Ayora

Revisión del 18:00 15 nov 2017 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «Category:Ciudad» por «Categoría:Ciudades»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ayora
Información sobre la plantilla
Ciudad de España
Bandera de Ayora
Bandera

Escudo de Ayora
Escudo

EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
Población (2013) 
 • Total5457 hab.
Castilloayora.jpg

Ayora. Ciudad situada al Sureste de España y al sur de Europa (llamada la California Europea). Pertenece a la Comunidad Valenciana. Su término municipal , uno de los más extensos de la provincia, ocupa la mitad meridional del valle. Es conocida por su Gazpacho; su plato típico, y la miel; como el mayor impulsor del mundo.

Historia

Su historia ha estado relacionada al hecho de su situación política fronteriza entre el Reino de Castilla y la Corona de Aragón desde la Reconquista.

La ocupación musulmana del siglo VIII tuvo especial trascendencia en Ayora. En el 790, tras la muerte de Teodomiro, señor de la zona, el Valle pasó a incorporarse al Emirato andalusí y posteriormente al califato de Córdoba. A Ayora llegaron pobladores islamitas, que coexistieron pacíficamente con los cristianos, conservando estos últimos su religión y sus costumbres.

La pertenencia al Reino de Castilla se mantendrá hasta 1281, con la firma del Tratado de Campillo entre el rey castellano Alfonso X el Sabio y Pedro III de Aragón, por el que se cede el Valle de Cofrentes o de Valle de Ayora como compensación de guerra por la ayuda prestada en la pacificación de la revuelta morisca. No obstante, la definitiva integración de Ayora en el Reino de Valencia, dentro de la Corona de Aragón, no se fija hasta la firma del acuerdo de Elche en 1305, durante el reinado de Jaime II. Bajo su reinado y por un nuevo tratado que definía las fronteras entre las coronas cristianas, Ayora quedó definitivamente ligada a la Corona de Aragón.

Ayora perteneció definitivamente al Reino de Valencia desde 1305. Debido a su situación fronteriza se vio envuelta en las guerras entre Castilla y Aragón a lo largo del siglo XIV, sobre todo en el conflicto dinástico que enfrentó a Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón, siendo invadida y asediada en repetidas ocasiones. Una vez finalizada la guerra con el asesinato de Pedro I, Pedro IV dividió el reino de Valencia en dos provincias: Valencia y Orihuela, quedando el Valle en la primera.

El conflicto internacional de la Guerra de Sucesión Española (1701-1715) entre Felipe de Anjou –el futuro rey Felipe V– y el Archiduque Carlos afectó directamente a la villa, por su proximidad a Almansa, al verse afectada por los efectos bélicos preparatorios a la confrontación en la Batalla de Almansa (1707) que supondrá la victoria definitiva de Felipe V. El apoyo ayorino a la causa del archiduque Carlos fue duramente castigado con el sitio de las tropas borbónicas felipistas, dirigidas por el conde de Pinto, el asalto a la villa y el incendio del castillo. A la destrucción del castillo se suman las pérdidas humanas y económicas –cultivos destrozados y viviendas saqueadas–. Asimismo, se destruyó parte del archivo Parroquial y casi la totalidad del archivo municipal. Con los Borbón –de 1707 a 1789– el valle perteneció a la gobernación de Valencia. En 1789 con la división del Conde de Floridablanca se creó el Govern, Partit o Corregiment de Cofrents, perteneciendo Ayora al arzobispado de Orihuela.

En 1822, con la división provincial, se incluye al Valle en la provincia de Játiva, y en 1833, con la configuración de las actuales provincias, queda incluido en la provincia de Valencia.

Relevancia económica

Destaca por la importancia de las explotaciones apícolas, convirtiéndose Ayora en el mayor impulsor de miel de todo el mundo. En esta misma localidad se encuentran las pinturas ruprestes destacando la apicultura más antiguas del mundo.

Durante el puente del Pilar, Ayora vive la Feria de La Miel donde se muestran sus más antiguas costumbres.

Lugares de interés

A ambos lados de la villa la flanquean grandes sierras: la de Ayora-Enguera al este y las de Palomera-La Hunde y Montemayor al oeste. En esas sierras encontramos montañas de considerable altura: Puntal de Meca (1.058 m. ), Puntal de Mediodía (1.146 m), Puntal de Tortosilla (1.199 m), Montemayor (1.105 m), Peñón de los Machos (1.091 m) y Palomeras (1.258 m). Es un paisaje accidentado en los que todavía se conservan grandes bosques de pinos. La Villa de Ayora, extiende su núcleo urbano alrededor de su castillo, que se alza sobre un cerro de 640 metros de altitud con grandes peñones.

  • Castillo de Ayora: Palacio-Fortaleza del Duque Del Infantado. Se sitúa en una elevación en el centro de la villa. Edificado posiblemente a mediados del siglo XIII, tras la reconquista cristiana, sobre una antigua construcción árabe.
  • Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción: es uno de los máximos exponentes de la arquitectura renacentista de la Comunidad Valenciana.
  • Ermitas: dispone de multitud de ermitas a lo largo del municipio. Estas pueden ser la Ermita de la Virgen del Rosario, del Ángel, de la Cruz, San Antón. Otras enclavadas dentro de la propia población como son Santa Bárbara, Santa Lucía y San José.
  • Castellar de Meca: Poblado ibérico emplazado en una alargada meseta -el puntal de Meca- situada en el extremo noroeste de la sierra del Mugrón. Es una de las ciudades ibéricas de la Edad del Bronce más espectaculares de la península. Posee la declaración de Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1931. La ciudad fortaleza, tallada en roca, sorprende por sus amplias dimensiones (ocupa más de diez hectáreas de superficie), por su compleja red de recogida de aguas (basada en canalillos y grandes y numerosos aljibes tallados en roca viva) y, sobre todo, por el camino de carros de acceso al recinto, de cerca de una kilómetro de longitud, en el que destacan las huellas abiertas en la piedra producidas por las ruedas de los carros. Además se conservan restos de las murallas ciclópeas, torres defensivas, casas semiexcavadas en la roca, escaleras, pesebres y abrevaderos.
  • Pinturas Rupestres de los abrigos de Tortosilla y El Sordo: se encuentran situados al este de la población, en plena sierra, y ofrecen pinturas rupestres de estilo levantino (hace 10.000 años) con temas relacionados con la caza, apareciendo representaciones animales y humanas, destacando la figura del arquero. Desde 1998 tienen la categoría de Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Fuentes