Papel moneda de Cuba

Revisión del 22:38 3 ago 2014 de Edeliochajc (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Papel moneda de Cuba
Información sobre la plantilla
Gobierno en armas 1869.jpeg
Ejemplo de los billetes de curso en Cuba en tiempos de la colonia.
El papel moneda en Cuba. Es el que se imprime para los territorios de España en Ultramar ya muy entrado el Siglo XIX. La gran mayoría de las colonias españolas habían desaparecido, o se habían independizado unos años atrás.

El papel moneda en Cuba

Las emisiones de papel moneda en Cuba, tienen lugar entre 1855 y 1898, año de la perdida de la isla para España, siendo luego las instituciones oficiales encargadas de la impresión y control monetario. A mediados de siglo comenzaron a hacer su aparición los bancos constituidos en forma de sociedad anónima: la Compañía de Almacenes de Regla, germen del futuro Banco del Comercio, el Banco Industrial, el Crédito Territorial Cubano, el Banco de San José y el Banco Español de La Habana, que se establecieron en los años cincuenta, uniéndose a la Caja de Ahorros, que se había constituido en 1841.

Banco Español de La Habana

Este Banco fue creado por Real Decreto del 6 de febrero de 1855, concediéndole privilegio de emisión de billetes. Sus primeros estatutos son del 7 de mayo de 1856 y disponen, entre otras cosas, que los billetes no podían imprimirse fuera del Banco, cosa que no se cumplió. El privilegio de emitir billetes se le concedió por veinticinco años a contar desde el comienzo de sus operaciones, con lo que terminaba el 7 de enero de 1881, fecha en que cambió su denominación por el Banco Español de la Isla de Cuba. Sin embargo, muchos billetes fueron lanzados a la circulación con el nombre del antiguo banco y fecha posterior al cambio. El primer director fue Francisco de Goyri y Beazcoechea. Los billetes fueron impresos por las casas inglesas BWC, Bradbury Wilkinson de Londres y por la Compañía Nacional de Billetes de Banco de Nueva York, variando formatos e impresión en esa misma fecha. Realizaron muchas emisiones, la mayoría son firmadas y fechadas a mano. Por lo cual un mismo billete se puede encontrar con varias fechas distintas.

La primera emisión fue en 1856, los billetes eran semejantes a un talón, con matriz a la izquierda, y se pusieron en circulación a raíz de la primitiva autorización de 1856, excepto la serie de 25 pesos que se agregó a partir de 1859. Esta serie constaba de los valores de 25, 50, 100, 300, 500 y 1000 pesos. La segunda emisión constaba de los valores de 10, 25, 50, 100, 300, 500 y 1000 pesos, impresos en calcografía sobre papel de colores, que variaba según la denominación del billete. Estos billetes están muy ornamentados, con una alegoría en el centro del billete. Todos están fechados y firmados a mano. La tercera emisión fue en 1868, con los valores de 5, 10, 25, 50, 100, 300, 500 y 1000 pesos. Se imprimieron en calcografía, en negro con fondo de color. Las fechas se ponían manuscritas, conforme se iban lanzando los billetes a la circulación. La viñeta principal es una matrona en un óvalo, que varia en cada serie, rodeando los rosetones de las cifras del valor aparecía lo siguiente: “Articulo 10 de los Estatutos. La falsificación de los billetes será perseguida como delito público y castigada con arreglo a las leyes “. El reverso de estos billetes esta en blanco y no tienen marca de agua.

La cuarta emisión representada con los valores de 5,10,25,50,100,300,500 y 1000 pesos fue fabricada por la casa American Bank Note Company de Nueva York. Por cada denominación del billete tiene un color diferente; todos los billetes son iguales, solo variando su valor. Tienen un alegoría en la parte central y de fondo se divisa el puerto de La Habana. De esta serie de billetes se fabricaron para varias sucursales: “la Sucursal en Cárdenas” y “la Sucursal en Sagua la Grande”, pero los billetes de las sucursales no llegaron a circular, solo se conocen algunas pruebas. Las otras emisiones fueron muy pobres. De la del 15 de junio de 1872 solo se imprimieron dos valores de 1 y 3 pesos, y se imprimieron en Nueva York. La emisión con fecha 1 de julio de 1872 fue impresa en la misma fabrica que la emisión anterior, la curiosidad es que estos billetes cambiaron su valor nominativo de pesos a centavos, con los valores de 5, 10, 25 y 50 centavos y de 1 y 3 pesos, pero los billetes de 1 y 3 pesos fueron mandados a retirarlos por orden del 9 de agosto de 1872. La emisión de 15 de mayo de 1876 se realizó con los mismos moldes que la emisión anterior y también con los mismos valores. La emisión del 6 de agosto de 1883 comprende los valores de 5 y 10 centavos y de 1 y 3 pesos. Los billetes de formato pequeño están impresos en papel amarillo y los grandes en papel blanco. Y la ultima emisión con fecha 28 de octubre de 1889 con el valor de 50 centavos, se imprimió en la American Bank Note, de Nueva York. Además de los billetes que podían emitir, de acuerdo con el privilegio concedido, en virtud de convenios con el Ministerio de Ultramar, el Banco Español de la Habana participó en la emisión en diferentes fechas de “billetes extraordinarios de guerra “, que figuraban en los balances bajo rúbrica distinta y que se fueron amortizando en años sucesivos. También colaboró en el lanzamiento de obligaciones de tesoro de la Isla de Cuba, a partir de 24 de agosto de 1878, que fue la primera emisión por valor de 25 millones de pesos, en títulos de 100 pesos.

El Tesoro de la Isla de Cuba

Se encargó de imprimir papel moneda y controlar la circulación desde 1891 hasta 1896. Realizó una sola emisión con fecha 12 de agosto de 1891 en virtud de la ley de 18 de junio de 1890, consiste en billetes de 5, 10, 20, 50, 100 y 200 pesos. Son billetes de gran belleza, en los que aparece por primera vez el escudo de España. Estas obligaciones eran admitidas como metálico por el Banco Español de la Isla de Cuba, que se ocupaba de su amortización y pagos de interés, en virtud de convenios con el Ministerio de Ultramar, al igual que hizo su antecesor,el Banco Español de la Habana. Estos billetes fueron impresos por la casa Inglesa Bradbury Wilkinson, con los sistemas de calcografía los anversos y tipografía los reversos. Lo normal es encontrarlos sin firmas. Esta fue la última de las instituciones oficiales que acordó imprimir billetes desde 1891 hasta 1897. La mayoría de billetes están realizados con el valor fraccionario que son los centavos, muestra de la crisis económica que atravesaba España en aquellos tiempos, y que motivó en buena parte la caída de Cuba como colonia.

El Banco Español de la Isla de Cuba

Emprendió dos emisiones, la del 15 de mayo de 1896, con los valores de 5 y 50 centavos, y de 1, 5, 10, 50, 100, 500 y 1000 pesos, y la segunda emisión con fecha de 15 de febrero de 1897, con los valores de 10 y 20 centavos, y 5 pesos. Con esta serie se intenta regular la falta de moneda fraccionaria por la depreciación monetaria del peso. Estos billetes están impresos por la American Bank Note de Nueva York, y por la casa Bradbury Wilkinson de Londres. Un dato curioso es que algunos billetes recibieron una sobrecarga con la palabra “Plata”, para distinguirlos a efectos de canje, parte de la emisión del 15 de mayo de 1896. Los billetes de la Junta Central Republicana de Cuba y Puerto Rico. En 1868 se fundó, en la ciudad de Nueva York, la Junta Central Republicana de Cuba y Puerto Rico. Su tarea principal era organizar las expediciones a la manigua cubana, y auxiliar en el proceso armado, iniciado en Cuba, para la liberación de ambas islas. Tenían sus antecedentes en la Sociedad Republicana de Cuba y Puerto Rico, radicada en Nueva York, la cual mantenían estrechos vínculos con los grupos independentistas de Puerto Rico. A fin de lograr el recaudo de fondos para auxiliar la revolución de ambas islas, el 17 de agosto de 1869, en Nueva York, la Junta emitió billetes de diferentes denominaciones: de 1, 5, 10 y 20 pesos, como se pueden apreciar en un grabado aparecido en el Libro de Cuba, publicado en 1925. Estos billetes se podrían adquirir solo para cooperar con la lucha armada o para adquirir una serie de bonos de diferentes denominaciones que emitió la Junta con el mismo propósito. Se emitieron bonos de diferentes valores: de 100, 500 y 1000 pesos.

El papel moneda en la República en Armas

El gobierno de la República en Armas presidido por Carlos Manuel de Céspedes, hizo los primeros intentos de dotar a la isla de un circulante monetario propio, que le sirviera de reconocimiento ante otros países y le permitiera recaudar fondos para los gastos de la guerra. La ley que aprobó la emisión del papel moneda se firmó el 9 de julio de 1869, actualmente Día de la Numismática Cubana. Con este fin se emitieron billetes en la denominación de 50 centavos y 1, 5, 10, 50, 100, 500 y 1000 pesos, que fueron firmados por el presidente Carlos Manuel de Céspedes, unos de su puño y letra y otros a gomígrafo. Los mismos llegaron a circular en los territorios liberados por los mambises y entre la población civil. Al agudizarse las contradicciones entre Cuba y España hubo que incinerarlos, finalizando así las aspiraciones de tener un circulante propio.

Algo curioso de la historia

Billete de 500 pesos de la República en Armas

En la sede del Museo Numismático de Cuba, se expone en la Sala de Circulante Monetario un billete que guarda en sí una bella historia por su valor histórico, patrimonial y sentimental. Fue enviado por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Su historia está relacionada con la República de Cuba en Armas, pues el gobierno, presidido por Carlos Manuel de Céspedes, hizo los primeros intentos de dotar a la isla de un circulante monetario propio, que le sirviera de reconocimiento ante otros países y le permitiera recaudar fondos para los gastos de la guerra. La ley que aprobó la emisión del papel moneda se firmó el 9 de julio de 1869, actualmente Día de la Numismática Cubana. Con este fin se emitieron billetes en la denominación de 50 centavos y 1, 5, 10, 50, 100, 500 y 1000 pesos, que fueron firmados por el presidente Carlos Manuel de Céspedes, unos de su puño y letra y otros a gomígrafo. Los mismos llegaron a circular en los territorios liberados por los mambises y entre la población civil. Son billetes muy apreciados y codiciados por el mundo del coleccionismo. Este es un billete de 500 pesos donado por la Sra. Petra Jiménez a Fidel Castro Ruz. La mencionada señora afirma que lo obtuvo de su padre, Francisco Jiménez Pérez, quien en 1895 combatía en Cuba del lado de España bajo las órdenes del General López Amor. Cuenta la donante, según palabras de su padre, que entre los años 1895 y 1898 las tropas del General López Amor tuvieron como prisionero a un supuesto periodista cubano del ejército mambí, el que fue fusilado por órdenes del General; el señor Francisco Jiménez, asistente del general, llevó agua al preso y al recoger el vaso el mambí depositó en el plato un anillo de oro y un billete de $500.00, diciéndole que eran para él. Este soldado español, según su hija, guardó toda la vida el billete, no así el anillo que regaló a una hija de López Amor. Dos de los hijos del soldado Jiménez salieron de España huyendo al fascismo y residieron en México como exiliados políticos y con ellos el mencionado billete, en manos de la donante Petra durante treinta y nueve años, tras lo que toma la decisión de entregarlo a Cuba, porque cree que ese hubiera sido el deseo de su padre y que de esta forma le rinde homenaje.

Billetes editados entre 1896 y 1898

Fuentes