Médicos de Güines en las guerras por la independencia de Cuba

Revisión del 01:42 18 abr 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Médicos güineros en las Guerras de Independencia
Información sobre la plantilla
260px
PaísBandera de Cuba Cuba


Médicos güineros en las Guerras de Independencia

Médicos güineros interactuaron por la independencia de la Patria en las luchas del movimiento de liberación nacional del siglo XIX

Luis Antonio de la Calle Serrano

Nació el 24 de agosto de 1828 en Güines, y sus padres se llamaban Pedro Francisco y Tomasa .Estudió Filosofía, en el Colegio de San Cristóbal de La Habana, graduándose como Bachiller en Ciencias el 24 de julio de 1847. Cursó cuatro años de Medicina en la Real Universidad deLa Habana entre 1848 y 1852, haciéndose Doctor en Medicina y Cirugía en la Universidad de Paris el 28 de enero de 1857. Hizo el examen de reválida en la Universidad de La Habana, expidiéndosele el título de incorporación el 28 de febrero de 1857.

En Paris fue ayudante de Clínica del destacado profesor Desmare, y fue compañero de los cubanos Ramón Luis Miranda, Albertini y Belot.

Al regresar a Cuba introdujo el oftalmoscopio, que constituyó una verdadera novedad, ya que ese instrumento era generalmente desconocido.

Ingresó en la Academia de Ciencias de La Habana el 14 de agosto de 1864. Al comienzo de la Guerra de los Diez Años, debido a que mantenía ideas separatistas, fue objeto de persecusión por las autoridades coloniales, y tuvo que expatriarse en París; no regresó más a su patria natal.Murió el 15 de enero de 1909 en Paris,Francia.


Francisco Hava y Bejarano

Nació en Veracruz, México, hacia 1802. Sus padres se nombraban Pedro y Maria Vicenta. Bachiller de Medicina en la Universidad de Santo Tomás de Aquino, en México, el 27 de agosto de 1820. Licenciado en Cirugía en la Real Junta Superior de Medicina y Cirugía de la Habana, el 3 de diciembre de 1836.

Fue uno de los conspiradores activos durante la Guerra de los Diez Años, a pesar de que sobre él se tendía la vigilancia desatada contra él por las autoridades coloniales españolas.Murió en Güines el 9 de agosto de 1888


Juan Gualberto Hava Valdés.(1833-1894)

Nació el 12 de julio de 1833 en Güines.Estudió en el Real Colegio de Humanidades, siendo discípulo de Anselmo Suárez Romero.

Se graduó de Bachiller en Ciencias en la Universidad de la Habana el 21 de septiembre de 1850, y después en la Universidad de Paris, Francia, el 22 de julio de 1859. Retorna a La Habana y revalida su titulo en la Universidad, con fecha 19 de junio de 1869.
Ingresa como Miembro Correspondiente en la Academia de Ciencias de la Habana el 10 de noviembre de 1861; como miembro Supernumerario en 1866, y de Número en 1867.

Era colaborador de los periódicos El Siglo» y El País, exponiendo públicamente sus ideas separatistas, por lo que fue perseguido y procesado. Al iniciarse la Guerra de los Diez Años se intensificó la vigilancia sobre él, lo que le obligó a exiliarse en los Estados Unidos, asentándose primero en Filadelfia y después en Nueva Orleáns, donde dedicó gran parte de sus actividades a colaborar por la independencia de Cuba. El 19 de mayo de 1869, se publicó en La Gaceta Oficial un decreto ordenando el embargo de todos sus bienes.

En Nueva Orleáns era Secretario de la Junta Revolucionaria en 1869, lugar donde en una de sus actas se expresa que en esa Junta se recibió la visita del Delegado de la Junta de Nueva York para solicitar ayuda para la expedición que dirigiría el general norteamericano James B. Steedman, quien había ido a Cuba a conocer las potencialidades del ejército español, pero el auxilio no llegaba.

En la Junta de Nueva Orleáns se trató del asunto, y en mayo protesta el general acerca de la actitud de la Junta de Nueva York, pero el 21 de mayo Hava informa que se está preparando la expedición y que se quiere lanzar bonos por valor de un millón de pesos para colocarlos al veinte por ciento, por lo que estima que no se debe realizar la transación ni permitir salir la expedición, sin consultar y recibir la orden de la Junta Central, ya que pudiera darse lugar a conflictos internos en Cuba, creados por elementos extraños, que pueden llevar o provocar en Cuba el germen de sus propias disensiones y grandes problemas.

Era uno de los oradores en la intensa campaña de propaganda en pro de la Revolución, y siempre figuraba en todos los actos y solemnidades patrióticas.

Fue incansable en la labor de la inmigración revolucionaria, incluso hasta después de la llamada Paz del Zanjón; en su posición inclaudicable lo encontraron hombres de la Guerra Chiquita, y Bonachea en 1883 lo tenía como Agente de la Revolución, y Martí en su posición lo encontró un año antes de que recomenzara la revolución en 1895 Murió el 15 de enero de 1894 en la ciudad de Nueva Orleáns, Estados Unidos, y sepultado en el Cementerio Chadbourne.


Carlos Loreto Rodríguez Mena y Alvarez

Nació el 8 de diciembre de 1851 en Güines, hijo de Andrés y Juana Nepomuceno.

Bachiller en Artes en el Colegio de Belén el 25 de Julio de 1870, fue canjeado dicho titulo por el correspondiente del Instituto de 2da. Enseñanza de la Habana, el 5 de diciembre de 1870. Matriculo el año de ampliación de Medicina el 8 de octubre de 1870, y lo aprobó en junio de 1871. Matriculó el primer año de medicina el 18 de octubre de 1871.

Fue uno de los estudiantes de medicina injustamente acusados de haber profanado la tumba del periodista español Gonzalo de Castañón, siendo juzgado por dos Consejos de Guerra sumarísimos, y condenado a seis años de presidio, para complacer al Cuerpo de Voluntarios de La Habana, que se había convertido en una fuerza fanática. En este fatídico proceso judicial fueron fusilados ocho de sus compañeros de curso. En presidio tenía que realizar trabajos forzados en las canteras, donde eran sometidos a maltratos inhumanos, muy crueles y humillantes, y los guardianes dejaban caer su vara para golpearlos por las espaldas por cualquier motivo.

Fue comprendido mediante el Decreto de Indulto colectivo dictado por el gobierno español el 9 de mayo de 1872, ante el escándalo internacional que provocó este suceso, pero no fue liberado, sino deportado a España para evitar posibles nuevos conflictos con las autoridades coloniales.

Fernando Valdés Aguirre

Nació el 30 de mayo de 1837 en Güines .Cursó sus primeros estudios en el Colegio de Santo Tomás, y la superior en el del Salvador, de José de la Luz y Caballero, pasando después a la Universidad de La Habana, donde se graduó de Bachiller en Farmacia en 1854.

En 1861 es nombrado Profesor Suplente de Farmacia en la Universidad, pa¬sando poco tiempo después a explicar las asignaturas de Historia, Crítica Literaria, Farmacia y Análisis Químico aplicados a las Ciencias Medicas. Fue Director del Instituto de Investigaciones Químicas de la Habana, y fundador de la Sociedad de Medicina Legal, Química y Toxicología.

Laboró como periodista en las publicaciones Brisas de Cuba (1853), El Regañón, El Duende de Matanzas, El Correo de la Tarde. Con relación a su especialidad colaboró con el primer periódico farmacéutico que hubo en Cuba: La Emulación. Fue miembro Supernumerario de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, el 9 de marzo de 1862, y de Número, el 10 de julio de 1864, ocupando precisamente el sitio vacante de Don Felipe Poey, y exaltado a Académico de Mérito en 1864.

Perteneció a la Sociedad Económica de Amigos del País, al Ateneo y Liceo de La Habana y a la Sociedad El Pilar. Contribuyó al progreso científico de Cuba, y en él fructificaron las enseñanzas de José de la Luz y Caballero; fue uno de los más fervorosos idealistas por la libertad de la Patria y al iniciarse la Guerra de Ios Diez Años participa en la compra de armas para sublevar a la región de Vuelta Abajo.

Su amor por la libertad, su rectitud de conciencia, y su innata rebeldía a cuanto significara explotación, abuso y tiranía, y: su convencimiento de que era inútil esperar de España las mejores y reformas que en múltiples ocasiones se habían demandado pacíficamente por parte de los cubanos, fue uno de los que comprendió que no existía más que un solo camino para conseguirlas: la Revolución; su posición lo llevó a adoptar decisiones trascendentales: el hecho de dimitir a su cátedra universitaria en aquellos instantes significativos, fue destacado por las autoridades coloniales, siendo catalogado como disidente y desafecto al régimen. Implicó que el 12 de noviembre de 1868, tras haber abandonado su cátedra, fue detenido y encarcelado por orden del Capitán General Francisco Lersundi, y puesto en libertad condicional logró huir de la isla en una goleta, el 13 de febrero de 1869.

Ya en Nueva York, se consagró a la labor revolucionaria. Compartió tareas e ideales con Néstor Ponce de León en la dirección del periódico La Revolución. Quebrantada su salud, se dirigió el 11 de abril de 1870 a Cayo Hueso, donde pudo reunirse con su familia, y continuó sus servicios a la causa de Cuba.El Gobierno confiscó sus bienes, y entre ellos su farmacia.
Su salud resentida se agravó, y murió el 20 de julio de 1870, en Cayo Hueso, Estados Unidos.

Fuentes

  • [Lic. González Ab. ( Investigador Agregado) Museo Municipal Güines]


*[Fernández, Juan Santos. El doctor Luis de la Calle; Anales de la Aca¬demia de Ciencias de La Habana, 1908-1909; tomo XLV; pp. 684-692.]


*[Ubieta, Enrique. Efemérides de la Revolución Cubana; La Habana: La Moderna Poesía; 1920; p.289.]


*[Zayas Bazán, Héctor. La vida heroica de Fernando Valdés Aguirre; profesor de la Facultad de Farmacia de las Real Universidad Literaria de La Habana; 1951.]