Saltar a: navegación, buscar

Pedagogía de la autonomía y otros textos (Libro)

Pedagogía de la autonomía y otros textos
Información sobre la plantilla
Pedagogia de la autonomia y otros textos.jpg
Autor(a)(es)(as)Paulo Freire
Editorial:Editorial Caminos
EdiciónDenia García Ronda
Diseño de cubiertaFrancisco Masvidal Gómez
PaísBandera de Cuba Cuba

Pedagogía de la autonomía y otros textos. En este libro se abarcan textos sobre la autonomía y otros interesantes textos.

Resumen

Quienes hayan leído Pedagogía del oprimido... reconocerán en este libro temas recurrentes de Freire. Pero advertirán también que esa recurrencia no es mera repetición, sino profundización y superación. La realidad es que Freiré es uno de esos pensadores que logró plantearse temprana­mente preguntas sustantivas —lo que es condición de la ciencia social que pretende elevarse por encima de lo existente para cumplir su función mayor de guiar las actuaciones— y dedicó su obra y su vida a respondérselas y a respondérnoslas, abordándolas una y otra vez desde diferentes ángulos, y añadiéndoles siempre los resultados de sus nuevas indagaciones, su creciente madurez intelectual y vital, y su amorosa atención a las interpelaciones y debates que ellas provocaban.

Del Autor

Paulo Freire. Nació en 1921 en Recife, en el Nordeste de Brasil. Estudió Letras y Filosofía. Trabajo sobre un método de de alfabetización en el Marco del Movimiento de Educación de Base, ligado a sectores católicos progresistas de Brasil.

En 1961, bajo el gobierno populista de Joao Goulart (1959-1964), es nombrado responsable de Educación de Adultos y coordinador del Plan Nacional de Alfabetización del Ministerio de Educación. No pudo llevar a cabo ese proyecto por el golpe de Estado de 1964.

Después de algunos meses de cárcel, sale al exilio a Bolivia y posterior­mente a Chile. El gobierno demócrata cristiano de Frei adopta su método de alfabetización. Participó de una manera u otra en las campañas de alfabetización de Chile, Angola, Tanzania, Guinea-Bisau, Sao Tomé y Príncipe, Nicaragua y Granada. Regresa a Brasil en 1982 y asume diferentes responsabilidades políticas y educativas dentro del Partido del Trabajo. Falleció en Sao Paulo en 1997.

Hace apenas unos meses, la editorial Caminos saldó una deuda histórica con sus lectores y lectoras al publicar por primera vez en Cuba Pedagogía del oprimido, texto fundante de Paulo Freiré. Dificultades de diverso tipo habían impe­dido la aparición de ese y otros de sus libros entre nosotros desde que Casa de las Américas se propusiera emprender su publicación hace casi veinte años. Afortunadamente, ya han ido quedando atrás, y Caminos continúa ahora la labor de divulgación de la obra del pensador pernambucano que ha guiado, desde su fundación, la labor del Centro Memorial Martin Luther King Jr. En este caso, reúne en un volumen dos textos de Freiré: Pedagogía de la autono­mía y Ala sombra de este mango. Hemos adicionado la en­trevista que le realizaran quien escribe estas palabras y Fernando Martínez Heredia durante su visita a Cuba, pu­blicada entonces en Cosa de las Américas, en la que Freiré habla sobre su relación con la revolución en general y con la Revolución cubana en particular.

Quienes hayan leído Pedagogía del oprimido o hayan es­tado vinculados a las actividades pedagógicas del Centro reconocerán en este libro temas recurrentes de Freiré. Pero advertirán también que esa recurrencia no es mera repetición, sino profundización y superación. La realidad es que Freiré es uno de esos pensadores que logró plan­tearse tempranamente preguntas sustantivas —lo que es condición de la ciencia social que pretende elevarse por encima de lo existente para cumplir su función mayor de guiar las actuaciones— y dedicó su obra y su vida a res­pondérselas y a respondérnoslas, abordándolas una y otra vez desde diferentes ángulos, y añadiéndoles siempre los resultados de sus nuevas indagaciones, su creciente ma­durez intelectual y vital, y su amorosa atención a las interpelaciones y debates que ella provocaba.

Este libro, entonces, trata sobre la formación de los do­centes, la práctica educativa, la relación entre educado­res y educandos. Relaciona la enseñanza y el aprendizaje con la libertad, la ruptura, la opción, la responsabilidad. Habla de la alegría, la belleza y el respeto que deben formar parte de esos actos. Su brújula es la posición siempre ex­plícita de su autor: el punto de vista de «los condenados de la Tierra».

Primeras palabras

La cuestión de la formación docente junto a la reflexión sobre la práctica educativa progresista, en favor de 1a au­tonomía del ser de los educandos, es la temática central en torno a la cual gira este texto. Temática a la que se incorpora el análisis de los saberes fundamentales para dicha práctica y a los cuales espero que el lector crítico añada algunos que se me hayan escapado, o cuya impor­tancia no haya percibido.

Debo aclarar a los probables lectores y lectoras lo si­guiente: en la misma medida en que esta viene siendo una temática siempre presente en mis preocupaciones de educador, algunos de los aspectos aquí discutidos no han estado ausentes de los análisis hechos en anteriores li­bros míos. No creo, sin embargo, que el regreso a los pro­blemas entre un libro y otro, y en el cuerpo de un mismo libro, enfade al lector. Sobre todo cuando ese regreso al tema no es pura repetición de lo que ya fue dicho. En este caso personal, retomar un asunto o tema tiene que ver principalmente con la marca oral de mi escritura. Pero tiene que ver también con la relevancia que el tema de que hablo y al que vuelvo tiene en el conjunto de objetos a los que dirijo rni curiosidad. Tiene que ver también con la relación que cierta materia tiene con otras que vienen emergiendo en el desarrollo de mi reflexión. Es en este sentido, por ejemplo, cómo me aproximo de nuevo a la cues­tión de la inconclusión del ser humano, de su inserción en un permanente movimiento de búsqueda, cómo vuelvo a cuestionar la curiosidad ingenua y la crítica, que se vuel­ve epistemológica. Es en ese sentido, cómo vuelvo a insis­tir en que formares mucho más que simplemente adiestrar al educando en el desempeño de destrezas. Y por qué no, mencionar también la casi obstinación con que hablo de mi interés por todo lo que respecta a los hombres y a las muje­res, asunto del que salgo y al que vuelvo con el gusto de quien se entrega a él por primera vez. De allí la critica permanente que siempre llevo en mí a la maldad neoliberal, al cinismo de su ideología fatalista y a su rechazo inflexi­ble al sueño y a la utopía.

Fuente