Saltar a: navegación, buscar

Queratitis neurotrófica

Queratitis neutrófica
Información sobre la plantilla
Queratitis neurotrófica.jpg
Rara enfermedad degenerativa de la córnea causada por la disminución o la ausencia de sensibilidad corneal.
Agente transmisor:Pérdida de sensibilidad de la córnea
Región más común:Ojo

Queratitis neurotrófica. Se caracteriza por destrucción epitelial y trastorno en la curación del epitelio, debido a la pérdida de sensibilidad de la córnea. El mecanismo patogénico más habitual es la lesión de la inervación corneal trigeminal, y son múltiples las causas, oculares y neurológicas, que pueden provocarla, bien sea a nivel del núcleo localizado en la protuberancia, el ganglio de Gasser, la rama trigeminal oftálmica, el nervio nasociliar o las fibras del nervio ciliar largo.

Causas

Síntomas

  • Ojo rojo.
  • Fotofobia.
  • Lagrimeo reflejo.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Disminución de la agudeza visual.

Signo crítico

Otros signos

  • Tempranos: disminución de la producción lagrimal, queratopatía punteada superficial acompañada de hiperemia conjuntival y pérdida del brillo corneal.
  • Tardíos: úlcera corneal central, redondeada, sobreelevada, de color blanco grisáceo, adelgazamiento e incluso, perforación corneal.

Protocolo de diagnóstico

  • Historia: antecedentes de traumatismos, episodios de herpes, cirugía ocular previa, si radiaciones, problemas de audición.
  • Verificar sensibilidad corneal bilateral con un hisopo de algodón estéril(menos de 5 mm es clínicamente significativo).
  • Buscar signos de exposición corneal: alteraciones del cierre palpebral, ausencia del fenómeno de Bell, parálisis del VII par craneal.
  • Biomicroscopia del segmento anterior en lámpara de hendidura con tinción con fluoresceína: queratopatía punteada en la zona interpalpebral, con apariencia irregular del epitelio y opacidad del mismo, puede verse defecto epitelial con edema del estroma e infección sobreañadida y en casos graves, perforación.
  • Si no se encuentran otras causas, se debe descartar una lesión ocupante de espacio en el sistema nervioso central, realizar tomografía axial computarizada y resonancia magnética.

Protocolo de tratamiento

Tratamiento médico

  • Casos leves e iniciales: lágrimas artificiales colirios, preferiblemente sin preservo, aplicar 3-4 veces al día y lágrimas artificiales en gel por las noches, y oclusión mecánica ocular.
  • Ante defectos epiteliales: ungüento antibiótico (ej. cloranfenicol, eritromicina o tetraciclina) 3-4 veces al día por 5-7 días o hasta resolución. Oclusión compresiva el primer día (opcional). Generalmente se requiere tratamiento crónico con lágrimas artificiales.
  • En caso de úlcera estéril, se debe aplicar midriático ciclopléjico (ej. homatropina 2 %, atropina 1 %) 1 gota más ungüento antibiótico y oclusión por 24 h. Repetir dicho procedimiento hasta lograr la curación total.

Tratamiento quirúrgico

  1. Tarsorrafia temporal o permanente, dependiendo del caso.
  2. Oclusión de los puntos lagrimales y lentes de contacto blandos terapéuticos. Buena opción en la parálisis facial, siempre que se haga un estricto seguimiento, pero no en la parálisis del trigémino por su elevado riesgo de infección.
  3. Recubrimiento conjuntival o con membrana amniótica.
  4. Perforaciones pequeñas: adhesivo hístico de cianoacrilato y lentes de contacto blandos terapéuticas.
  5. Perforaciones grandes: queratoplastia.

Seguimiento

  • Casos leves e iniciales: ver evolución a los 5 días.
  • Defectos epiteliales: seguimiento cada 2-3 días hasta mejoría, luego semanal.

Fuentes