Ataque a Mayarí Abajo (1879)

Revisión del 17:10 12 nov 2019 de Carlos idict (discusión | contribuciones) (Fuentes)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ataque a Mayarí Abajo Bandera de Cuba Cuba
Información sobre la plantilla
Combate3.JPG
Ataque a Mayarí por fuerzas al mando de Luis de Feria y Ángel Guerra.
Fecha:14 de septiembre de 1879


Ataque a Mayarí Abajo. El 14 de septiembre de 1879, fuerzas del Ejército Libertador, bajo el mando de los coroneles Luis de Feria y Ángel Guerra, atacaron este pueblo del norte de la antigua provincia de Oriente.

Localización

El poblado de Mayarí Abajo (hoy simplemente Mayarí, cabecera del municipio del mismo nombre), en el este de la provincia de Holguín, se denominaba así para diferenciarlo del que hoy sigue nombrándose Mayarí Arriba, en el nordeste de la provincia de Santiago de Cuba y capital del municipio Segundo Frente. Mayarí en la época de las guerras por la independencia era una zona tabacalera y forestal.

Contexto

Ángel Guerra Porro, holguinero, fue combatiente de las tres guerras por la independencia. En la Guerra Chiquita se alzó el 27 de agosto de 1879, en Holguín, aún con grado de coronel. Libró un combate en Bijarú, tomó a Mayarí el 14 de septiembre de ese año, junto con el coronel Luis de Feria y poco después aniquiló a una sección de caballería española en la entrada de la ciudad de Holguín. En la última guerra obtuvo el grado de general de brigada.

El también holguinero Luis de Feria Garayalde fue el jefe de la zona oriental de Holguín durante la preparación de la Guerra Chiquita, y se alzó en Alcalá, el 24 de agosto de 1879. Participó en las acciones de Loma del Gato y Margarita. En 1895 alcanzó el grado de general de División,

Desarrollo

El ataque a Mayarí se inició a la 01:00 horas de la madrugada. El jefe de la guarnición, coronel Pin, no pudo evitar que los insurrectos entraran en la plaza, ya que en medio del combate, 400 voluntarios, con su jefe, se pasaron a las filas libertadoras, lo que constituyó un elemento decisivo en el curso de la acción.

El jefe español, con parte de sus fuerzas, se encerró en la iglesia, que estaba fortificada, y allí tuvo que esperar que una columna, bajo el mando del general Valera, acudiera en su auxilio y obligara a los cubanos a desalojar el poblado, pero antes de eso se habían abastecido de avituallamiento que le resultaba muy necesario.

Esta acción fue ampliamente divulgada por la prensa de la época, ya que indicaba que a pesar de la paz del Zanjón los insurrectos cubanos contaban con fuerzas y audacia suficientes para atacar poblaciones bien guarnecidas.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Diccionario enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomo II. Acciones combativas. Centro de Estudios Militares de las FAR, 2006.
  • Francisco Pérez Guzmán y Rodolfo Sarracino. La Guerra Chiquita. Una experiencia necesaria, La Habana, 1982. Págs. 203-204.
  • Enrique Ubieta. Efemérides de la revolución cubana, 4 t., La Habana, 1920. Tomo IV. Pág. 199.