Infierno

Revisión del 04:26 22 sep 2020 de Ignacio bosquetecnológicocmg (discusión | contribuciones) (Traducciones en La Biblia)
Este artículo trata sobre Hades. Para otros usos de este término, véase Hades (desambiguación).
Infierno
Información sobre la plantilla
Mundo de los condenados de La Santa Biblia
Camino al infierno.jpg
Camino al Infierno
Creador (es):Dios
Información
Significado del nombre:Subterráneo o bajo tierra
Otros nombres:Inframundo, Seol, Hades, Tartarus, Abismo
Localización:En el centro de la tierra
Gobernante:Dios
Población:Incontable
Residentes:Almas condenadas y angeles caídos

El Infierno, (En latín inférnum o ínferus: ‘inferior, subterráneo’) según muchas religiones es el lugar donde, después de la muerte, son torturadas eternamente las almas de los pecadores. Es equivalente al Gehena del judaísmo, al Tártaro de la mitología griega y al Inframundo de las religiones paganas.

Teología católica

En la teología católica, el infierno es una de las cuatro postrimerías del hombre. A veces no se le considera un lugar sino un estado de sufrimiento. En contraste con el infierno, otros lugares de existencia después de la muerte pueden ser neutrales (por ejemplo, el Sheol judío), o felices (por ejemplo, el Cielo cristiano).

Traducciones en La Biblia

En la Versión Reina –Valera, revisión de 1960, hay tres términos griegos y uno hebreo traducidos “infierno”: (1) sheol del Hebreo y hades del Griego—ambos términos claramente significan “la tumba”; (2) tartaros del Griego, el cual significa “un lugar de restricción”; y (3) gehenna, que es el término Griego para “el Valle de Hinom”, una localización justo afuera de la antigua Jerusalén. Gehenna puede significar “infierno” o “infierno de fuego.”

Como fue indicado, la palabra Hebrea traducida “infierno” en el Antiguo Testamento es sheol. Esta tiene una contraparte en el Nuevo Testamento, hades. El término sheol, en una concordancia, mayormente siempre se refiere a la palabra Griega hades. Ambas significan “la tumba, la fosa, el mundo de los muertos.”

La palabra hades es la palabra más comunmente usada en el Nuevo Testamento para “infierno”. Algunas traducciones han intercambiado la palabra infierno por hades. En los años de 1600 las personas en Inglaterra hablaban comunmente de plantar o poner sus papas “en el infierno” durante el invierno. Ellos entendían que el infierno era un lugar oscuro, frío y silencioso, el cual era un hoyo en la tierra. Esta palabra no tenía ningún misterio para ellos. Virtualmente todas las fuentes están de acuerdo en que sheol y hades son lo mismo y que ambas se refieren a "La Tumba".

Diversas opiniones

A pesar de lo anteriormente mencionado, otros expertos opinan que si se analizan textos del AT donde se menciona esta palabra dan a entender que es algo más que simplemente el sepulcro, de hecho la primera vez que en la Biblia se hace referencia al inframundo se encuentra en Números 16:32-33 donde dice: Se abrió la tierra y se los tragó, a ellos y a sus familias, junto con la gente y las posesiones de Coré. Bajaron vivos al sepulcro, junto con todo lo que tenían, y la tierra se cerró sobre ellos. De este modo fueron eliminados de la comunidad. Como se ve aquí no está hablando de un agujero de dos o tres metros en la superficie de la tierra sino un descenso a las profundidades de la Tierra. O este otro que hace referencia a la caída de Lucifer: El Seol abajo se espantó de ti; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte, hizo levantar de sus sillas a todos los príncipes de la tierra, a todos los reyes de las naciones. Todos ellos darán voces, y te dirán: ¿Tú también te debilitaste como nosotros, y llegaste a ser como nosotros? (Isaias 14:9,10) o este de Ezequiel 32:21=De en medio del Seol hablarán a él los fuertes de los fuertes, con los que le ayudaron, que descendieron y yacen con los incircuncisos muertos a espada. Y finalmente el texto que aclara las variadas opiniones existentes, el relato, no parábola, del rico y Lázaro en Lucas 16:19-31.

Descripción

Algunas teologías del infierno ofrecen detalles gráficos y siniestros (por ejemplo, el Naraka del budismo, uno de los seis reinos del samsara). Las religiones con una historia divina lineal a menudo conciben el infierno como infinito (por ejemplo, las creencias del cristianismo), en cambio las religiones con una historia cíclica suelen mostrar el infierno como un período intermediario entre la reencarnación (por ejemplo, el Diyu, reino de los muertos de la mitología china).

El castigo en el infierno habitualmente corresponde a los pecados cometidos en vida. A veces se hacen distinciones específicas, con almas condenadas sufriendo por cada mal cometido, mientras que otras veces el castigo es general, con pecadores siendo relegados a una o más cámaras del infierno o niveles de sufrimiento. En el islam y el cristianismo, de todas maneras, la fe y el arrepentimiento tienen mayor importancia que las acciones en determinar el destino del alma después de la muerte. El infierno es usualmente imaginado como poblado por demonios, quienes atormentan a los condenados.

Fuentes