso pardo, el puma, el antílope, el coyote, el tejón, el conejo y el perrito de las praderas. Las aves más frecuentes son los halcones, los gavilanes (género buteo) y las águilas, mientras que la trucha es la especie más habitual en los ríos. La minería aporta el 23% del producto anual bruto y ha sido durante mucho tiempo una de las actividades más importantes del estado. Los minerales principales son el petróleo, el carbón, el gas natural y los compuestos de sodio. Wyoming es el primer productor nacional de lácteos y lana. En cuanto a la ganadería, destaca la cría de ganado ovino y vacuno, mientras que la agricultura se basa en los cultivos de heno, remolacha azucarera (betabel), cebada y trigo. Las empresas dedicadas a las manufacturas contribuyen sólo con cerca del 4% del producto anual bruto. Los artículos manufacturados más destacados son los derivados del petróleo, los productos químicos, la maquinaria industrial, la madera y sus derivados, los productos alimentarios y los artículos de imprenta.







Fuentes