Vedette


Vedette
Información sobre la plantilla
Rositafornet.jpg

Vedette. Persona muy destacada y conocida públicamente en determinada actividad. Es una palabra de origen francés que actualmente se emplea para designar a la artista femenina principal de un espectáculo derivado del cabaret y sus diferentes géneros (revista musical, variedades, Music-hall comparsas o Burlesque.

La finalidad de la vedette en el espectáculo de cabaret o centro nocturno es la de entretener al público. La vedette tiene que saber cantar, bailar y actuar en un escenario. Dependiendo de la calidad de su espectáculo, trayectoria o dominio de uno o más talentos escénicos, se le considera entonces una Súper Vedette o Primera Vedette.

Generalmente una vedette tiene que ser una mujer con un físico o una personalidad y carisma destacados para poder captar la atención del público. Además del canto, baile y actuación, las vedettes también suelen incluir en sus shows importantes cuadros de bailarines, vestuario llamativo, magos, comediantes, malabaristas e incluso animales exóticos. Las vedettes que se especializan en espectáculos de burlesque también realizan desnudos y rutinas de striptease en el escenario.

Los espectáculos de las vedettes alcanzaron mucho éxito en los cabarets, teatros y centros nocturnos en el siglo XX en países como España, Francia, Argentina y México. París, Francia, y Las Vegas, en los Estados Unidos, son consideradas como la cuna principal de las vedettes.

Etimología

La denominación vedette, según consta en diccionarios, proviene de una voz francesa con raíz en el latín videre, es decir “ver”. Por eso, en la antigüedad, se nombraba así al jinete que alejado de la tropa cumplía la función de centinela, observando desde un lugar alto los movimientos enemigos e, incluso, en italiano se le decía vedetta a dicho mirador. Sin embargo, en los comienzos del siglo XIX se llamó vedette al actor principal cuyo nombre se destacaba en la parte superior de los carteles, del modo más notorio.

Más tarde, se designó así a la figura femenina principal en algunos espectáculos de variedades, de tal manera que en el diccionario de la Real Academia Española, el vocablo vedette refiere a “aquel personaje que busca hacerse notar o destacar en algún ámbito y goza de la admiración del público.”

Del talento musical cubano, han destacado no pocas bailarinas, cantantes y actrices a lo largo de más de un siglo. Y a aquéllas, en quienes se conjuntaron belleza, porte y capacidades artísticas especiales, se les ha identificado como vedettes o incluso divas, que significa «divinas» y es la forma femenina de la palabra latina divus.

Cuando hay varias vedettes en un mismo espectáculo se las suele numerar de acuerdo a su importancia en la trama: primera vedette, segunda vedette, etc. Es importante destacar que las vedettes suelen estar acompañadas por otros bailarines, humoristas y artistas en general.

La primera vedette también puede ser llamada supervedette, y se trata de la artista con el papel de mayor relevancia en un espectácuo de variedades o de revista musical. Las vedettes, por lo general, lucen poca ropa sobre el escenario. Muchas veces actúan semi-desnudas, con trajes que dejan ver su cuerpo en casi toda su extensión. La vestimenta de las vedettes suele incluir plumas y diversos tipos de accesorios.

Estas mujeres no solo actúan en el teatro, sino que también desarrollan su trabajo en cabarets. En algunos casos se transforman en figuras mediáticas y aparecen en programas de televisión, cumpliendo distintas funciones.

Vedettes de Cuba

Cuba con sus grandes cabarets como el Tropicana, así como el famoso Casino Parisien del hotel Nacional, ha mantenido producciones de revistas musicales donde se hicieron famosas importantes vedettes.

Desde los años veinte se desarrolla el teatro de revista donde las vedettes del Teatro Alhambra eran la mejor atracción. Por los años cincuenta descuella la figura de Chelo Alonso que fue una brillante vedette en Cuba y luego conquistó el Folies Bergère de París cuyo éxito le dio entrada al cine internacional.

Otra figura exitosa fue la vedette cubana María de los Ángeles Santana que conquistó a los públicos de varios países en las revistas de Ernesto Lecuona con el que llegó a España con una exitosa revista que recorrió la nación ibérica en la década de los años cincuenta.

Rita Montaner, fue quien le dio distinción al personaje de la rumbera con su larga bata de cola de volantes coloridos, triunfó en Estados Unidos, México y Europa, y fue la estrella del Folies Bergère de París, 62​ ella y Rosita Fornés, 63​ fueron dos de las vedettes cubanas más conocidas.

En los años 1950 y 1960, July del Río trabajó con éxito en México y los Estados Unidos.

En las décadas de los 70 y 80 Mirtha Medina aparece como una vedette en ascenso y la primera surgida en la época posterior al triunfo de la Revolución.

Vedettes de México

Fuente