Tiguabos

De EcuRed

Plantilla:TerritorioTiguabos.Se encuentra ubicado al oeste del municipio El Salvador, a 18 Km aproximadamente,en la provincia de Guantánamo.El poblado de Tiguabos constituye uno de los asentamientos más antiguos de la provincia, su basamento económico es la agricultura cañera. Fue un próspero asentamiento, considerado en 1860 partido de segunda clase.

Contenido

Orígenes

Tiguabos existía como batey taíno a la llegada de los conquistadores españoles y en el Siglo XVIII se hacia referencia a sus moradores por la resistencia a los invasores ingleses, se le llamó consecutivamente, Limones o Limonar de Tiguabos, hasta que la Iglesia Católica lo bautizó el 21 de abril de 1696 con el santo patrón , San Anselmo y se le conocía como puerto de Tiguabos por estar en el camino de la isla y ser el único pueblo importante al noreste , entre las jurisdicciones de Santiago de Cuba y Guantánamo.

Otrora extenso partido territorial entre los ríos Sabanalamar y Baconao de costa a costa, Caimanera-Sagua de Tánamo; después se subdividió en varios pequeños partidos, pero subsistió como cabecera territorial a la puerta de la Jurisdicción Guantánamo; condición por la cual alcanzó la primacía en numerosos acontecimientos históricos, amen de radicar allí el primer registro civil que convertía al poblado en un lugar de cita y visita obligada.

Quien atraviesa Tiguabos y lo observa, alargado sobre colinas, con una sola calle principal, como guardián de la puerta de Guantánamo, si el viajero no se ha acercado a su génesis, difícilmente pueda imaginar en su silencio, tanta historia, tanta leyenda y heroísmo se acumulen en su suelo, tantos hitos de cubanía, de patriotismo colectivo e individual y de identidad.

Asiento de una comunidad taína, en 1533 andaba el indio José Rodríguez, en las huestes del legendario Cacique Guamá.

Regino Eladio Boti, poeta e historiador guantanamero, en su obra Breves apuntes sobre los orígenes de esta ciudad, afirma que el nacimiento de Guantánamo hay que buscarlo en Tiguabos, pueblo con pretensiones de ciudad, cuando Guantánamo no existía.

Según el intelectual guantanamero, fueron los vecinos de El Caney de Santiago de Cuba quienes refundan Tiguabos y relaciona en orden de relevancia hasta quince familias: Almenares, Pérez, Rojas, Montoya, Rodríguez, García, Aquiles, etc., blancos, indios y mestizos, que lejos de Santiago de Cuba y Baracoa se convierten en poderosos clanes patriarcales, con sus propias leyes, su modo de vida y de administrar su hacienda , con libertad de expansión en un vasto territorio lleno de realengos(18,3,13,33,47,etc.,) habitado por negros cimarrones apalencados y comunidades aborígenes, que subsisten ignorando el término profusamente utilizado de exterminio.

Denunciar palenques y arrasarlos era un gran negocio, se podían adjudicar las tierras de estos a los rancheadores y guerrilleros que cumplieran esta función al servicio de la corona española, así surgió el poderoso clan de los Pérez, cerrado entre familias para que el dinero y el negocio no escaparan, tristemente célebre, en especial por Miguel Pérez y Céspedes, rancheador y guerrillero, jefe de las escuadras de Guantánamo, que tan útiles servicios prestó a la corona española, hasta su muerte llena de leyenda, en Peladero, de noche , en enfrentamiento con las fuerzas de Guillermo Moncada, sobre su cuerpo, 20 cadáveres de sus hombres y su perro.

Invasiones

En 1741, cuando el vicealmirante Eduard Vernon, desembarca por la Bahía de Guantánamo, funda Cumberland, su objetivo era avanzar por tierra y tomar por sorpresa a la amurallada ciudad de Santiago de Cuba, imposible por el mar. Es julio y agosto de 1741, entre los 6000 invasores ingleses vienen 600 colonos de las 13 colonias de Norteamérica y entre ellos Laurence Washington, hermano mayor del prócer de la independencia de EE.UU.

Guantánamo no existía para interrumpir su avance, el camino parece fácil y sin grandes escollos, pero en la línea divisoria con Santiago de Cuba estaba Tiguabos, un infranqueable obstáculo en el camino de los invasores ingleses.

Los vecinos, blancos, indios, mestizos y negros, seguían el avance invasor y se preparaban para defender la patria; en la vanguardia de Tiguabos, los capitanes Pedro Guerra y Marcos Pérez (tatarabuelo del mayor general Pedro Agustín Pérez) esperan al enemigo, lo reciben con un hecho insólito para el invasor, queman el pueblo y se van al monte en masa; es el día 8 de agosto de 1741. El grueso de los invasores acampa en la iglesia y en la plaza del pueblo.

Se inicia la resistencia contra el invasor, ataques sorpresivos, emboscadas, hostigamientos nocturnos, son tácticas utilizadas por estos hombres de la tierra, que no tienen un concepto de patria, pero formado en ellos el de amor a la tierra donde habían nacido: la patria local.

Estos hechos ocurren 21 años antes de la Toma de La Habana por los ingleses, tierra adentro, aquí el invasor no triunfa, se le causan unas 2000 bajas, obligados a reembarcarse, en los primeros momentos chocaron con la milicias nativas, informado Cajigal, gobernador de Santiago de Cuba sobre el inminente peligro que se cierne sobre la ciudad, movilizó de inmediato y envió a la zona tropas regulares españolas, también vinieron refuerzos de milicias criollas de Trinidad, Sancti Spíritus y milicias de indios de Jiguaní y Manzanillo, que junto a lo inhóspito de estos lugares, el calor, la fiebre, los mosquitos en los meses de Julio y Agosto, hicieron entrar en razones a los anglosajones y sus Pichones del Potomac.

San Anselmo de los Tiguabos fue quemado 127 años antes que los bayameses quemaran la primera capital de la revolución en Cuba, aquellos indios, mestizos, blancos y negros junto a las tropas regulares españolas derrotaron al invasor ingles y a los 600 colonos de las 13 colonias que lo acompañaban, 40 años antes de concretar su independencia y convertirse en los EE.UU. de Norteamérica, este hecho está en la génesis de sus apetencias territoriales sobre la isla de Cuba.

El obispo Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, visitó Tiguabos en 1757 y ordenó la reconstrucción de la iglesia que habían ocupado los ingleses, cuyo estado constructivo quedó muy deteriorado.

En 1780 se produjo una de las primeras sublevaciones de esclavos de la zona, cuando el indiano Marcial De los Reyes, ejecutó a Medina, el malvado administrador del Hato de Cuneira, aunque esta rebelión fue sofocada tempranamente al ser capturados o muertos los complotados, su rebeldía marcó la continuidad de esta tradición en San Anselmo de los Tiguabos.

Guerras de independencia

Guerra del 68

Los patriotas guantanameros se levantaron en Boca de Maca, Filipinas, Partido de Tiguabos el 20 de noviembre de 1868, el 23 del mismo mes y año atacan y liberan el pueblo, el más importante de todo el oeste guantanamero, que permaneció en manos de los revolucionarios hasta fines de diciembre de ese año, así Tiguabos fue la primera capital de la Revolución en Guantánamo, numerosos vecinos se incorporaron a las huestes patrióticas, entre ellos la joven de 23 años Dolores Paján, primera mambisa guantanamera, que no quiso ocupar la retaguardia y se convirtió en abanderada de las fuerzas rebeldes.

El 27 de noviembre de 1868 intentaron tomar la ciudad de Guantánamo reforzada militarmente por aquellos días, con poca experiencia militar fueron derrotados y más de 150 patriotas murieron o cayeron prisioneros, otros dispersos por Monte Rus y Sagua de Tánamo continuaron la lucha.

Lo efímero de este intento no debe ser motivo para afirmar de forma absoluta que Guantánamo no se incorporó a la Guerra de los Diez Años. Las investigaciones de los historiadores guantanameros José Sánchez Guerra y Wilfredo Campos Cremé en su libro “Los ecos de La Demajagua en el Alto Oriente Cubano”, demuestran lo contrario.

Por Ojo de Agua, Partido de Tiguabos se inició la invasión y campaña de Guantánamo el 31 de julio de 1871, dirigida por Máximo Gómez y Antonio Maceo y establecieron sus campamentos y bases de operaciones en Monte Rus.

Tiguabos se convirtió en esta etapa en una plaza fortificada, rodeada de 4 fortines y campamento general de Arsenio Martínez Campos. Durante la operación Mariñan-Tiguabos del 16 al 24 de enero de 1872, Máximo Gómez sitia el cafetal Mariñan y deja brechas para que los sitiados busquen la ayuda de Martínez Campos, constantemente vigilado por los patriotas, cuando este parte por el Camino Real en su auxilio, Máximo Gómez y Antonio Maceo caen con el grueso de las fuerzas sobre la desguarnecida plaza, la toman casi sin resistencia y obtienen un gran botín bélico y de víveres y se retiran después de incendiar el pueblo, aquí Antonio Maceo recibió su tercera herida guantanamera y fue hábilmente burlado el Brigadier Arsenio Martínez Campos.

El 26 de agosto de 1879 al estallar la Guerra Chiquita se produce un acontecimiento de gran trascendencia para Guantánamo, la incorporación al alzamiento de Pedro Agustín Pérez, que había servido a España durante la Guerra Grande, por lealtad de familia, pero que ahora se convierte en el adalid guantanamero, que faltó en el 68, el poderoso clan de los Pérez, tan fiel a España queda dividido y una parte importante se pone al servicio de la patria.

Guerra del 95

El 24 de febrero de 1895 se levanta en Tiguabos, Pablo Salomón y Pedro Agustín Pérez fue el líder de los alzamientos en la zona de Guantánamo, pronunciándose en La Confianza.

El 13 de mayo de 1895 se produjo el gran combate de El Jobito, aplastante victoria de las armas cubanas, primera de la Guerra del 95, dirigida por Antonio Maceo que cambió el curso de la guerra y en la que se destaca sobre manera el coronel Pedro Agustín Pérez y sus fuerzas, razones por la cual alcanzó el grado de Brigadier y su nieto Jesús Pérez de sólo 13 años fue ascendido a capitán en reconocimiento a su actitud y a la muerte heróica de su padre José Francisco Pérez Pérez en esta acción.

Tiguabos volvió a ser liberado por las armas mambisas el 29 de abril de 1898, esta definitiva liberación del colonialismo español estuvo dirigida por el mayor general Pedro Agustín Pérez, ese mismo día cumplió 54 años y su pueblo lo celebró en la plaza con un banquete de victoria, se estrechaba el cerco a Guantánamo, desde Tiguabos partió el coronel Enrique Thomas Thomas a auxiliar a las tropas norteamericanas sitiadas en Playa del Este.

En San José de Belona, barrio de Tiguabos se alzaron, el 20 de mayo de 1912 los principales jefes del Movimiento de los Independientes de Color, Pedro Ivonet y Evaristo Esténoz, otros predios del barrio fueron escenario de estas protestas, de esta rebelión: Carrera Larga, Banito, El Caimito, La Guira, Mariñan, por solo citar algunos.

Célebre por atesorar el más antiguo Registro Civil de la Jurisdicción, en el apogeo de las luchas del Realengo 18, Tiguabos fue su capital, donde se lanzaron los principales manifiestos de la República Agraria y Antiimperialista del Realengo 18, de protesta contra los geófagos internos y externos, como el Banco de Canadá y los intereses que representaba, aunque la compañía se llamase Corralillo, Belona, Maisí, Mariñan, S.A siempre.

Tiguabos renació en las luchas de la Guerra Popular Revolucionaria, patria chica de Fernando de Díos Liranza, caído en el combate de Cuneira el 7 de noviembre de 1958 y de la maestra rebelde Pérsida Chibas, por solo mencionar dos ejemplos de la gran pléyade gloriosa.

Sus hijos en todas las latitudes del país donde se encuentren portan con orgullo el estandarte de la identidad y de mucha primicia en la historia patria, allí en bronce fundido está el más grande busto del mayor general Pedro Agustín Pérez; y en fechas históricas como el San Anselmo, el 29 de abril, el pueblo se reúne junto a los símbolos de su historia, los erigidos y los que esperan erigirse, reconforta el hecho de que en aquella masa de pueblo predominen las niñas y los niños, que deleiten con sus canciones y poemas patrióticos, porque en ellos renace cada día la patria local del general de a pie, sublime patriarca y guardián de la puerta histórica de Guantánamo, San Anselmo de los Tiguabos.

Tributo al pueblo monumento, convertido en cenizas cuatro veces por el heroísmo de sus hijos, recurso fatal para la conservación del patrimonio y vital para preservar la identidad, la soberanía y la consecución de la independencia patria.

Bibliografía