Cáncer testicular

Revisión del 15:04 8 abr 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Cáncer de testículo
Información sobre la plantilla
Cáncer testículo.jpeg
Clasificación:Es un tipo de cáncer que generalmente se origina en el testículo, una parte del sistema reproductor masculino, aunque también se puede manifestar inicialmente en el abdomen o en el tórax (mediastino)
Región de origen:Testículos

Cáncer de testículo. Es un tipo de cáncer que generalmente se origina en el testículo, una parte del sistema reproductor masculino, aunque también se puede manifestar inicialmente en el abdomen o en el tórax (mediastino). Su causa es hasta el momento desconocida. Es una enfermedad que ha pasado de ser extremadamente rara a principios del siglo XX, a ser en la actualidad el tipo de tumor maligno más común entre los varones jóvenes.

Síntomas

La gran mayoría de los casos de cáncer de testículo es detectado por el propio paciente. No produce síntomas generales que puedan hacer sospechar de un problema médico, como fiebre o dolor. Dado que el cáncer de testículo es curable cuando se detecta precozmente, los expertos recomiendan la realización mensual de la autoexploración testicular tras una ducha caliente, cuando el escroto está más relajado. El varón debe examinar suavemente cada testículo palpando en busca de bultos duros y luego comparar ambos.

Los síntomas incluyen:

  • Un pequeño bulto fijo en el propio testículo, generalmente indoloro
  • Pequeño dolor o pesadez en un testículo (sin haber recibido nigún golpe reciente)
  • Una repentina acumulación de fluido en el escroto
  • Ligero agrandamiento o molestias en los pezones o en los pechos
  • Dolor sordo en el bajo vientre o la ingle
  • Aumento o disminución significativos del tamaño de un testículo

Factores de riesgo

  • Cáncer previo en el otro testículo
  • Edad (entre los 15 y 40 años)
  • Criptorquidismo (testiculo no descendido, aumenta hasta en 14 veces el riesgo)
  • Raza blanca, en el norte de Europa
  • Hermano que haya tenido cáncer de testículo
  • Subfertilidad

Patología

El cáncer de testículo puede desarrollarse a partir de cualquier tipo de célula de las presentes en el testículo, pero más del 95% de todos los cánceres de testículo son de células germinales. (Las células germinales producen los espermatozoides; en sí mismas no son patogénicas). En general, aquí nos referiremos al cáncer de testículo de células germinales. La histopatología del cáncer de testículo es complicada, y debería ser hecha por un patólogo experimentado que especifique características tales como, invasión vascular, de la rete testis (en los seminomas), o el porcentaje de los distintos tipos de tumor si los hubiere.

Clasificación

Los seminoma son tumores de células germinales inmaduras de crecimiento lento y representan alrededor del 50% de los casos, de los cuales el 75% son de estadio 1. Los seminomas tienden a estar confinados al testículo puesto que se propagan relativamente despacio, y a través del sistema linfático. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de mayor edad.

Los noseminoma, por el contrario, son células germinales más maduras que se propagan con mayor rapidez. Los noseminomas engloban varias subclases; sus tasas de expansión varian algo pero se tratan de forma similar. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de menor edad. Carcinoma embrionario, es es tipo más común, aunque normalmente aparece junto con otros tipos. Tumor de saco vitelino, es el tipo más común en los niños, en los que se cura con mucha más facilidad que en los adultos. Coriocarcinoma, es un tipo muy poco frecuente (1%). Dado su diseminacion hematogena es agresivo y altamente mortal. Teratoma inmaduro Teratoma maduro, son células adultas premalignas que rara vez se extienden, pero que pueden transformarse en otro tipo.

Cuando ambos, seminomas y noseminomas están presentes en un tumor (lo cual no es raro), el tumor se clasifica como noseminoma y se trata como tal.

La anatomía patológica del seminoma se confunde con relativa facilidad con la del carcinoma embrionario. En caso de recibir tratamiento de radioterapia, se debe asegurar que realmente no ha habido confusión, puesto que el carcinoma embrionario es un noseminoma que no es sensible a la radiación y sería un tratamiento inútil.

Marcadores

El cáncer de testículo es uno de los pocos tumores que producen marcadores tumorales específicos, que se pueden usar para seguir su evolución, y la efectividad del tratamiento. Para ello, antes de la cirugía, se deben determinar los niveles de los marcadores para establecer la referencia inicial. La AFP aparece en mayor o menor cantidad en todos los tumores germinales noseminoma, excepto el coriocarcinoma, pero nunca se produce en el seminoma puro. (No obstante, la ausencia de AFP no indica que un determinado tumor sea un seminoma. Debe incluirse también en el seguimiento de los seminomas). La GCH-β que no está presente en los varones normales, es producida por los tumores noseminoma y también en muchos casos de seminoma. La LDH no es un marcador específico, pero en combinación con los anteriores puede dar una idea de la extensión de la enfermedad. En los casos de seminoma que se presentan sin elevación de la GCH-β, puede resultar especialmente útil.

La ausencia de marcadores tumorales no excluye la posibilidad de padecer un tumor de células germinales.

Estadiaje

Un caso de cáncer de testículo se categoriza como perteneciente a uno de tres estadios (que tienen subclasificaciones).

  • Estadio 0, CIS (carcinoma in situ) es una lesión preinvasiva previa a los tumores.
  • Estadio 1, el cáncer está sólo presente en el testículo.
  • Estadio 2, el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos abdominales (pequeñas estructuras como un garbanzo que producen y almacenan las células que combaten las infecciones).
  • Estadio 3, el cáncer se ha extendido a otros lugares incluyendo los riñones, hígado, huesos, pulmones o cerebro.

La mayoría de los casos cuando se detectan son de estadio 1; el estadio 3 es relativamente raro.

La propagación de las metástasis de cáncer de testículo tiene una progresión bien definida. Los ganglios paraaórticos (situados alrededor de la aorta y vena cava inferior a la altura de los riñones) son el primer lugar en el que se producen las metástasis. El escroto no comparte el sistema linfático de los testículos, ya que estos descienden desde el abdomen durante la gestación hasta su posición normal. Por ello se realiza una orquidectomía inguinal, evitando la alteración del sistema linfático y en lo posible la difusión de células tumorales a otras zonas donde no se sospeche que pueden aparecer. En los tumores de células germinales noseminomas, la propagación es hematológica y por ello el lugar más probable de una metástasis son los pulmones, hígado y cerebro.

Tratamiento

El tratamiento que se requiere depende del tipo, del estadio clínico del tumor y de la extensión de la enfermedad. La mayoría de los pacientes se puede curar.

Una vez que se encuentra el cáncer, el primer paso es determinar el tipo de células cancerosas, lo cual se hace por medio de un examen microscópico. Las células pueden ser de tipo seminoma o no seminoma. Si se encuentran los dos tipos de células en un solo tumor, éste se trata como un no seminoma.

Se pueden utilizar tres tipos de tratamiento:

  • Tratamiento quirúrgico que incluye la extirpación del testículo (orquiectomía) y la extirpación de los ganglios linfáticos asociados (linfadenectomía). Esto, por lo general, se realiza en el caso de cánceres testiculares seminoma y no seminoma.
  • Se puede utilizar radioterapia que usa altas dosis de rayos X u otros rayos de alta energía, después de la cirugía para pacientes con seminomas con el fin de evitar el retorno del tumor. El uso de radioterapia se limita al tratamiento de seminomas.
  • La quimioterapia, utilizando medicamentos como cisplatino, bleomicina y etopósido para destruir las células cancerosas, ha mejorado enormemente la tasa de supervivencia de los pacientes con tumores testiculares seminomas y no seminomas.

La tasa de curación para el tumor de tipo seminoma en estadio I es superior al 95%. El tratamiento, por lo general, implica cirugía para extirpar los testículos y radiación para los ganglios linfáticos abdominales.

Los seminomas en estadio II se dividen en voluminosos y no voluminosos. El primer grupo, por lo general, está definido como tumores mayores de 5 centímetros.

Complicaciones

Se puede presentar metástasis (diseminación) a otras partes del cuerpo con el cáncer testicular. Las zonas del cuerpo afectadas con más frecuencia son el área retroperitoneal, el abdomen, la columna vertebral y los pulmones.

Si se extirpan ambos testículos, el hombre queda infértil (sin capacidad para tener hijos), porque no puede producir espermatozoides. Si se extirpan quirúrgicamente los ganglios linfáticos pueden dañarse los nervios que controlan la eyaculación, lo cual puede causar igualmente infertilidad, así como impotencia. Hay un tipo de cirugía más nueva que tiene mejores posibilidades de preservar los nervios que mantienen la erección, aún extirpando los ganglios linfáticos.

Debido a que el cáncer testicular puede afectar a hombres en edades en las que pueden querer tener hijos, se debe discutir con el médico la posibilidad de utilizar la cirugía preservadora del nervio y la conservación del semen en bancos (para guardar los espermatozoides y conservarlos congelados para utilizarlos en inseminación artificial) antes de cualquier tratamiento.

Prevención

No existe una forma de prevención para el cáncer testicular, pero descubrirlo tempranamente es importante para el éxito del tratamiento y la supervivencia. Los hombres jóvenes deben aprender a realizarse un autoexamen testicular poco después de llegada la pubertad. Este examen, practicado mensualmente, puede jugar un papel importante en la detección de tumores en estadios tempranos, antes de su diseminación.

Fuentes

  • Richie JP, Steele GS. Neoplasms of the testis. In: Wein AJ, ed. Campbell-Walsh Urology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007.
  • Schneck FX, Bellinger MF. Abnormalities of the testes and scrotum and their surgical management. In: Wein AJ, ed. Campbell-Walsh Urology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007.
  • Elder JS. Disorders and anomalies of the scrotal contents. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007