Anubis

Revisión del 17:33 19 jun 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Anubis
Información sobre la plantilla
160
Religión o MitologíaMitología egipcia
Patrón(a) o Dios(a) deSeñor de la Necrópolis
País o región de origenAntiguo Egipto
Venerado enInpu (Cinópolis), Naret-ef-jent o Sauty (Licópolis), y Menfis

Anubis. Nombre latino del dios egipcio del inframundo, "Señor de la Necrópolis". Hijo de Seth y de Neftis. Era el encargado de guiar el espíritu de los muertos al "otro mundo", la Duat, dentro de las creencias egipcias. Fue primero dios de los muertos y quedó relegado a un segundo plano cuando el culto a Osiris le otorgó a este el papel principal en el Más Allá. Es uno de los dioses más antiguos del panteón egipcio, apareciendo ya en las paletas predinásticas de Nagada. Su nombre egipcio es jnpw (Anpu).

Su cometido era guiar al muerto en el Más Allá, iluminándolo con la luna, además de presidir las sepulturas; una de sus funciones era la de ser el "abridor de caminos", en su nombre de wp-wȝwt (Upuaut). Era también el protector de los sacerdotes embalsamadores, ya que él era el embalsamador de los dioses por haber ayudado a Isis a embalsamar a Osiris. También se le considera la personificación del solsticio de verano como Upuaut lo es del de invierno.

Epítetos

Recibió varios epítetos y títulos; entre los principales cuentan: nb tȝ ḏsr (neb ta dyeser) "Señor de la Tierra Sagrada", tpj ḏw.f (tepi dyuef) "El que está sobre su montaña", jmj wt (imi ut) "El que está en el lugar del embalsamamiento", ḫntj sḥ-nṯr (jenti seh-necher) "El que preside el santuario del dios".

Otros títulos son: "Señor de las necrópolis", "Señor de los Occidentales", "Señor de las cavernas", "Señor de los embalsamadores", "El que está sobre las vendas", "El que cuenta los corazones", "Señor de las vacas lecheras", "Señor de Rosetau", "El Señor de Nubia".

Iconografía

Se le representaba como hombre con cabeza de chacal, sosteniendo el cetro real; su cara es de color negro, por el color de la putrefacción de los cuerpos, de la tierra fértil, símbolo de resurrección. Ocasionalmente aparece como un perro que acompaña a Isis. La asociación con el chacal se debe, probablemente, al hábito de los chacales de desenterrar las tumbas para alimentarse.

Mitología

Anubis realiza las tareas de embalsamamiento del cuerpo de Senedyem. Tumba de Senedyem Dinastía XIX. Deir el-Medina

El mito de Anubis narra que Neftis, la diosa de las sombras y de los lugares húmedos, tomó la apariencia de Isis, esposa de Osiris, para acercarse al dios del mundo subterráneo y yacer con él, tras embriagarlo con vino más añejo y la mejor cerveza escanciados en copas de oro y plata.

De esta unión nace un niño que es inmediatamente abandonado. Pero la diosa Isis lo rescata de la muerte, lo cuida y le da su nombre: Anubis. Cuando Seth mata a Osiris, Anubis ayudará a Isis a resucitar al dios. Por esta razón Anubis era el encargado de embalsamar a los faraones, y guiarlos a la necrópolis.

Cuando Osiris subió al poder en el mundo de los muertos, la Duat, Anubis tomó un papel secundario, limitándose a embalsamar los cuerpos de los faraones, guiarlos a la necrópolis y cuidarla con su vida. Los sacerdotes de Anubis usaban unas máscaras rituales con su figura en la ceremonia de embalsamamiento del faraón. También Anubis era el encargado de vigilar, junto a Horus, la balanza en la que se pesaban los corazones de los difuntos durante el Juicio de Osiris.


Los primeros textos religiosos no le asignan progenitores, aunque en los Textos de las Pirámides su hija es Qebehut, la diosa que purificaba al difunto. En los Textos de los Sarcófagos, Bastet o Hesat, eran su madre. En otros textos era hijo de Ihet (diosa de la mitología de Esna); también de Ra y Neftis, de Seth y Neftis, de Sejmet-Isis y Osiris (en Menfis), o de Sopedu.

Sincretismo

Los escritores griegos lo asociaban con Hermes, aunque su función de guía de los muertos lo equipara mejor con Caronte, el barquero. Los romanos lo tenían dentro de sus deidades bajo el nombre de Hermanubis. Como dios del inframundo egipcio se le asocia con Osiris Onofris y Osiris Jentiamentiu, y también con Seker y Nemty.

Ritual del juicio de los muertos

El ritual seguido para pesar el alma de los muertos en la Sala del Juicio era solemne, pero sobre todo debía realizarse con equidad y verdad. Los sacerdotes que embalsamaban los cuerpos se cubrían la cara con máscaras de Anubis; de este modo todos los presentes recordarían el rostro del dios de los muertos y participarían en la celebración del ritual del peso de las almas.

La presencia de Anubis siempre es imprescindible en la Sala del Juicio para determinar si las almas mienten o son sinceras al ser interrogadas acerca de su comportamiento en la vida terrenal. En un platillo de la balanza colocaba Anubis el corazón.

Tribunal de los muertos

En el acto supremo del ritual del juicio de los muertos Anubis depositaba en un platillo de la balanza el corazón del difunto y en el otro la pluma de la verdad, principal atributo de la diosa Maat, para ponderar el peso de las almas. Cuando ambos platillos se equilibraban, Anubis anunciaba la celebración del juicio y Thot, el dios de la sabia oratoria, el abogado del difunto, se dirigía al Tribunal de los muertos para argumentar a favor del alma.

Si el alma superaba todas las pruebas a las que la sometían las deidades juzgadoras, obtenía el premio de los bienaventurados y viajaba por el cielo llevando como guía al Lucero del Alba que la conducía hasta el lugar donde mora el dios y señor de Oriente, antesala de la visión del padre de los dioses, de la divinidad solar Ra, en cuya compañía sería eternamente feliz.

La diosa Maat, llamada el ojo del Sol, formaba parte del tribunal de la Sala del Juicio, sentada junto a Osiris. La pluma de avestruz de esta diosa era el símbolo de la verdad que Osiris, presidiendo los juicios, o Anubis, por delegación, colocaba al final del proceso sobre uno de los platillos de la balanza para nivelarla y contrarrestar el peso de las almas de los muertos.

Culto

Dios originario de Behedet, según Jacques Pirenne, y dios principal de Bata, fue venerado en Inpu (Cinópolis), Naret-ef-jent o Sauty (Licópolis), y Menfis. También en los santuarios de muchas necrópolis.

Fuentes