María Winkelmann Kirch

Revisión del 23:52 23 ago 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Maria Winkelmann-Kirch
Información sobre la plantilla
Maria winkelmann.jpg
NombreMaria Margarethe Winkelmann-Kirch
Nacimiento25 de febrero de 1670
Leipzig Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento29 de diciembre de 1720
Berlín Bandera de Alemania Alemania
NacionalidadAlemana

María Winkelmann Kirch. Fue una astrónoma alemana. Se considera la astrónoma más importante del siglo XVII aunque no tuvo el reconocimiento que merecía en aquella época, ya que la astronomía se contemplaba como una disciplina artesanal, que se cultivaba en el seno de las familias. Hasta que no se admitió que en realidad se trataba de una ciencia académica, las mujeres quedaron excluidas de su conocimiento. Tiene el honor de ser la primera mujer que descubrió un cometa

Síntesis biográfica

Nació en un pueblo cerca de Leipzig en 1670. Su padre erea un pastor luterano y a la muerte de éste se hizo cargo de su educación su tio, Christoph Arnold, granjero y astrónomo autodidacta, del que aprendió las artes de la Astronomía. Christoph Arnold era un astrónomo muy conocido en Alemania por el descubrimiento de un cometa.

Continuó cultivando dichas artes a través de un matrimonio de conveniencia con el afamado astrónomo Gottfrid Kirch, treinta años mayor que ella, de forma que pasó de ayudante de Arnold a ayudante de Kirsch. Maria trabajó en estrecha colaboración con su marido y entre sus principales contribuciones cabe destacar la elaboración de un calendario astronómico para la Academia de Ciencias y el descubrimiento de un cometa en 1708, al que llamó Gottfried-Kirch, descubrimiento que fue atribuido a su marido.

A la muerte de éste en 1710 solicitó la entrada en la Academia para poder seguir trabajando como astrónoma, pero a pesar de que Leibniz tenia una magnifica opinión sobre sus capacidades intelectuales, le fue denegado el acceso. Leibniz dijo de ella:

Hay en Berlín una mujer en extremo docta. Sus éxitos no pertenecen a la literatura ni en la retórica, sino a las profundas doctrinas de la astronomía.

Esta negativa no sólo suponía la pérdida del reconocimiento por María, sino también la pérdida de ingresos. Después de dos largos años de lucha con la Academia se dedicó a hacer observaciones astronómicas en el telescopio privado del barón Krosigk.

Unos años después, en 1716, Maria regresó a trabajar para la academia conjuntamente con sus dos hijas como ayudantes de su hijo Christopher a quien sí le concedieron el honor de admitirlo como miembro de pleno derecho. Sin embargo su reingreso no fue muy afortunado ya que fue reprendida en varias ocasiones por el consejo rector por «su notoriedad en el observatorio cuando lo visitan extraños» y se la exhortó a que se dejara ver lo menos posible en ocasiones públicas. Ante esta situación finalmente abandonó la Academia para no perjudicar la carrera científica de su hijo.

Fuente