Manuel Brito Morales

Revisión del 10:28 18 nov 2017 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «Category:Mártir_revolucionario» por «Categoría:Mártires revolucionarios»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Manuel Brito Morales
Información sobre la plantilla
Manuel111.jpg
Líder revolucionario
NombreManuel Brito Morales
Nacimiento28 de noviembre de 1913
Pinar del Río,Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento8 de agosto de 1957
Lomas del Guineo, Escambray

Manuel Brito Morales. Destacado luchador revolucionario.

Síntesis Biográfica

Nació el 28 de noviembre de 1913 en Pinar del Río. Hijo de José y Juana, siendo de origen campesino. A la edad de 2 años se traslada con su padre a la antigua provincia de Las Villas, municipio de Yaguajay, barrio de Bacuranao, finca Vegas de Caonao. A los 7 años de edad comienza a ir a la escuela pudiendo alcanzar hasta el 3er grado, ya que tiene que dedicarse junto con su padre a distintas labores agrícolas, más tarde pasa a vivir con sus padres en la finca Bella Vista, barrio Meneses.

Trayectoria revolucionaria

Comenzó a demostrar su temperamento rebelde contra los patrones explotadores en las escogidas de tabaco, habiendo encabezado siendo casi un niño la primera huelga de despaladores de tabaco contra el patrón José Fragoso y Pedro Lorenzo. Ya en el año 1933 en la caída del tirano Machado hubo de integrarse a las luchas revolucionarias. Ingresa en 1934 en la Liga Juvenil Comunista. Desde entonces participó y arengó a los obreros y campesinos manifestándose públicamente y apoyándolos a la vez contra los desalojos campesinos que ejecutaba el terrateniente Francisco Delgado.

También se enfrentó al terrateniente Teodoro Rodríguez en la finca La Fortuna por los desalojos de campesinos en masa. Viéndose aislado por los patrones de la zona tuvo que marchar en busca de trabajo a las colonias de Voleta en Camagüey como cortador de caña, sosteniendo su primera lucha con un comerciante español el cual robaba a los obreros despiadadamente al que se quejó y hubo de contestarle en mala forma; entonces le rompió la báscula sosteniendo un altercado con el mismo, lo que le costó tener que irse de esa zona. Se trasladó a las colonias de Dionisio Belasco, donde por sus luchas fue separado del trabajo en dicha colonia.

De ahí marchó a la zona de Mayajigua donde sostuvo luchas contra el sargento Graveran, propietario de una colonia de caña de donde tuvo que irse para dedicarse más tarde a labores en una plantación de tomates, donde también por sus luchas a favor de los trabajadores le entró a golpes al capataz. Inmediatamente lo acusaron y fue castigado a 60 días de prisión en la cárcel de Remedios donde tuvo dificultades con el alcalde de la cárcel provocado por el maltrato y lo pésimo de la comida, de ahí lo sacaron castigado a trabajar a las playas militares de Caibarién donde arengó a los presos a no trabajar por las malas condiciones que allí había, siendo castigado a celda por varíos días.

Ya en libertad volvió de nuevo a trabajar en tomateras donde hubo de tener, por las mismas causas, riñas con el representante del patrón, por lo que resultó dicho individuo lesionado en un pómulo, por lo que fue condenado a días de arresto y cien cuotas de $5.00 a pagar trabajando si lo estimaba conveniente y así lo hizo, pero su pueblo le Jarahueca que lo conocía y estimaba por medio de bailes y colectas recogieron casi la totalidad de la multa. Volvió a verse aislado totalmente, por falta de trabajo y decidió marchar junto a su esposa y 4 hijos a la colonia Sabicú en el central Violeta.

Estando en este lugar se enteró de la muerte de Jesús Menéndez, tomó el caballo del Mayoral y recorrió la zona, alentando a los trabajadores a paralizar las laboras en todas las colonias que le fue posible. Al llegar la guardia rural con el interés de detener a los causantes de esta huelga, se hizo único responsable de los hechos. Fue detenido y más tarde oibligado a abandonar el lugar. Se traslada a la colonia Meneses de dicho central, donde al amparo de un mayoral amigo suyo desde la infancia pudo trabajar varias zafras.

Ya en la zafra de 1957 se le cerraron las puertas definitivamente, de ahí pasó a la zona de Mayajigua y Lomas de la Rosa Perdida a hacer carbón por su cuenta. Siguieron las amenazas y de ahí hubo de dirigirse a Placetas, finca Echenique, zona de Jarajueca, donde tenía sus 4 hijos y esposa, viéndose amenazado en dicho lugar por no haber votado nunca.

Participación en el movimiento 26 de julio

Decidió trasladarse a casa de su cuñado donde hizo contacto con la gente del Movimiento 26 de Julio, se unió a Féliz Hurtado que comandaba dicho grupo en aquellos momentos en que efectuaba la huelga general revolucionaria por Frank País, al cual hizo responsable de un grupo a Manuel. Este grupo fue dispersado y perseguido encarnizadamente por fuerzas muy superiores en hombres y armas, comandadas por el Capitán Mirabal. Al día siguiente siguió rumbo al Escambray donde acosado por el hambre y la sed entró en una casita en las lomas del Guineo, donde lo invitaron a comer y al salir de la casa se vió rodeado por decenas de soldados que los venían persiguiendo y que lo asesinaron cobardemente. Más tarde siendo ya el día 9 sus familiares recogieron su cadáver para darle sepultura en Jarahueca.

Muerte

Había sido asesinado el 8 de agosto de 1957. En el mismo lugar que cayó se ha construido un pequeño monumento que perpetúa su gloriosa memoria.

Fuente

Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana de Cabaiguán.