Diferencia entre revisiones de «Manuel de Zequeira y Arango»

Línea 23: Línea 23:
 
*[http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2008/n366_05/poesia.html La Jiribilla]
 
*[http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2008/n366_05/poesia.html La Jiribilla]
  
Categoría: Literatura cubana
+
 
 +
[[Category:Literatura_cubana]]

Revisión del 17:15 13 ene 2010

Manuel de Zequeira y ArangoPersonaje Artístico

({{{seudónimo}}})

260px
{{{descripción}}}
Nació:
28 de agosto de 1764
La Habana Cuba
Falleció:
19 de abril de 1846
Cuba
Área:
{{{área}}}
Obras destacadas:
Oda a la piña


Plantilla:Mejorar Manuel de Zequeira y Arango.Poeta, periodista, militar y funcionario público. Nació en La Habana el 28 de agosto de 1764 y muere el 19 de baril de 1846.Se considera el primer poeta cubano. 

Vida

Nace en el seno de una familia que poseía riquezas y abolengo. Aprendió las primeras letras en su propio hogar. En 1774 ingresó en el Seminario San Carlos, donde fue condiscípulo y amigo de Félix Varela. Allí estudió historia y literatura y se puso en contacto con la cultura latina.

Este poeta, representante del Neoclasicismo, publicó poemas y ensayos literarios en el Papel Periódico de la Havana desde 1792. Estuvo muy vinculado al gobierno de Don Luis de las Casas  y a la Sociedad Patriótica.Fue uno de los cubanos que más trabajó para esta Sociedad, (más adelante Real Sociedad Económica de Amigos del País) donde colabora con su amigo el Dr. Tomás Romay.

Su obra.

Está considerado como el primer poeta cubano, no en el sentido cronológico (honor reservado a Silvestre de Balboa), sino en el simbólico, por su calidad y vocación líricas, y por el conocimiento consciente de su instrumento poético.

Desde 1780, entró a estudiar la carrera de las armas, sirviendo de cadete en el regimiento de infantería de Soria.. La primera edición de las poesías de Zequeira se publicó en Nueva York, por un paisano suyo, con el título Poesías del Coronel D. Manuel de Zequeira y Arango. Esa edición fue hecha por  Félix Varela.

Se le denomina también como el primer poeta de vocación mantenida. Recrea la décima dándole un tratamiento más culto, sin perder su gracia natural. Al igual que Rubalcava es un excelente sonetista. En La Ilusión nos da una prueba magistral de su conocimiento del soneto. Asimismo en sus poemas se observa el moroso tratamiento mitológico de nuestra naturaleza, defendiendo la calidad de lo cubano.Los ultimos años de su vida los pasó sumido en estado de locura.

Fuentes

Enlaces externos