Sabino Pupo Milián

Revisión del 12:16 18 feb 2020 de Rosarino (discusión | contribuciones) (corrijo)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Sabino Pupo Milián
Información sobre la plantilla
Sabino.JPG
NombrePupo Milián, Sabino
Nacimiento19 de marzo de 1895
cerca de Las Tunas,
provincia de Las Tunas,
capitanía general de Cuba,
Reino de España Bandera de España
Fallecimiento20 de octubre de 1948 (53 años)
Camalote,
provincia de Camagüey,
República de Cuba Bandera de Cuba
Nacionalidadcubana
CónyugeCándida Pupo

Sabino Pupo Milián (Las Tunas, 19 de marzo de 1895 - Camalote, 20 de octubre de 1948) fue un líder campesino y activista cubano. Desempeñó una labor sistemática en la defensa del campesinado cubano y se ha destacado su papel de líder en la lucha contra la Manatí Sugar Company. Fue fundador de la Asociación Campesina de Santa Lucía. Murió asesinado por miembros de la Manatí Sugar Company.

Síntesis biográfica

Nació en Las Tunas, el 19 de marzo de 1895 , en el seno de una familia humilde, encabezada por Loreto Pupo Galiano; residente en una zona cercana al sur del denominado Cruce de Miguel Ramos, en la carretera central, distante unos 12 kilómetros al oeste de la ciudad de Las Tunas.

Cuando todavía eran pequeños su mamá llevó los hijos consigo hacia predios familiares en San Agustín de Aguarás, actual provincia de Holguín, en tanto Loreto se estableció posteriormente en unas tierras que convirtió en estancia por el cerro de Caisimú.

Al poco tiempo recogió a sus vástagos para tenerlos bajo su amparo en ese territorio cercano al entonces Central Manatí; por lo que desde muy joven Pupo Milián se vinculó a las actividades agrícolas junto sus hermanos. En el año 1943 partió a Camagüey, levantando su hogar en tierras realengadas en Camalote, lugar donde tuvo que enfrentar las presiones de los terratenientes que trataban de obligar a los campesinos al pago de rentas. A causa de este hecho los agricultores realizaron una protesta, bajo el argumento de que dichas tierras le pertenecían al Estado y por tanto no se encontraban en la obligación de realizar un pago para su labrado

Desde temprano mostró su inconformidad con la situación de los hombres de su clase y, tras varias zafras de machetero en las colonias cañeras de Camagüey; en 1927 y ya con 32 años de edad, unió su vida a Cándida Pupo, su compañera hasta la muerte, quien le dio 11 hijos.

Más tarde se vinculó a la Asociación Campesina Álvaro Reynoso Valdés constituida en la zona donde vivía. Años después, marchó al sur a la búsqueda de tierras más fértiles, arrastró consigo a varias familias campesinas, y pudo instalarse en un nuevo asentamiento, que también era terreno de interés de la empresa estadounidense Manatí Sugar Company.

Labor revolucionaria

Las tierras donde vivia hacia años que una empresa estadounidense las deseaba por lo que sus representantes trataron de convencerlo por todos los medios para que los campesinos las desalojaran, a lo que él se opuso. No obstante le ofrecieron un cheque en blanco para que pusiera la cantidad por la cual estaba dispuesto a abandonar la lucha, y su respuesta fue tajante:

No existe dinero para comprar la vergüenza del campesino.
Sabino Pupo

También le propusieron entregarle 50 caballerías de tierra como precio de su traición, a lo que contestó:

Si me entregan el mismo central Manatí, no lo cambio por el prestigio mío y de mi familia ni el derecho de los campesinos a la tierra.
Sabino Pupo

En 1948 Sabino Pupo fue elegido por sus compañeros para la presidencia de una base campesina, se convirtió en dirigente de la Asociación Campesina de Santa Lucía, en el barrio de Álvaro Reynoso perteneciente al territorio camagüeyano de Nuevitas.

Asesinato

Su figura era cada vez más un obstáculo a las aspiraciones de la empresa, por eso decidieron asesinarlo. El 20 de octubre de 1948 en Camalote, se consumó el crimen.

Tan pronto se supo de la muerte del líder agrario, sectores obreros simpatizantes con la causa del campesinado se movilizaron para llevar el cadáver a Nuevitas con el fin de rendirle tributo. Allí lo llevaron al local del Sindicato de los Marinos y numerosas personas acompañaron sus restos después hasta el cementerio de esa localidad.

La compañía pagó la defensa de los matones y estos salieron absueltos.

Después del Triunfo de la Revolución (en enero de 1959), los restos de Sabino Pupo fueron trasladados a un lugar cercano al sitio donde fue asesinado.

Fuentes