Alta fidelidad (Película)

Alta fidelidad
Información sobre la plantilla
Comedia | Estados Unidos
18 KB
Chispeante comedia llena de momentos felices
Otro(s) nombre(s)High Fidelity
Estreno2000
GuiónD.V. DeVincentis, Steve Pink, Joan Cusack y Scott Michael Rosenberg
DirectorStephen Frears
Producción GeneralTim Bevan, Rudd Simmons
Director de ArteMick Audsley
RepartoJohn Cusack, Iben Hjejle, Todd Louiso, Jack Black, Lisa Bonet, Catherine Zeta-Jones
ProductoraCoproducción Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos-Bandera del Reino Unido Reino Unido; Touchstone Picture
PaisEstados Unidos

Alta fidelidad. Película rodada en el año 2000 por Stephen Frears, en la que participan John Cusack, Iben Hjejle, Jack Black, Todd Louiso, Tim Robbins, Lisa Bonet, Catherine Zeta-Jones, Joelle Carter y Lili Taylor. Está basada en la novela homónima, escrita en 1995, por Nick Hornby. Doblada al español con una duración de 107 minutos.

Sinopsis

En esta comedia romántica y mordaz, John Cusack protagoniza a Rob Gordon, el dueño de una tienda de discos de Chicago al borde del cierre: sólo vende discos antiguos, de los de vinilo. Rob es un verdadero fanático de la música, y se pasa el tiempo con sus chalados empleados, el lunático Barry (Jack Black) y el tarado Dick (Todd Louiso). Pero el negocio de Rob no es lo único que está haciendo aguas en su vida: la relación con su novia Laura (Iben Hjejle) va mal y acaba dejándole. A partir de ese momento, Rob empieza a reflexionar sobre sus desengaños amorosos y lo que significa para él la felicidad.

Aunque Alta fidelidad narre la peculiar vida de Rob Gordon, es la música la que guía los movimientos de todos y cada uno de los personajes, ya sea a través de colecciones de discos, de la tienda musical que regenta Gordon, o de las brillantes conversaciones entre la divertida pareja Jack Black-Todd Louiso, que como las grandes parejas de cómicos de la historia, son personalidades antagónicas que se unen por el caprichoso azar y que tienen los mejores momentos de la película.

Críticas

Chispeante comedia llena de momentos felices. Con actores de primera y una portentosa banda sonora. Un joven treintañero -perfecto Cusack en su papel-, propietario de una tienda de discos, tendrá que enfrentarse a sus problemas con su novia mientras soporta a sus amigos y compañeros de trabajo. Buena música, un toque nostálgico de los ochenta y un divertido estudio de las relaciones de pareja para esta simpática adaptación del divertido best-seller de Hornby.

Alta fidelidad es una historia, ni buena ni mala. La narración de una vida de desazón, sin príncipes ni princesas, donde el villano a derrotar no es otro sino el propio protagonista. Y lo fabuloso es que a muchos de nosotros una historia así nos puede traer vívidos recuerdos. Una persona normal, ese es Rob, que a raíz de su enésimo fracaso repasa todas sus anteriores relaciones para examinar la razón de que todo vuelva a suceder, porque parece no tener solución. Y como siempre nada resulta ser lo que parece porque nuestros recuerdos sobre alguien son solo la mitad de los hechos, para completarlos necesitamos los detalles de esta persona.

Reflexiones, vivencias y ácidos pensamientos que el protagonista nos trae directamente a la cámara como si de un autobiográfico repaso se tratase. Una narración un tanto arriesgada que seguramente no satisfaga a todo el mundo, pero que no se hace incómoda pese a la ruptura que supone entre el concepto usual de espectador y personaje. En mi opinión todo un acierto al meternos directamente en la opinión de Rob y sus pensamientos. Una cinta cuyo denominador común es la música pero el pegamento resulta ser esa mezcla de sentimientos tan humanos de miedo, desilusión y sufrimiento, por supuesto agitado a conciencia.

Comentarios

La vida está llena de música y color, aunque muchas veces parece que no hacemos otra cosa salvo dar vueltas repitiendo nuestros errores. Pero por mucho que lo parezca, no es como el girar de un vinilo que nunca sale de su surco. Nosotros somos complejos, temerarios, casi siempre irracionales, tornando lo simple en monótono y cambiando una vez tras otra nuestra melodía, siempre esperando que la próxima resulte mejor, y que por fin sea en Alta fidelidad.

Cuánta satisfacción nos produce encontrar una película así, plena en todos los sentidos que trata de abarcar. Un personaje caótico en el que profundizar, al que odiar y después amar, magníficamente bien llevado por John Cusack en el papel de Rob. Dos compañeros que aportan sendos tintes cómicos pero opuestos, uno grotesco, gestual y desquiciado gracias al siempre divertido Jack Black como Barry y por otro lado el sutil, tímido e introspectivo Dick, Todd Louiso. Una vida narrada a base de desilusiones y tragedias, cuyas fases vienen marcadas por las mujeres que las protagonizan, entre las que destacaremos a Catherine Zeta-Jones como Charlie.

Una cinta que se adentra también en la vida de Laura, Iben Hjejle, una mujer donde se reflejará el sufrimiento, el rencor, la apatía y por último la compasión con tintes de resignación. Unos lazos afectuosos llevados al extremo de la tirantez gracias a las improntas que los dolorosos momentos causan en nosotros. Y una plataforma común a todos ellos, la devoción, pasión y quizás, obsesión por la música. Porque en el fondo todos somos unos melómanos.

Reparto

  • John Cusack – (Rob Gordon)
  • Iben Hjejle – (Laura)
  • Todd Louiso – (Dick
  • Jack Black – (Barry)
  • Lisa Bonet – (Marie De Salle)
  • Jones – (Charlie Nicholson)
  • Joan Cusack – (Liz)
  • Tim Robbins – (Ian ‘Ray’ Raymond)
  • Chris Rehmann – (Vince)
  • Ben Carr – (Justin)
  • Bruce Springsteen – (Él mismo)
  • Lili Taylor – (Sarah Kendrew)

Fuentes