Toma de La Habana por los ingleses

Revisión del 12:05 25 feb 2010 de Yanisel pal.jovenclub (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

Plantilla:HechosAtaque Ingles a la Habana (1762)

Cuando los ingleses ocuparon la Habana en 1762 bien conocían los puntos fallos de su defensa y planearon el ataque que se inició el 6 de junio, según un minucioso informe de su topografía y fuertes, rendido por el almirante Charles Knowles, gobernador de Jamaica, quien la visitó en 1756 en viaje a Inglaterra, en tiempos de paz luego que Londres asediara la Isla durante la Guerra de la oreja de Jenkins.

Siguiendo las recomendaciones de Knowles que había señalado la imposibilidad de forzar directamente la entrada del puerto y las ventajas de dominar la loma de la Cabaña, las tropas invasoras desembarcaron por la zona de Cojímar —una parte marchó a Guanabacoa- y la otra hacia las alturas señaladas -aún sin fortificar— con el objetivo de hostigar la ciudad y atacar al colindante Castillo de los Tres Reyes del Morro.

A pesar de los desaciertos del plan de defensa español hubo una resistencia desesperada de los habaneros; la historia recoge los nombres del valiente defensor del Morro el capitán de Navío Luis de Velasco y de Pepe Antonio (José Antonio Gómez), héroe legendario de los milicianos que enfrentaron a los invasores; de los regidores criollos Luis José de Aguiar, Tomás Aguirre y Laureano Chacón, nombrados coroneles de milicias, y a los batallones de pardos y morenos.

El gobernador y capitán general Juan de Prado Portocarrero , por su parte, y la Junta de la alta oficialidad que dispuso la defensa, encargaron al coronel Carlos Caro la resistencia del desembarco inglés por las playas de Cojímar y Bacuranao, en el este de La Habana; dejaron la flota española mandada por el marqués del Real Transporte encerrada en el puerto y hundieron a la entrada de la bahía a los navíos Neptuno, Europa y Asia.

Al frente de las fortalezas militares situaron a jefes de la marina: capitán de navío Juan Ignacio de Madariaga, comandancia general de la Isla; Luis Vicente de Velasco (Morro); Manuel Briceño —relevado por Fernando de Lorita–(La Punta), y otros jefes en distintos lugares menos protegidos.

Los ingleses lograron atenazar la ciudad también por el oeste, pero sobre el terreno la toma del Morro no resultó fácil.

Finalmente recibieron refuerzos de sus colonias de América del Norte y se lanzaron al asalto de la fortaleza —luego de abrir con una mina un boquete en sus gruesos muros—, la cual ocuparon el 30 de julio de 1762.

Después de un fuego copioso y continuado de artillería, el sargento mayor de la plaza Antonio Ramírez de Estenoz fue autorizado, el 11 de agosto, para acordar los pasos de la capitulación de La Habana, que ocurrió al día siguiente.