Martín I el humano

Martín I “El Humano”
Información sobre la plantilla
Rey de Aragón.
1396-1410
Reinado 1324-1349
Otros títulos Rey de Sicilia1380, Duque de Montpellier
Nacimiento Gerona
Fallecimiento 1410
Barcelona
Padre Pedro IV el Ceremonioso

Martín I, “El Humano”. Rey de Aragón y de Sicilia, último de la dinastía catalano-aragonesa implantada en el siglo XII. Era el segundo hijo de Pedro IV el Ceremonioso, de quien obtuvo el reino de Sicilia en 1380.

Síntesis biográfica

Martín I había nacido en Perpiñán en 1356 y, en principio, no estaba destinado a ser rey, ya que era el segundo hijo varón de Pedro el Ceremonioso y Leonor de Sicilia. Fue el último eslabón masculino por línea directa de la casa condal de Barcelona y que, gracias a los esponsales del conde Ramón Berenguer IV de Barcelona con la heredera del reino de Aragón, Petronila, en 1137 se convertiría también en real de Aragón. Fue un hombre más bien grueso y de poca salud, de temperamento reposado, tranquilo y poco enérgico, pero muy afable y humanitario y especialmente muy religioso, cualidades que le valieron el sobrenombre de “el Humano”.

Martín I ha pasado a la historia con el apelativo de «el Humano». Al igual que su hermano y antecesor, fue víctima de su propia debilidad física y de las desgracias familiares. Entre sus características se destacan su perfil humano, su inteligencia, su piedad, así como su amor por la cultura y su afición por los autores clásicos. No obstante, junto a sus virtudes se perfilan una serie de rasgos negativos como gobernante. La falta de energía, que arrastró consigo hasta sus últimos días, se plasma en su irresolución ante el grave problema sucesorio que dejó como herencia a los estados de la Corona aragonesa. .

Reinado

Cuando todavía se hallaba luchando con la nobleza siciliana para imponer su poder en la isla, heredó la Corona de Aragón por la muerte de su hermano, Juan I, en 1396. Su mujer, María de Luna, ejerció como regente, luchando contra quienes pretendían arrebatarle el Trono, hasta que Martín regresó en 1397.

Todo el reinado estuvo marcado por el cisma de la Iglesia. La actitud irresoluta y escasa energía de Martín como gobernante constituyen la nota dominante de su reinado. Los agudos problemas internos en que se hallaban inmersos los estados peninsulares de la Corona se acrecentaron a partir de 1402 por las luchas habidas entre diversas banderías. La cuestión siciliana fue el punto neurálgico en política exterior. A ello vino a sumarse la insurrección de Cerdeña, alentada por los genoveses y el vizconde de Narb.

Descendencia

A finales de 1406 moría en Villarreal la reina María de Luna Sin heredero, Martín I, aceptando el ruego de sus consejeros, contraría segundas nupcias con Margarita de Prades para solucionar el problema de la sucesión. Pero este nuevo matrimonio no dio el ansiado fruto. Mientras, el rey presionaba para que los estamentos reconocieran a Fadrique, su hijo ilegítimo, como rey. Sus esfuerzos resultaron infructuosos.

El trono quedó sin herederos directos, provocando un grave problema sucesorio que se cernía sobre la Corona de Aragón

Muerte

El 31 de mayo de 1410, murió el monarca dejando el reino abierto a la discordia y a merced de las apetencias de los diversos presuntos herederos.

Fuentes