Parque Natural Islas Columbretes

Revisión del 11:15 10 jul 2018 de Reynier idict (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Parque Natural Islas Columbretes
Información sobre la plantilla
Parque Natural Islas Columbretes 2.jpg
Parque Natural Islas Columbretes
Localización
País(es)Bandera de España España
Provincia(s)Castellón,Comunidad Valenciana
Características
Superficie4.019 Ha.
Descubrimiento1998

Parque Natural Islas Columbretes Es un Parque marítimo-terrestre sobre un archipiélago de origen volcánico. Dispuestos de norte a sur, hay cuatro grupos de islas con hermosas panorámicas costeras. La riqueza biológica de los fondos marinos, así como de la fauna y flora de los acantilados es tremendamente interesante. El ambiente isleño, con extraordinarias panorámicas de los acantilados marinos y de las aves que los pueblan, bien merece un esfuerzo por parte del visitante.

El Centro de interpretación está bien equipado, aunque no se encuentra en el archipiélago, sino en Castellón. Se ofrece gran cantidad de información, así como numerosas actividades de ocio.

Las Columbretes son el archipiélago más singular de la Comunidad Valenciana y uno de los pequeños espacios insulares de mayor interés ecológico del Mediterráneo.

Están formadas por una serie de islotes y escollos situados a 30 millas de la costa de Castellón, unos 56 Km., y reunidos en 4 grupos, a los cuales les da nombre la mayor de cada una de sus islas: L'Illa Grossa, la Ferrera, la Foradada y el Carallot.

En total, el archipiélago se extiende a lo largo de 5 millas marinas, con un total de 19 hectáreas emergidas, de las cuales, 14 corresponden a l'Illa Grossa, donde se localiza el faro de Columbretes, que es la única habitada. Los 67 metros de altura de la montaña del Faro representa la mayor altitud del archipiélago.

Asentadas sobre un fondo situado a unos 80 metros de profundidad, las Columbretes representan el mejor ejemplo de vulcanismo de nuestra tierra, fácilmente apreciable tanto por los materiales que las forman, como por su peculiar aspecto. Destaca l'Illa Grossa, formada por diversos cráteres encadenados, y el Carallot, que, con sus 32 metros de altura sobre el mar, es el testimonio geológico de los restos de la chimenea central de un volcán.

Ubicasión

  • 30 millas, unos 56 kilómetros, al este del cabo de Oropesa (Castellón).

Cómo llegar: No existen servicios regulares de transporte, por lo que el visitante ha de alquilar una embarcación. Durante el verano funciona un servicio de golondrinas desde Castellón y Peñíscola. Se precisa autorización para la visita. (Se da al llegar a la islas).

Vegetación

Presenta un claro gradiente entre las zonas más próximas al mar y las situadas en cotas más elevadas y protegidas. Sólo algunas especies más resistentes a la salinidad, como el hinojo marino (Chrithnum maritimum) y la zanahoria marina (Daucus gingidium) colonizan los peñascos más próximos al agua; mientras que en las partes altas de las islas se extiende un matorral nitrohalófilo dominado por la sosa fina (Suaeda vera) o el mastuerzo marino Lobularia maritima columbretensis.

En las zonas donde hay un poco de suelo, las plantas aprovechan la intensa fertilización producida por las aves marinas, la abundante insolación y la ausencia de herbívoros, floreciendo espectacularmente cuando llegan las lluvias primaverales y otoñales. Durante el verano, que se prolonga durante 5 meses, toda la vegetación se agota, produciendo un fuerte cambio en el paisaje.

Fauna

Está dominada por las colonias de aves marinas nidificantes. La gaviota de Audouin (Larus audouinii), la pardela cenicienta (Calonectris diamedea), el halcón de Eleonor (Falco eleonorae) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), todas ellas especies muy sensibles a las molestias e impactos asociados a la presencia humana, encuentran en estas islas el único punto de nidificación de la Comunidad Valenciana.

Durante los pasos migratorios primaverales y otoñales, las islas, ancladas en medio del mar, actúan como un imán para todas las aves que cruzan el Mediterráneo entre Europa y África, concentrándose un altísimo número con el fin de reposar y tomar fuerzas antes de continuar su viaje.

Además de la influencia marina otro factor que modela la fauna y la flora de las Columbretes es el propio aislamiento isleño. Muy alejadas de la tierra más próxima, las poblaciones vegetales y animales insulares se han ido diferenciando de aquellas que las originaron, evolucionando hasta dar especies y subespecies endémicas, la distribución mundial de las cuales queda restringida a estas islas. Encontramos especies de plantas como la alfalfa arbórea (Medicago citrina), que aparece también en algunos islotes de Baleares, y el mastuerzo marítimo Lobularia maritima columbretensis.

Entre los animales destaca, sobre todo, el grupo de los artrópodos con 10 insectos endémicos. La singularidad faunística culmina con la presencia de una especie endémica de lagartija (Podarcis atrata), con 4 poblaciones diferenciadas en otros tantos islotes.

El interés de las islas no acaba con la llegada a la línea de agua, sino que por lo contrario se multiplica cuando nos sumergimos en sus fondos marinos. La complicada topografía de esos fondos marinos, llenos de escollos, bancos y bajos es el refugio natural para tantas especies sobre explotadas por la pesca en nuestro mar. Además de una excepcional riqueza de especies y variedad de comunidades bentónicas, aparecen singularidades como el coral rojo (Corallium rubrum) y el alga Laminaria redriguezi, muy escasa en nuestro mar.

Cultura

Referencias de Estrabón, Plínio el Viejo y Mela. Leyendas populares, la vida de los fareros y el enterramiento de un pirata beréber.

Fuentes