Estigma

De EcuRed
Estigma
Información sobre la plantilla
Concepto:Marcas sobre el cuerpo o la psiquis de las personas.

Estigma. Según el Diccionario Manual de la Lengua Española es una marca o señal que se hace en el cuerpo. Causa de mala fama: sus antecedentes penales fueron el estigma que le impidió prosperar. Marca o señal que aparece en el cuerpo de algunos santos y que no se debe a causas naturales.

Contenido

Consepto

La palabra estigma proviene del latín: stigma, y significa marca o señal en el cuerpo.

Para la Botánica Engrosamiento terminal del estilo de la flor en cuya superficie se recibe el polen.

En Biología Orificio pequeño que hay en el tegumento o tejido de los insectos, los arácnidos y otros animales con respiración traqueal para que entre por él el aire: los estigmas forman parte del aparato respiratorio de las arañas.

Otros significados Marca o señal en el cuerpo. En su sentido religioso se refiere al fenómeno de llevar las llagas de la crucifixión de Cristo físicamente. Estas llagas se manifiestan en las manos, pies, el costado y la cabeza de ciertos santos como signo de su participación en la pasión de Cristo.

Antecedentes

Hasta el siglo XVIII, las incisiones practicadas por los fieles paganos en honor a sus dioses o las marcas en formas de cruz que los primeros cristianos se hacían en los brazos para testimoniar su fe se les llamaban estigmas. Se habla también de los estigmas de una enfermedad o de un vicio.

La historia recoge como los dos casos más significativos de estigmatizados el de San Francisco de Asís (primer caso que recoge la historia) y el del Padre Pío, quien fue recientemente canonizado. Los estigmas de San Francisco de Asís son considerados por la Iglesia como los más semejantes al sufrimiento de Cristo.

Estas llagas, si es el término correcto para nombrarlas, se manifiestan en ciertas personas como signo de su participación en la pasión de Cristo, esto, según las creencias cristianas; son llamadas estigmas visibles. Otros padecen únicamente los sufrimientos, sin mostrar marcas externa alguna, a estas se le nombra “estigma invisible”.

Las llagas pueden permanecer en el cuerpo por mucho tiempo, el Padre Pío, las llevó durante 50 años. Estas llagas se dice son un don de Dios, aunque se le atribuye también un carácter diabólico, existen casos en que se emplea este “don” con fines lucrativos. Los estigmas representan un signo de lo que sufrió Cristo durante la pasión, y por tanto constituyen un dato teológico sobre el que hay que profundizar.

La Iglesia ha establecido criterios para determinar la autenticidad de los estigmas:

  1. Las llagas deben estar localizadas en los lugares de las cinco llagas de Cristo.
  2. Los estigmas no se infectan.
  3. Aparecen espontáneamente en el cuerpo mientras la persona está en éxtasis.
  4. No ceden ante el tratamiento médico.
  5. Sangran copiosamente y por largos períodos.
  6. Los estigmas auténticos no se pueden explicar por causas naturales.

Son muchos los casos de estigmatizados a lo largo de la historia entre los que podemos citar a San Francisco de Asís, Santo Padre Pío de Pietrelcina, Santa Catalina de Siena, Santa Gema Galgani, Santa Rita, Santa Verónica Giuliani y otros.

Explicación filosófica y científica

Los estigmas son un fenómeno físico de la creencia cristiana. Desde el punto de vista médico, el problema ha sido tratado por muchos autores para intentar explicarlo, pero hasta hoy no se tiene una definición específica de los estigmas bajo un perfil médico. Desde un punto de vista del conocimiento actual, se ha intentado asimilar los estigmas como heridas, pero no son tal, ya que éstas normalmente cicatrizan. Otros han intentado interpretarlos como llagas, pero tampoco se pueden considerar como tal, ya que las llagas evolucionan y producen supuraciones al infestarse.

Las posturas más ortodoxas entran en controversia con la posición divina, manifestando que las llagas (marcas) sobre las manos ocurren en lugares incorrectos. El examen de cuerpos humanos crucificados demuestra que los brazos eran clavados a la altura de las muñecas. Es por ello que la postura más radical niega el fenómeno tratándolo de impostura y considerando como explicación que los pacientes se causen las heridas a si mismos.

En la mayoría de los casos estudiados, los médicos siempre han tomado las debidas precauciones para prevenir la comisión de fraude, procediendo muy estrictamente. La mayoría de los médicos y estudiosos del fenómeno de los estigmatizados, están convencidos de su autenticidad, y es que si bien se desconoce el origen de estas heridas, se tienen pruebas de la realidad del fenómeno.

Diversos científicos sostienen la idea de que la posición psíquica y emocional de conjunto a la fuerte creencia religiosa que asume la mente de estas personas influye sobre su condición física. Esto no resulta extraño si se toma en cuenta que muchas enfermedades se originan en la mente y llegan a somatizarse, es decir, que los problemas psíquicos se transforman en síntomas orgánicos sin que el paciente se de cuenta.

¿El tatuaje es un estigma?

El tatuaje es un atributo que produce estigma. Esta afirmación suena obvia y nada polémica. Es capaz de conquistar el consenso, el tatuaje es un dibujo en el cuerpo, los dibujos en el cuerpo desagradan a muchas personas porque pueden ser avisos sobre las malas intenciones de sus portadores, los tatuajes hacen que sus portadores sean mirados con suspicacia y en algunos casos rechazados.

En realidad, el problema no es el atributo en sí mismo. El estigma sólo es posible cuando ese atributo es cruzado con la variable de una categoría social. Todo un mundo de relaciones es el que hace de los tatuajes un estigma.

Hoy, los tatuajes se han puesto de moda en diversos estratos sociales, jóvenes de todo el mundo los exhiben sobre sus cuerpos. El tatuaje puede hablar de la condición estigmatizada de quien lo porta. El tatuaje está destinado a transmitir información social: Dice Goffman: La información, al igual que el signo que la transmite, es reflexiva y corporizada, es transmitida por la persona que lo porta.

La construcción social segregadora adquiere expresión somática (tatuajes, cicatrices, forma tosca del cuerpo, bastedad de los rasgos faciales) o cosmética (atuendo, tintes y cortes de pelo de baja calidad). El sujeto adopta un estilo y lo acompaña de unos arreglos que acentúan el estigma y lo pregonan. La sociedad actual proporciona el nicho de sentido para ese estigma y luego aplica las sanciones. Si la moda pasa, ¿que sucederá con las marcas sobre la piel hechas en un momento de aceptación social? Para algunos estudiosos del tema se convertirá en un nuevo estigma.

Estigmatizados del mundo de hoy

En la historia de la Iglesia se conocen más de 350 casos, 72 de ellos han sido declarados santos. La Iglesia suele distinguir entre estigmas divinos y estigmas diabólicos.

Manifestación divina o enfermedad de la mente humana, lo cierto es que las sociedades modernas están llenas de casos de “marcados”, unos por su propia cuenta y otros, los casos mas crueles, por las tendencias actuales que amplía el abismo entre ricos y pobres. Son estigmatizados también los niños en Sudáfrica cuya fisonomía se deforma por el hambre y las enfermedades causando daños irreparables en su cuerpo y su mente, este hecho ocurre ante la vista de una “civilización moderna” que los absorbe, las victimas de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshimay Nagasakique produjeron un número de estigmatizados que crece hasta la actualidad.

Las personas que son marcadas entienden los significados de la crueldad y de la ignominia. “La estigmatización es una condición que seguramente nació con los primeros seres humanos. Quienes la padecen suelen ser excluidos y sometidos muchas veces a ostracismo. En ocasiones el daño es irreparable y las marcas imposibles de borrar. Hoy las marcas están sujetas a nuevos métodos mucho más reaccionarios que los esclavistas”.

La estigmatización actual en la sociedad tiene sus orígenes en la economía y la vida social de los estigmatizados. Los estigmas los portan los pobres, cargan diversos atributos, rasgos, condiciones que conlleva como resultado a que este grupo estigmatizado sea visto culturalmente como inferiores o inaceptables.

Son marcados también por obra de la casualidad o la necesidad de vivir en algún lado del mundo los prisioneros torturados durante la guerra en Irak, que estigmatizó a todo un pueblo. Los suicidios por la crudeza con la que en ocasiones se ejerce la estigmatización no son infrecuentes. Para dicha de nuestra especie hay otros estigmatizados: los grandes deportistas que consiguen títulos olímpicos, las grandes personalidades de la historia cuyo aporte engrandece la civilización humana también son marcados por la sociedad en que les toco vivir. Por estos hombres valió entonces la crucifixión del Cristo redentor.

Fuentes